25/may./2020

DICE QUE CONTRATACIÓN Y COMPRAS ERAN INDEPENDIENTES PERO NO ACLARA LA DIFERENCIA

Una testigo asegura que Ubaldo Becerra “se enfadó” al no dejarle fraccionar un contrato: “Me levantó la voz y dio un portazo”

Aunque el proyecto se terminó adjudicando, esta trabajadora, compañera de Elena Martín, asegura que no se enteró y que tampoco supo que se estaba ejecutando. “Yo no salgo del Ayuntamiento a comprobar ni a supervisar nada"

Una testigo asegura que Ubaldo Becerra “se enfadó” al no dejarle fraccionar un contrato: “Me levantó la voz y dio un portazo”

“Una de las discusiones fue conmigo directamente. Recuerdo hasta un portazo, por eso lo recuerdo. Me levantó la voz”. Así ha relatado una testigo el supuesto “enfado” del que era concejal de Medio Ambiente de Arrecife, Ubaldo Becerra, cuando desde Contratación le dijeron que no podía fraccionar un contrato para adjudicarle directamente la obra a una empresa en lugar de sacarla a concurso.

Esta testigo, Carmen Nieves Reyes, trabajaba como auxiliar administrativo en ese departamento junto a Elena Martín, que está acusada en la causa y que es quien había pedido su comparecencia en el juicio. “Le dije que Elena ya le había dicho que no se podía emitir el contrato”, ha señalado esta trabajadora municipal en referencia a esa conversación con Becerra, de la que ha dicho no recordar todos los detalles.

“¿Y no se sorprendió cuando luego vio que se estaban ejecutando las obras?”, le ha preguntado el fiscal. “Yo no salgo del Ayuntamiento a comprobar ni a supervisar nada”, ha respondido la testigo, con un discurso muy similar al que había mantenido Elena Martín al declarar como acusada. En aquella declaración, la responsable de Contratación reconoció que desde su departamento se había adjudicado la redacción del proyecto, pero negó que después se hubiera contratado la obra, consistente en el arbolado del parque temático.

 

“Elena lo consintió”, según Becerra


Según Elena Martín, tras redactarse el proyecto el concejal le presentó tres propuestas, pero ella le dijo que debía sacarse a concurso al superar los 180.000 euros y que no podían fraccionarse los contratos. “Se quedó parado”, aseguró la técnico, pese a que la obra sí se terminó realizando. “No vivo en Arrecife. Vengo a trabajar y porque no me queda otra”, alegó en respuesta al fiscal, cuando le planteó si no le había sorprendido que la obra se ejecutara finalmente.

Por su parte, Ubaldo Becerra declaró durante su confesión en el juicio que los trabajos se adjudicaron sin sacarlos realmente a concurso y que “Elena lo consintió”. Incluso, aseguró que le llegó a decir “dime de estas tres cuál quieres”, cuando le presentó tres propuestas que además eran “idénticas” y venían de la misma empresa.

“Vamos a ser claros, por lo que se ha visto en el documento, se contrató por Compras”, respondió a eso Elena Martín, que centró su defensa en diferenciar ese departamento del que ella gestionaba, el de Contratación. Y lo mismo ha sostenido este jueves la testigo que había sido citada por su defensa, que ha insistido en que se trataba de departamentos “independientes”, entre los que no había “ningún vínculo”. Y según la defensa de la hija de Dimas, fue en Compras donde se tramitaron 102 de los 104 expedientes investigados en esta pieza del caso Unión. 

 

“¿Departamentos paralelos con las mismas funciones?”


Sin embargo, tras seis jornadas de juicio, ningún testigo ha podido aclarar cuál era la diferencia entre ambos departamentos, más allá de apuntar que Compras “dependía de Intervención” y Contratación “de Secretaría y de Alcaldía”. “Yo no sé nada de contratación”, ha llegado a declarar una de las auxiliares administrativos que firmaban facturas sin comprobarlas “por orden” de Antonio Machín.

Solo una técnico que trabajó para el área de Medio Ambiente marcó una diferencia el pasado martes, apuntando que las adjudicaciones se tramitaban a través de Compras si era un contrato menor -que permite una adjudicación directa- y a través de Contratación si superaba los importes fijados por la ley y debía sacarse a concurso. Pero frente a este testimonio, la testigo que ha declarado este jueves ha negado que fuera así, aunque no ha sabido explicar de qué dependía o quién decidía que un contrato fuera a Compras o a Contratación. “No sé. Sería el área”, “nadie nos dio nunca indicaciones de esto es por ahí”, “yo no envié jamás a nadie a Compras”, ha ido respondiendo a preguntas del fiscal y de la acusación popular. 

“¿Era un departamento paralelo que hacía las mismas funciones?”, le ha interrogado la letrada de Transparencia Urbanística. “Nosotros hacíamos decretos, ellos no sé”, se ha limitado a señalar la testigo, confirmando que efectivamente tramitaban el mismo tipo de contratos, desde suministros hasta la contratación de obras o servicios, sin importar tampoco la cuantía. “Contratación desconocía lo que hacía Compras”, ha insistido, afirmando que tampoco tenían una base de datos común. “No teníamos ni nosotros una base de datos”, ha señalado.

 

“El boom de las obras”


En cuanto a quiénes formaban parte de su departamento en aquella época, la respuesta ha sido corta: “Elena y yo”. Según ha explicado, ella era auxiliar administrativa y Elena Martín la técnico, aunque ha precisado que “con el boom de las obras del Plan E sí vino otra persona para reforzar”.

Respecto a sus funciones en el área de Contratación –en la que estuvo entre 2003 y 2012-, ha señalado que se encargaba de “recoger documentos” y de “llevarlos a Secretaría o a Alcaldía”, aunque ha añadido que “es difícil recordar lo que hacía hace tantos años”. Sin embargo, sí ha recordado con precisión los detalles relativos al contrato para el arbolado del parque temático, asegurando que desde Contratación solo se completó el expediente para adjudicar la redacción del proyecto, pero no la obra en sí.

“No lo llegamos nunca a tramitar”, ha defendido, insistiendo en que Ubaldo Becerra pretendía que se hiciera un contrato fraccionado y en que ella le dijo “que no se podía hacer así”, en esa conversación en la que afirma que el edil “levantó la voz y dio un portazo”. En cuanto a cómo pudieron llegar supuestamente a Compras las ofertas que quedaron “paradas” en Contratación, solo ha apuntado que “puede haber copias”, asegurando que esas ofertas no salieron de su departamento y reiterando que desconocía que finalmente se hubieran adjudicado.

Según su declaración, se “dio cuenta” incluso de que el proyecto se había quedado “parado” en su departamento “a raíz de todo esto”, en referencia a la Operación Unión, después de que la UCO registrara el Ayuntamiento y cuando el Juzgado comenzó a solicitar documentación. “A veces Secretaría se volvía un poco loca cuando llegaban los oficios del Juzgado, para saber a qué correspondía a cada departamento para remitirlo”, ha declarado.

En esta sección
Comentarios