31/mar./2020

ES CONOCIDO COMO "CEMENTERIO VIEJO" Y FUE CONSTRUIDO EN LA VILLA EN 1814

Teguise reabre el primer camposanto católico de Lanzarote

"Hoy hemos recuperado un pedazo de la historia de la Isla y de nuestro patrimonio con la idea de compartirlo con todos aquellos que nos visitan", ha declarado Oswaldo Betancort en el acto de reapertura... Vea la galería de fotos

Teguise reabre el primer camposanto católico de Lanzarote

 

Fotos: Sergio Betancort

"Hoy hemos recuperado un pedazo de la historia de la Isla y de nuestro patrimonio con la idea de compartirlo con todos aquellos que nos visitan", ha declarado el alcalde de Teguise, Oswaldo Betancort, en el acto de reapertura del primer camposanto católico de la Isla de Lanzarote.

Conocido por todos como “Cementerio Viejo”, este camposanto fue construido en La Villa en el año 1814, estuvo en uso hasta 1979, año en el que se abrió al público el cementerio municipal "Nuestra Señora de Las Nieves". Los visitantes podrán encontrar mausoleos de vecinos del municipio y del resto de la Isla, entre los que se encuentran las primeras familias de nobles.

Las obras de rehabilitación, llevadas a cabo por el área de Patrimonio que dirige el alcalde de Teguise, han consistido en la restauración de las puertas, los muros y capillas, así como en la recuperación de mamposterías, lápidas y cruces partidas de tumbas, y en el adecentamiento de la cripta de los sacerdotes de Teguise.

"Aunque actualmente no admite enterramientos”, declaran desde el Ayuntamiento, “es digno de ser visitado por todos aquellos que quieran adentrarse en la historia y antepasados de nuestro pueblo, y por supuesto, en sus tumbas y mausoleos, donde descansan las almas de más de 238 personas, que se merecen el mimo y cuidado con el que fueron tratadas y adornadas antaño por cuántos familiares visitaban el Camposanto" aseguran.

Para la reapertura, el alcalde de Teguise ha subrayado que cuenta “con todas las medidas de protección necesarias para proteger un bien provisto de valores patrimoniales como es este camposanto, contando con el beneplácito parroquial y con la inspección del Servicio de Patrimonio del Cabildo de Lanzarote".

Betancort recordó que uno de los motivos de recuperación de este espacio es que “forma parte de la conmemoración de los 600 años de historia que Teguise celebrará en 2018, que implica la recuperación patrimonial, así como la divulgación de la historia del municipio a través de las jornadas que ya están en marcha”.

Antecedentes históricos


Este antiguo cementerio fue inaugurado en el año 1814, debido al desarrollo y crecimiento poblacional de la zona en ese momento. En su interior se encuentra una capilla para actos de protocolo funerario, que fue fundada en el año 1822. Años más tarde se inició un expediente para realizar una ampliación, lo cual se produjo en abril del año 1945, adquiriendo 900 metros cuadrados más de terreno. 

Lo más característico de este conjunto fúnebre es la capilla, el sótano y la tumba de forma piramidal situada frente a la entrada principal. Los restos de personajes ilustres como Luis Ramírez González, el gran mecenas olvidado, -que falleció en Barcelona en 1950 a causa de una peritonitis cuando se dirigía a Roma para encontrarse con el Papa-, reposan en este bellísimo monumento funerario. Y precisamente esta es una construcción a destacar, ya que la pirámide está dirigida a Luis Ramírez como referencia simbólica masónica al mundo de la muerte. 

En Lanzarote, todas las inhumaciones se practicaron en Teguise en la Iglesia Matriz de Guadalupe y templos de los conventos franciscano y dominico. Tras la división parroquial insular (1798) cada nueva parroquia construyó su propio camposanto. La parroquia de San Miguel Arcángel lo sitúa en "Los Divisos" en Teguise, en 1814. Por orden del Delegado del Gobierno Provisional de la República, las inhumaciones pasan a ser competencia municipal y el camposanto de Teguise es incautado a la parroquia.

En 1945, el Jefe del Mando Económico, Francisco García Escámez, promovió una ampliación del cementerio bajo la dirección de obras de Miguel Llivina Bonete. Y en abril de ese año se hizo entrega de las llaves del cementerio a la Parroquia de Teguise como propietaria legal de la instalación. Estuvo en uso hasta 1979, año de la apertura del cementerio municipal "Nuestra Señora de Las Nieves".

 

En esta sección
Comentarios