13/oct./2019

HA SIDO REALIZADO POR LA POLICÍA CIENTÍFICA A PETICIÓN DE LA JUEZ

El informe pericial confirma que no hay “manipulación” alguna en las primeras grabaciones en DVD de Unión

Ha sido realizado por la Policía Científica especializada en material audiovisual de la Policía Nacional en Madrid, a petición de la juez. El propio implicado, Fernando Becerra, reconoce esas grabaciones, aunque Lleó insiste en pedir su nulidad…

El informe pericial confirma que no hay “manipulación” alguna en las primeras grabaciones en DVD de Unión

“Lo grabado es lo ocurrido”. Con esta contundencia se pronuncia la Policía Científica en un informe pericial realizado a solicitud del Juzgado que instruye el caso “Unión”, para despejar cualquier duda sobre la veracidad de las primeras grabaciones en DVD de esta causa, en las que Fernando Becerra ofreció un soborno al denunciante, Carlos Espino, en nombre del empresario Luis Lleó, para desbloquear la construcción en la parcela de Costa Roja.

“No se ha observado ninguna manipulación o alteración consciente o voluntaria para desvirtuar lo captado, siendo lo recogido lo que se habló”. “No hay constancia de alteración alguna que nos haga pensar que la realidad auditiva sea distinta de la realmente producida”. “No se han encontrado cortes ni montajes de voz enlazados fraudulentamente para aparentar una secuencia de voz que realmente no ocurrió”. Frases como éstas son las que se recogen en las conclusiones de ese informe, realizado por un agente y por el inspector jefe de la Unidad de la Policía Científica de Madrid especializada en audiovisuales.

La propia juez titular del Juzgado de Primera Instancia Número 5 de Arrecife, Silvia Muñoz, solicitó ese informe complementario, después de que las defensas de los acusados hubieran alegado y difundido que existió una supuesta “manipulación” en las grabaciones. Sin embargo, el informe de la Policía Nacional lo desmiente con rotundidad, y avala el trabajo realizado por los agentes de la UCO de la Guardia Civil.

 

Siete segundos sin imagen


A preguntas de la juez, la Policía Científica aclara en el informe que solo en uno de esos DVDs hay un “corte en la imagen”, pero en ningún caso en el audio. Concretamente, la imagen aparece “en negro” durante tres segundos y después aparecen “barras de color” y la “pantalla azul”, hasta que se recupera solo 7 segundos después. Sin embargo, aunque durante esos segundos se deja de ver “a las personas conversando”, “sí hay señal de audio”, y ésta “se corresponde con lo que figura como transcripción literal en autos de la conversación grabada el día 3-12-2008 entre Carlos Espino Angulo y Fernando Becerra Robayna en las oficinas del Cabildo”, sostiene el informe.

En el otro DVD aportado a la causa de esas conversaciones grabadas por la UCO entre el denunciante, Carlos Espino, y el presunto intermediario de ese soborno, Fernando Becerra, “no se observa ningún tipo de manipulación de corte o alteración que desvirtúe la realidad de lo allí dicho y captado por la cámara”. De hecho, el propio implicado, Fernando Becerra, reconoce las grabaciones (tanto las que constan en estos DVDs, como las de los CDs de audio que también han sido cuestionadas) y ha mostrado su conformidad con la pena que solicita para él la Fiscalía, mientras que es Lleó quien insiste en solicitar su nulidad.

“La falta de imágenes, ya sean por motivos accidentales o voluntarios, no desvirtúan la realidad de lo captado y existe un hilo conductor en el desarrollo normal de la conversación, sin perjuicio del corte, que en nada altera el ritmo normal de la conversación, que se corresponde fielmente con la transcripción que consta en autos”, subraya el informe pericial de la Policía Científica, que insiste en que “no se han encontrado manipulaciones fraudulentas que pudieran inducir a error al oyente”.

Para llegar a estas conclusiones, señalan que analizaron la “sincronización de las imágenes con el audio” en el “DVD Guardia Civil”, que es “el único en el que se ha detectado algún tipo de alteración”. Así, comprobaron que “a lo largo de toda la grabación hay una correspondencia entre el audio y el vídeo”, basándose “en la sincronización de puntos de referencia como los saludos, los sonidos de las cosas y no del habla, las entradas y salidas, los espacios muertos, etc, no encontrándose alteración alguna que nos haga pensar que la realidad auditiva sea distinta de la realmente producida”.

Tampoco han encontrado “alteración o corte” que “haga pensar que la conversación recogida en el DVD no sea lo que se dijo literalmente”, por lo que concluyen que “lo grabado es lo que se produjo”. “Lo grabado es lo ocurrido, sin que el corte desvirtúe la realidad de los hechos”, vuelve a insistir el informe.
 

Las fechas, irrelevantes


Respecto a otro tema al que se ha aferrado la defensa, referido a que la fecha que aparece junto a las grabaciones es anterior a los días en que se produjeron, el informe pericial de la Policía Científica vuelve a ser contundente.  “Independientemente de cuándo sean tomadas unas imágenes (en este caso de unas reuniones en las que figura una fecha anterior a su celebración) es posible fijar una fecha cualquiera a unas imágenes, bien sea en el momento de la captura o en el momento de crear el soporte sobre el que se asientan cuando éstas son copiadas o editadas”, explica la Policía Científica.

“Cuando se graban unas imágenes, bien sea en una cámara o en un aparato grabador, sea éste del sistema que sea, se pueden introducir una fecha y hora cualquiera, pues es un acto manual, ya que el aparato grabador no sabe por sí mismo qué fecha y qué hora son en un momento determinado”, agrega, apuntando además que “existe la posibilidad de que el grabador incorpore siempre como fecha la que fue configurada en un momento determinado, y a partir de aquí todas las grabaciones que se hacen figuran con la misma fecha”.

En cualquier caso, concluye que el hecho de que las grabaciones se realizaran en momentos distintos - lo que es evidente porque “los mismos individuos que mantienen la conversación están vestidos con prendas diferentes” -, y a pesar de ello figuren con una misma fecha, “no supone una manipulación fraudulenta de las imágenes, al no haberse encontrado ningún indicio que así lo indique”.

En esta sección
Comentarios