El TSJC rechaza los recursos de los asesinos de Juan Carlos Tejera y confirma las condenas

Cinco de ellos deberán cumplir 29 años de prisión en concepto de autores y una sexta mujer 12 años en calidad de cómplice

Juicio por el asesinato de Juan Carlos Tejera
Juicio por el asesinato de Juan Carlos Tejera

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha rechazado los recursos de los seis condenados por el crimen de Juan Carlos Tejera y ha ratificado las penas impuestas el pasado mes de noviembre por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas.

Aquella sentencia, que ahora ha sido confirmada íntegramente, condenó a 29 años de cárcel a los cinco autores materiales del asesinato y a 12 años de prisión a la mujer que actuó como cómplice, tras el veredicto de culpabilidad dictado por un jurado popular.

En concreto, imponía 24 años de cárcel a José Carlos C.H., Néstor David P.P., Angelo D.D., Juan Antonio D.R. y Antonio Enrique G.G por los delitos de detención ilegal y asesinato y otros 5 años por pertenencia a organización criminal. En el caso de Tania R.R, condenada a 12 años, la considera cómplice de los dos primeros delitos. 

La sentencia también establecía que ninguno de los seis podrá acceder al tercer grado penitenciario "hasta que cumplan de forma efectiva la mitad de las penas de prisión indicadas"; y les imponía el pago de una indemnización de 100.000 euros a la pareja de la víctima y de 18.000 euros a cada uno de los hermanos, que deberán afrontar de manera solidaria entre todos los condenados.

 

Secuestro frustado

Según consideró probado el jurado, el crimen se empezó a preparar en febrero de 2015, cuando algunos de los acusados viajaron a Lanzarote para obtener información de la víctima, a la que instalaron un dispositivo de seguimiento GPS en su vehículo para tenerla localizada en todo momento.

Finalmente, la noche del 12 de marzo de 2015 lo interceptaron en el garaje de su casa, lo ataron de pies y manos, le propinaron diversos golpes por todo el cuerpo y lo metieron en el asiento trasero de su vehículo, en el que lo trasladaron hasta una cueva situada en la escombrera de Montaña Mina de Arrecife, que habían acondicionado y en la que fue hallado su cuerpo su cuerpo sin vida.

Durante el juicio, los investigadores apuntaron que la intención inicial era la de llevar a cabo un secuestro, porque pretendían robar a Juan Carlos Tejera el dinero que creían que ocultaba procedente de ganancias que pudo obtener del tráfico de drogas, un delito por el que el fallecido había cumplido condena.

Sin embargo, a causa de la violenta agresión que sufrió en el garaje, la víctima sufrió un traumatismo craneoencefálico severo, fracturas múltiples y afectación vascular intracraneal, que, después de un periodo agónico prolongado, le causaron la muerte.
 

LO MAS LEÍDO