El riesgo de pobreza o exclusión social en Canarias crece un 4% en 2020

El 36,3% de la población canaria se encuentra en esa situación, mientras la tasa de pobreza severa está en el 16,7%, según el último informe de la EAPN-ES

El riesgo de pobreza o exclusión social en Canarias crece un 4% en 2020
El riesgo de pobreza o exclusión social en Canarias crece un 4% en 2020

El riesgo de pobreza o exclusión social en Canarias se ha incrementado un 4% en 2020, según refleja la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en España (EAPN-ES) en su último informe, que analiza la evolución entre 2008 y 2020.

El informe presentado por la viceconsejera de Derechos Sociales del Gobierno de Canarias, Gemma Martínez, junto al presidente y vicepresidente de EAPN Canarias, Juan Carlos Lorenzo de Armas y Fernando Rodríguez, respectivamente, se produce en el marco de la conmemoración del 17 de octubre, Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, y en el mismo se recogen datos de Canarias como el citado, a lo que añade que el 36,3% de la población canaria "está en riesgo de pobreza y/o exclusión social".

Al respecto, se apunta que en términos absolutos en Canarias había en 2020 un total de 810.900 personas residentes en riesgo de pobreza o exclusión social, lo que supone 37.900 más que el año anterior, de tal forma que la tasa de pobreza severa se sitúa en el archipiélago en el 16,7 por ciento en 2020.

En relación con ello se indica que en este último año, con un aumento del 49 por ciento, la tasa "ha perdido en un año todo lo que había ganado en los últimos tres" y además con una diferencia de 7,2 puntos porcentuales por encima de la media nacional, por lo que Canarias se sitúa como la comunidad con más tasa de pobreza severa en España.

Todo ello, después de que 147.500 personas nuevas se hayan incorporado a la pobreza severa, ascendiendo el total a 373.600 canarios.

Asimismo, se ha producido un "importante crecimiento" de las personas que se han retrasado en el pago de gastos de la vivienda principal (pasando del 9% al 21,6%, lo que supone un incremento del 140%), así como entre el conjunto de personas que no puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado cada dos días, que alcanza el 7,8 por ciento (+106,5% más que en 2019).

Canarias ocupa el segundo lugar más elevado en las tasas AROPE, de pobreza, y en BITH (baja intensidad en el empleo), mientras que se encuentra en la primera posición en Privación Material Severa.

Estos datos, indican, corroboran que el impacto de la pandemia de la Covid-19 ha sido mayor en los estratos de población que ya se encontraban en situación de mayor vulnerabilidad antes del inicio de la última crisis, matizando que muestra de ello es que la Privación Material Severa aumenta casi un 50 por ciento en el último año, afectando a 3,3 millones de personas.

Al respecto, el responsable de Investigación de EAPN-ES y coordinador del AROPE, Juan Carlos Llano, ha indicado que en términos de privación material severa, la Covid-19 "ha tardado un año en conseguir lo que la crisis económica anterior tardó seis en alcanzar".

Actualmente, sufren privación material severa casi uno de cada diez menores; una de cada siete personas que viven en familias monoparentales; una de cada cuatro personas extranjeras procedentes de países no UE y una de cada 20 españoles.

En cuanto a la desigualdad, la renta del 20 por ciento más rico de la población es 5,8 veces más elevada que la del 20 por ciento más pobre.

En términos europeos, la desigualdad registrada por este indicador para el año 2019, último dato disponible, es la sexta más alta de la Unión Europea, sólo inferior a la de Bulgaria, Rumanía, Letonia, Lituania e Italia.

Así, España tiene difícil alcanzar las metas establecidas por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la Agenda 2030 y el Pilar Europeo de Derechos Sociales, por lo que EAPN-ES considera "imprescindible realizar un esfuerzo suplementario" para cumplir los objetivos, principalmente, en el contexto de crisis actual.

Finalmente, señalan que medidas como el Ingreso Mínimo Vital, el incremento del salario mínimo y otras "han contribuido a paliar las consecuencias de la Covid-19 pero sus efectos sobre la pobreza y exclusión social más severas todavía no se ven reflejados".

LO MAS LEÍDO