04/jun./2020

El Diputado del Común abre una investigación de oficio por las deficiencias en el colegio de La Destila

Tras ver las quejas de los padres y madres del centro publicadas en La Voz, ha decidido intervenir para esclarecer qué ha ocurrido con una obra recién estrenada
El Diputado del Común abre una investigación de oficio por las deficiencias en el colegio de La Destila

El Diputado del Común ha decidido abrir una investigación de oficio tras las denuncias públicas realizadas por la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del colegio La Destila, que ha criticado las “deficiencias” que presenta este centro recién inaugurado. Los propios padres habían anunciado que acudirían a este organismo pero, según han confirmado a este medio el Diputado del Común, al ver sus quejas publicadas en La Voz de Lanzarote ya han decidido actuar.

Al respecto, recuerdan que ya en su día intervinieron por el retraso en la construcción de este colegio, que llevó a los alumnos a dar clases durante años en barracones. Ahora, volverán a investigar qué ha ocurrido con esta obra, que según la asociación se inauguró sin estar debidamente terminada - justo antes de la salida de Coalición Canaria del Gobierno de Canarias-, y que además fue adjudicada a la baja, por 1,6 millones de euros menos de lo que se había presupuestado cuando se convocó el concurso.

Entre otras cosas, los padres y madres afirman que no se techó el patio del colegio, que el ascensor no funciona, que el comedor está sin terminar y no está operativo, que hay “material de obra desperdigado por todos los lados” y que el centro funciona aún “con luz de obra, con los cables tirados por el suelo”. Además, denuncian que el pasado jueves hubo una avería en una tubería de agua que dejó “unas condiciones de salubridad pésimas en una obra recién estrenada”, con “váteres llenos de heces y orina”.

A esto sumaban también otras quejas, como que no funciona el teléfono; que la conexión a Internet se ha realizado de forma provisional y “puede fallar en cualquier momento”; y que, en contra de lo que les habían prometido desde la Consejería, no se ha dotado al colegio del material necesario. En este sentido, apuntaban que se han colocado diez ordenadores con más de diez años de antigüedad, así como material deportivo “viejo”, que para música tampoco han aportado la dotación prometida, y que las pizarras interactivas y los proyectores también son “antiguos” y ha tenido que instalarlos el propio colegio.

Por eso, pedían a la actual directora insular de Educación que interviniera y que actuara “con un poco más de responsabilidad” que su antecesor en el cargo, Mario Pérez, y advertían con acudir al Diputado del Común, que finalmente ha decidido actuar de oficio y abrirá una investigación tras conocer sus quejas a través de La Voz.

En esta sección
Comentarios