07/dic./2019

Un paseo por la historia de los Centros Turísticos en las entrañas de Argana Alta

Objetos que formaron parte de los CACT, como los primeros vasos de Jameos o cerámicas de Juan Brito y Marcial de León, han sido rescatados y almacenados por trabajadores en un local del barrio arrecifeño
Un paseo por la historia de los Centros Turísticos en las entrañas de Argana Alta
Objetos de la historia de los Centros TurísticosFotos: Sergio Betancort 

 

A pesar de no ser uno de los lugares emblemáticos de la isla, Argana Alta esconde en sus entrañas parte de los orígenes de los Centros Turísticos. Y es que, en una de las naves ubicadas en el barrio, se encuentran ocultos algunos de los objetos que han formado parte de su historia y que los propios trabajadores han ido rescatando. 

Según relata un empleado, fue "hace seis o siete años" cuando Toñín Ramos, que entonces era jefe de mantenimiento de los CACT y estaba a punto de jubilarse, decidió recopilar, en una sala de pocos metros cuadrados dentro de la nave para reparaciones con la que cuentan los Centros Turísticos en el barrio arrecifeño, distintos utensilios y mobiliario que habían quedado en desuso y que los empleados habían ido recuperando a lo largo del tiempo 

"Nuestra intención era tener parte de la historia de los Centros en algún lado", cuenta este trabajador, que explica que, hasta ese momento, nadie se había preocupado por ello. Y es que, aunque afirma que "había cosas viejas que se habían ido guardando en los propios Centros Turísticos", apunta que "muchas estaban mal guardadas" y que otras "no se guardaron nunca al estar estropeadas" o porque "nadie les dio importancia". 

 

Los primeros vasos de Jameos o cerámicas de Juan Brito y Marcial de León 


Así, en unas estanterías dispuestas a lo largo de una pared, se comenzaron a agrupar distintos objetos que se han usado en los Centros Turísticos a lo largo de su historia, entre los que se encuentran algunos ejemplares de los primeros vasos que hubo en Jameos del Agua. Unos vasos azules y naranjas, de dos tamaños diferentes, que los trabajadores de mantenimiento hallaron "en un cuarto, en una de las obras que hizo Jesús Soto para hacer la Casa de los Volcanes". 

Piezas de una vajilla con medio centenar de vida ya en desuso u otras que se usaron en los Centros Turísticos en los años 90, todas ellas blancas pero diferenciadas con el logotipo de cada centro al que pertenecían grabado, también se encuentran almacenadas en este pequeño 'museo', donde también se han recopilado algunas cerámicas elaboradas por el ya fallecido maestro artesano Juan Brito o por el también ceramista Marcial de León. 

Asimismo, también se guardan uniformes cedidos por trabajadores que ya se jubilaron y distintas sillas que han formado parte de los Centros Turísticos aunque, en este caso, si bien hay algunas que pertenecían al Castillo de San José o al Mirador del Río que se sustituyeron hace años, hay otras como las diseñadas para Jameos del Agua que aún siguen en uso. "Las del Mirador del Río eran de junco y después se forraron, pero se acabaron sustituyendo, porque también van cambiando las normativas", explica un trabajador 

 

"Todavía estamos buscando cosas"


Lámparas de vela y ceniceros con forma de sartén que en su día fueron diseñados para Montañas del Fuego y que "muchos turistas robaban" son utensilios que también se almacenan en Argana Alta junto boyas decorativas, focos antiguos, farolillos, cestas, etc. 

"Cada vez que se quita algo, lo más antiguo se guarda, aunque todavía estamos buscando cosas", apunta uno de los trabajadores de mantenimiento que participa en esta recopilación de objetos y que, tras más de 35 años trabajando en los Centros Turísticos, considera que es importante conservar aquellas cosas que forman parte de su historia. 

En esta sección
Comentarios