11/Dic/2017

“DA LA SENSACIÓN DE QUE PUEDE HABER MOJO CON MORENA", ADVIERTE

Torres Stinga augura que la polémica por la compra del edificio histórico crecerá: "Recibí una llamada sorprendente"

“Me da que vamos a estar ante un serial”, advierte el alcalde de Haría, José Torres Stinga, que considera que la polémica por la compra del edificio histórico seguirá creciendo...

Museo arqueológico del Cabildo
Museo arqueológico del Cabildo
Torres Stinga augura que la polémica por la compra del edificio histórico crecerá: "Recibí una llamada sorprendente"

“Recibí una llamada sorprendente que me advertía de determinadas aperturas sobre la vivienda de la calle Fajardo. Me dejó sorprendido”. De esta manera tan misteriosa se ha referido el alcalde de Haría, José Torres Stinga, a la vivienda de Arrecife que ha adquirido el Cabildo de Lanzarote por 1,6 millones de euros para convertirla en un museo de arqueología.

El primer edil no ha querido aportar más detalles sobre esta llamada, pero sí ha señalado en Radio Lanzarote-Onda Cero que “da la sensación de que puede haber mojo con morena”. “Me llamaron para preguntarme algo y les dije que no tenía ni idea”, se ha limitado a decir el alcalde, que cree que en “los próximos días” este tema saltará a la luz.

Lo único que ha indicado Torres Stinga es que ante la llamada telefónica que recibió, “parece que con este tema no se ha terminado”. “Me da que vamos a estar ante un serial”, ha advertido el primer edil de Haría.

La adquisición de esta vivienda fue tan polémica que, incluso, el presidente del Cabildo, Pedro San Ginés, acabó aclarando la relación personal que tenía con la hija de la propietaria del edificio histórico, ante las críticas que estaba recibiendo. San Ginés aseguró que su relación se inició en enero de 2013, cuando “tres acuerdos plenarios” en 2012 ya avalaban esta compra. “La relación es sobrevenida, después de todos los acuerdos plenarios”, indicó en su momento.

Recientemente, el PP envió una nota de prensa en la que señalaba que el Cabildo corría el riesgo de perder el dinero invertido hasta ahora e, incluso, la propiedad de la casa, en caso de que no pudiera afrontar los pagos a los que se ha comprometido con los propietarios de este edificio. "En caso de que la Institución insular, por cualquier motivo, no pudiera hacer frente a las cantidades aplazadas, la propietaria podría solicitar la resolución de la compraventa y quedarse con la propiedad de la casa y con el dinero", afirmó el portavoz del PP, Ángel Vázquez. 

En esta sección
Comentarios