La jueza prorroga la prisión provisional del marido de Romina y adelanta que la apertura de juicio oral es “inminente”

La decisión se basa en el riesgo de fuga, la gravedad de los delitos y el riesgo de ocultación de pruebas, ya que "ciertas partes del cuerpo de la victima aun en la actualidad no han sido encontradas”

El marido de Romina Celeste

El Juzgado de Instrucción Número 1 de Arrecife ha acordado prorrogar durante dos años más la prisión provisional del martido de Romina Celeste, Raúl Díaz Chacón, acusado del crimen de la joven en enero de 2019. Pocos días después de confirmarse la muerte de Romina -cuyo cuerpo fue quemado y descuartizado en su vivienda de Costa Teguise-, su marido fue detenido e ingresó en prisión de manera cautelar, pero el plazo fijado de dos años estaba a punto de cumplirse, por lo que este miércoles se celebró una vista para decidir si se extendía la medida.

En esa vista, tanto la Fiscalía como la acusación popular solicitaron prorrogar la prisión provisional, y la juez Sandra Barrera ya dictado un auto atendiendo esta solicitud. Además, en la resolución adelanta que “es inminente el pase a instancia superior de este procedimiento para su celebración”, es decir, que está a punto de darse por concluida la instrucción y de ordenar la apertura de juicio oral.

Como principal motivo para mantener al acusado en prisión, la magistrada apunta al riesgo de fuga, dado el “ínfimo arraigo del investigado”. Y es que aunque es natural de Lanzarote y su defensa apeló a su familia, apuntando que tiene dos hijas e incluso a “la discapacidad de su madre y la minisvalía de su hermana”, el auto subraya, tal como apuntó la acusación popular en la vista, que “tales personas a lo largo del procedimiento nunca han manifestado dependencia del investigado y esto nunca fue señalado por él ni en sede policial ni judicial”.

Además, la jueza concluye que también se dan el resto de requisitos legales para prorrogar la prisión preventiva, incluyendo “la gravedad del delito”, la necesidad de “evitar que se atente nuevamente o la comisión de nuevos hechos delictivos, dado los informes de los agentes especializados”, y también evitar la “ocultación de pruebas”. “No hay que olvidar que ciertas partes del cuerpo de la victima aun en la actualidad no han sido encontradas”, advierte la magistrada, que añade que “en cualquier caso esta causa no es la determinante”.

“Es mas importante la inexistencia de medidas menos gravosas para garantizar los mismos fines”, subraya, añadiendo que “la gravedad de los hechos imputados es otra de las razones para la prórroga, así como el examen de los indicios expuestos, que por cierto hacen presumir con cierto rigor varios delitos”. Entre ellos, además de homicidio, se incluyen un delito de maltrato habitual, delito de lesiones en el ámbito familiar, de profanación de cadáver y de simulación de delito.

“Huelga señalar que con arreglo al resultado de las diligencias de investigación hasta el momento practicadas, hay motivos bastantes para creer responsable criminalmente de tales infracciones a la persona contra quien se ha de dictar el auto de prórroga de prisión”, agrega el auto. 

 

 

"Ya la siguiente no creo que la cuente"

La magistrada también recuerda que aunque el acusado negó el homicidio y aseguró que la encontró ya fallecida en la vivienda, sí reconoció haberse “deshecho del cadáver, habiendo intentado quemarla en la barbacoa y que, como no logró su objetivo, la desmembró y tiró sus restos y enseres varios en distintos puntos del litoral de Lanzarote, así como en diversos contenedores”.

A esto añade además las pruebas que obran en la causa tanto sobre la muerte de la joven como sobre anteriores episodios de presunta violencia de género. Al respecto, recuerda que cuando su marido denunció la desaparición de la joven días después de su muerte, la Guardia Civil realizó un dispositivo de seguimiento del vehículo de alquiler que utilizó y también inició escuchas telefónicas. En una de las conversaciones, Raúl Díaz habló con un familiar y le relató lo que había hecho con el cuerpo de la joven.

“Igualmente Doña Romina Celeste Nuñez Rodriguez había denunciado a Don Raul Díaz Cachón en agosto de 2018 por un delito de lesiones en el ámbito de la violencia sobre la mujer, habiéndose tramitado la causa en este Juzgado, si bien la misma se sobreseyó al retirar la denuncia Dña. Romina Celeste Nuñez Rodriguez y al negarse ser reconocida por el Médico Forense, y no solicitar orden de protección”, añade el auto.

Al respecto, recuerda que también constan consersaciones de la víctima con una amiga, a la que el 29 de diciembre de 2018 le contó que su marido le había golpeado y que “casi la mata”. De hecho, también consta que ese día acudió al médico, aunque se terminó marchando antes de que la viera un facultativo. “Ya la siguiente no creo que la cuente”, escribió la joven a su amiga poco antes de su muerte.

 

LO MAS LEÍDO