25/Jun/2019

EL CONSISTORIO PRETENDE INVERTIR ESTE AÑO EN OBRAS EL REMANENTE DE TESORERÍA

El Gobierno de Canarias confirma la "buena salud económica" de Yaiza y la "evolución positiva" de sus cuentas

La última auditoría de gestión destaca el cumplimiento "con creces" de los indicadores de remanente de tesorería, ahorro neto y endeudamiento a largo plazo 

El Gobierno de Canarias confirma la "buena salud económica" de Yaiza y la "evolución positiva" de sus cuentas

La auditoría de gestión del Gobierno de Canarias a las cuentas municipales de Yaiza correspondientes al último ejercicio fiscalizado (2017) confirman "la buena salud económica y financiera de la institución", según ha informado el Consistorio, que apunta que, de acuerdo al análisis del Ejecutivo canario, Yaiza supera "con creces" los niveles establecidos por la Ley del Fondo Canario de Financiación Municipal cumpliendo los parámetros básicos de remanente de tesorería, ahorro neto y  endeudamiento a largo plazo.

El alcalde de Yaiza, Óscar Noda, que además es el concejal de Economía y Hacienda, ha valorado positivamente esta nueva auditoría “que nos impulsa a mantener la estabilidad presupuestaria de la Administración adoptando decisiones ecuánimes en beneficio del interés general e invertir este año en obras el remanente de tesorería. Para nadie es un secreto que uno de nuestros grandes objetivos es ejecutar la obra del Pabellón Deportivo de Playa Blanca, que ya tiene suelo y proyecto redactado”.

El alcalde ha avanzado además  que “al pagar en 2018 los últimos 7,1 millones de euros que el Ayuntamiento debía a bancos, la próxima auditoría arrojará un balance de deuda cero”.

 

Análisis de las cuentas de 2017 


Centrados en el análisis de las cuentas 2017, desde el Ayuntamiento se señala que Yaiza sitúa su remanente de tesorería para gastos generales en 103,3 por ciento, cuando el umbral para el mismo debe ser superior al 1 por ciento. La conclusión del Gobierno de Canarias explica que este indicador “es el que más claramente nos señala la fortaleza o debilidad de la estructura económica de la Corporación, pudiéndose comprobar su aumento respecto al año anterior lo que se traduce en un aumento de la capacidad real de la Corporación para hacer frente a su estructura financiera”, apuntan desde el Consistorio. 

Yaiza además sitúa el indicador de ahorro neto en un 30 por ciento, siendo el umbral mínimo superior al 6 por ciento. Por su parte, el indicador de endeudamiento a largo plazo de Yaiza se sitúa en 27,7 por ciento advirtiendo la auditoría que el límite para dicho ratio no debe estar por encima del 70 por ciento. "Este balance permite a Yaiza destinar a inversión el 50 por ciento de la transferencia correspondiente al Fondo Canario de Financiación Municipal de 2018", apuntan desde el Ayuntamiento. 

En el apartado de gestión recaudatoria relativa a 2017, el Consistorio sureño se queda, con un 74,4 por ciento, a seis décimas del objetivo mínimo de superar el 75 por ciento exigido por la Ley. “Indicador que en 2018 ya hemos recuperado siendo más eficientes en la gestión recaudatoria, sobre todo con los expedientes ejecutivos”, se afirma no obstante desde el Consistorio, desde donde además se añade que Yaiza sí cumple el condicionante de esfuerzo fiscal con un 121,7 por ciento ya que el límite requiere superar el 72,40 por ciento.

 

De 33 millones a cero euros de deuda 


La valoración general de la auditoría del Gobierno de Canarias al Ayuntamiento de Yaiza destaca la “evolución positiva en lo relativo a su gestión económica  financiera y presupuestaria en relación al ejercicio 2016, situándose los indicadores de salud financiera que establece la Ley del Fondo Canario de Financiación Municipal, por encima de los niveles exigidos”.  

El alcalde informó a los concejales de la Corporación del resultado de esta auditoría en la última sesión plenaria celebrada el pasado 28 de diciembre. "La recuperación económica de este Ayuntamiento, que de los 33 millones de euros de deuda que tenía en 2011 ha pasado a cero euros en 2018, la hemos conseguido sin aumentar la presión fiscal a los ciudadanos, es decir, sin subir un solo impuesto e invirtiendo en necesidades vecinales y con amplio margen de mejora”, concluye Óscar Noda. 

En esta sección
Comentarios