04/jun./2020

AFIRMAN QUE LA CONVIVENCIA CON LA PAREJA DE SU SOBRINA FUE “IMPOSIBLE”

Los tíos de la familia que buscaba un techo donde dormir se defienden: “Lorena y las niñas tienen las puertas abiertas. Fue a él a quien echamos”

“Lorena y las niñas tienen las puertas de nuestra casa abiertas, pero él no. Fue a él a quien echamos”. De esta manera se manifiestan Luis Gómez e Isabel Quintero, tíos de Lorena Ureña, que llegó a la isla ...
Los tíos de la familia que buscaba un techo donde dormir se defienden: “Lorena y las niñas tienen las puertas abiertas. Fue a él a quien echamos”

“Lorena y las niñas tienen las puertas de nuestra casa abiertas, pero él no. Fue a él a quien echamos”. De esta manera se manifiestan Luis Gómez e Isabel Quintero, tíos de Lorena Ureña, que llegó a la isla junto a sus dos hijas, de seis y ocho años, y su pareja, Javier Fernández, para vivir en casa de estos familiares. Aseguran que la convivencia con él fue “imposible” y, por ello, decidieron pedirle que se fuera de casa. “Y decidieron irse todos”, afirman.

La semana pasada, Lorena Ureña y Javier Fernández contaron a La Voz su grave situación, ya que tienen dos niñas y estaban a punto de quedarse en la calle. Dijeron que habían llegado a la isla porque un familiar “les prometió trabajo”, pero “les acabó echando a la calle”. Tras ello, encontraron a otra familiar en la isla, que sólo les pudo dejar una casa hasta el día 4 de abril, cuando se volvían a quedar en la calle. Por suerte, dos amistades les prestaron dinero para pagar un piso en Arrecife durante un mes, al que se mudaron la semana pasada, con la ayuda de la Cruz Roja.

Sin embargo, la versión que dan sus tíos, con los que vino a vivir esta familia a Lanzarote, es muy distinta. Y es que aseguran que el problema no fue su sobrina y las niñas, sino que “les daba miedo” vivir con la pareja de Lorena, por lo que tras varias discusiones, “le echamos”.

Yo le dije a Lorena que supiera que en ningún momento le habíamos echado a ella y a sus hijas, que pensara las cosas con la cabeza antes de marcharse, porque es madre y no tiene trabajo ni dinero”, afirma Isabel Quintero. Incluso, señala que tras enterarse de que se iba a quedar de nuevo sin casa el 4 de abril, "le escribimos un sms para que supiera que nuestras puertas están abiertas".

“Nos contaron que no tenían nada”

Todo comenzó a mediados de febrero, cuando Luis Gómez e Isabel Quintero recibieron la llamada de su sobrina. “Me dijo que mi padre se estaba muriendo y murió, además, ese día. Nos contaron que no tenían dinero, ni nada, que estaban sin recursos”, insisten.

“Quedamos en ayudarles y en sacarles el billete para que vinieran. Pero tuve un problema con el banco y Ryanair, que me ha cobrado varias veces, y al final le tuvimos que mandar 450 euros para que se compraran los billetes. Se confundieron y se fueron a Tenerife. Allí les tuvo que ayudar la Policía Portuaria y al día siguiente llegaron en barco a la isla”, explica Isabel Quintero.

Quintero asegura que ayudó a su sobrina a encontrar empleo, que le iba dando algo de dinero para sus gastos, que les buscó un colegio a las dos niñas, a las que compró zapatos. Insiste en que incluso decidieron mudarse a Arrecife, a una “casa más grande” para “poder caber todos”, porque el apartamento de Costa Teguise era pequeño. “Ahora estamos en Arrecife y solos”, dice.

“No nos fiábamos de él”

Las primeras discusiones llegaron pronto y por “actitudes conflictivas de él”, la pareja de Lorena. “No nos fiábamos de él, no nos gustaba vivir con él. Incluso teníamos miedo a compartir la casa con él. A ella jamás la hubiéramos echado, siempre tendrá la puerta abierta, ahora también, pese a lo que ha pasado”, aseguran sus tíos, que conocieron a la pareja de su sobrina “el 19 de febrero”.

Luis Gómez e Isabel Quintero se sienten “decepcionados”. “No me esperaba esto y menos de ella. No me esperaba que llegara a este extremo. Es mentira que pusimos a sus hijas en su contra, porque las cuidamos y les buscamos colegio. Un día tragas una, otro día otra, pero llega un momento en que la convivencia no es sana”, aseguran.

“Intentamos hablar con ellos porque las cosas no iban bien. Tuvimos una reunión los cuatro hablando de lo que había que cambiar. Dijeron a todo que estaban de acuerdo, pero luego él iba haciendo daño por detrás. Nos han tomado el pelo y se han reído de nosotros”, afirman.

NOTICIAS RELACIONADAS

[Una familia con dos niños busca desesperada un techo donde dormir: "Este jueves 4 de abril, como máximo, nos quedamos sin casa"->76078]

[La familia que buscaba un techo donde dormir logra dinero para alquilar una casa durante un mes, gracias al préstamo de unos amigos->76087]

En esta sección
Comentarios