16/Jul/2018

¿Cuáles son los beneficios de los ejercicios Kegel para hombres?

Los ejercicios Kegel son aquellos que se realizan con el objetivo de tonificar la musculatura del suelo pélvico, es decir, de la que soporta y donde se ubica la zona sexual de las personas

¿Cuáles son los beneficios de los ejercicios Kegel para hombres?

Sesiones de tales ejercicios suelen llevarse a cabo por las mujeres en la etapa post-parto, con el fin de fortalecer los músculos de la zona que queda debilitada tras el nacimiento del bebé. Pero en los últimos años son los hombres los que se suman a este entrenamiento. ¿Por qué?

No hace demasiado tiempo que se descubrió que los ejercicios Kegel tienen grandes beneficios tanto para hombres como para mujeres. La mejoría del apetito sexual, el control de la eyaculación precoz y la desaparición de la impotencia sexual son solo algunos de los beneficios de este entrenamiento. Hoy vamos a hablar sobre estos ejercicios, muy fáciles de llevar a cabo y que llevan muy poco tiempo, y también puedes encontrar más información aquí.

Los ejercicios Kegel aumentan la calidad de vida de los hombres

Mediante el fortalecimiento de los músculos pélvicos, los hombres tienen la posibilidad de mejorar su vida sexual. Si un hombre sufre cualquier problema durante la realización del acto sexual o cree que puede experimentarlo, la mejor solución es comenzar a realizar estos ejercicios.

El primer gran beneficio en este sentido es que se controla mucho mejor la eyaculación. Si un hombre padece eyaculación precoz, con este método puede controlar más el momento de finalizar el acto sexual. Junto a este beneficio está el de aguantar más tiempo en la cama, algo que puede preocupar a cualquier hombre.

Otro de los beneficios más a tener en cuenta es que aumenta el placer sexual. Es decir, durante el acto sexual se van a sentir mucho más las emociones y sensaciones del momento. Esto también va a ayudar a mejorar la relación en pareja, pues el sexo está para disfrutarlo y de otra forma la pareja puede llegar a tener serios problemas.

Además, en los apartados más médicos hay que destacar que los ejercicios Kegel previenen la incontinencia urinaria, así como el prolapso rectal y la prostatitis. De hecho, tras una intervención quirúrgica en la próstata, el proceso de rehabilitación es mucho más rápido y eficaz con este entrenamiento.

Cómo realizar los ejercicios Kegel

El entrenamiento de los músculos de la pelvis lleva muy poco tiempo, y por esto es que se pueda realizar prácticamente en cualquier lugar y sin importar el tiempo del que se disponga. Además se trata de unos ejercicios muy sencillos, que cualquier persona puede llevar a cabo.

En concreto se puede realizar uno que trata de sentarse en el borde de una cama o de una silla con la espalda recta, las piernas separadas y las manos sobre las rodillas. Entonces se inclina el tronco hacia delante y se contrae el suelo pélvico pero hasta un punto justo, ya que no es necesario sentir dolor.

Tras 10 segundos de contracción de los músculos de esta zona, se procede a la relajación con la vuelta a la postura inicial. 10 segundos de descanso después se vuelve a iniciar el proceso, por lo que el entrenamiento trata de 5 series de 10 segundos de fuerza con otros 10 de relajación.

La rutina puede ser de una vez al día, ya que este ejercicio en concreto lleva muy poco tiempo. Pero según se va fortaleciendo la zona es necesario elevar el número de series y de segundos por cada repetición.

Asimismo, hay que aclarar que en el proceso del entrenamiento no se deben contraer los músculos de la zona del abdomen ni de los glúteos, pues lo que se entrena es la zona pélvica. Este es un error más común de lo que se cree, y hay que tener más cuidado por ello.

Ya sabemos cómo realizar uno de los ejercicios Kegel, y siempre es un buen momento para llevarlos a término. En poco tiempo se empiezan a sentir los beneficios que hemos mencionado, por lo que son muy recomendables.

Arnold Kegel desarrolló este método con otros fines

Por último, es resaltable que el ginecólogo estadounidense Arnold Kegel ideó el entrenamiento pélvico pero pensando en otros fines. Como hemos mencionado al principio, tales ejercicios son llevados a cabo en mayor medida por mujeres que acaban de pasar por un embarazo para fortalecer los músculos de la pelvis.

Y en concreto se trata de controlar la incontinencia urinaria tras la realización del parto. Al quedar esta zona debilitada con el nacimiento del bebé, las mujeres precisan volver a fortalecerla mediante el entrenamiento del músculo pubococcígeo, el cual envuelve tanto el coxis como la vagina en el caso de las mujeres, y la base del pene en el caso de los hombres.

Por tanto, se observan sus beneficios para controlar mejor las funciones del esfínter tanto en el recto como en la uretra.