Salud Gil: “Los costes de la construcción han aumentado un 40%” en Lanzarote

“Hay 200 millones en obra pública en Canarias que no se están ejecutando” porque las licitaciones se quedan desiertas.

David Merino Fernández

23 de octubre de 2022 (18:13 CET)
Actualizado el 23 de octubre de 2022 (18:14 CET)
Salud Gil, presidenta de la patronal de la construcción en la provincia de Las Palmas.
Salud Gil, presidenta de la patronal de la construcción en la provincia de Las Palmas.

La presidenta de la patronal de la construcción en la provincia de Las Palmas, María Salud Gil, analiza las problemas y oportunidades del sector en una entrevista con La Voz.

 “En el sector de la construcción nos enfrentamos a serios problemas que son consecuencia de la inflación, los costes de la energía y de las materias primas, lo que supone que nuestros costes de producción hayan aumentado un 40%”, dice la presidenta de la patronal de la construcción en la provincia, María Salud Gil.

“No toda la culpa la tiene la guerra de Ucrania”, aclara, “porque ya en octubre de 2021 veníamos avisando de que nuestros costes de producción estaban subiendo una media del 26% sobre todo como consecuencia del precio de la energía y del desabastecimiento”.

La pandemia ocasionó el cierre inmediato de todas las unidades productivas de las fábricas, sobre todo en China y en el momento en que el estado de alerta se levanta la demanda se acumula y ejerce una tensión sobre la oferta que evidentemente inflaciona”, explica Gil.

La presidenta de la patronal añade que, además, cuando China recuperó la actividad económica limitó las exportaciones para que los materiales se usasen en empresas chinas, con lo que el desabastecimiento en Europa siguió creciendo.

Por otro lado, “los fletes portuarios subieron de manera desmesurada, en ocasiones hasta un 300%. Hubo momentos en que los fletes costaron más que la materia prima de origen”, remacha Gil.

 

“Hay 200 millones en obra pública que no se están ejecutando”

La presidenta de la patronal explica que “a pesar de que ha habido tres real decretos estatales, que supuestamente nos permiten revisar los precios de las obras públicas que ya estamos ejecutando no permiten de facto revisar el 97% de las obras que se están haciendo en Canarias”.

Cuando un licitador que está ejecutando una obra pública le dice a la administración que quiere suspender por la subida de costes, la administración puede responder de dos formas, o bien aceptando que tiene que modificar los precios, cosa que no hace, o bien sancionando a la empresa, lo que significa un mazazo para la empresa que se encuentra en un callejón sin salida”, denuncia.

Por ello muchas licitaciones están quedando desiertas. “De hecho 200 millones de euros en canarias no se están ejecutando como consecuencia de que no hay empresas que acudan a los concursos públicos porque los precios no son los del mercado”, ejemplifica.

Las administraciones publicas no suelen revisar los precios una vez que lanzan las licitaciones. Lo que si que hacen, es volver a lanzar las licitaciones que quedan desiertas con una nueva licitación revisada.

Esto sucedió por ejemplo con la licitación que publicó el Cabildo de Lanzarote en abril de este año para la mejora del enlace de las carreteras LZ-3 y LZ-20. La licitación salió publicada con un presupuesto de 441.164,13 y quedó desierta. El Cabildo publicó nuevamente la licitación revisada en agosto, teniendo en cuenta la subida de los precios de los materiales, por un valor de 584.415,41. El proyecto fue adjudicado a la empresa Hormigones Insulares S. L. (Horinsa).  

En el ámbito de la promoción privada también hay muchas dificultades. Gil explica que el 70% de los promotores inmobiliarios que han encuestado tienen retenidas sus inversiones por la incertidumbre. “Los demás están terminando sus obras porque es peor no terminarlas ya que las pérdidas serían igualmente perniciosas”.

 

El sector tiene una oportunidad con los fondos Next Generation de la UE

También vivimos en un momento de oportunidades, tenemos los fondos europeos y la incapacidad manifiesta de las administraciones para gastarlo”, destaca Gil.

Por ello, los constructores han firmado un convenio con el Instituto Canario de la Vivienda para gestionar todos los fondos de rehabilitación integral de edificios y viviendas. “Estamos intentando que esos fondos se gasten, es una oportunidad para las pequeñas y medianas empresas y por tanto estamos trabajando en ella”, dice Gil.

“Canarias tiene más de un millón de viviendas que no cumplen con el código técnico de rehabilitación en materia de eficiencia energética y términos de sostenibilidad porque son anteriores al año en que se publicó ese código”, explica la jefa de la patronal en la provincia.

“Por tanto, tenemos una oportunidad de transformar nuestro parque de vivienda para que sea más sostenible y contribuir a la trasformación ecológica de Canarias”, agrega.

“En definitiva, seguimos, pese a todo, creando empleo, porque seguimos manteniendo el pulso, con mucho esfuerzo, de seguir haciendo las obras públicas que podemos y las promociones inmobiliarias que podemos”, resume.

LO MAS LEÍDO