El “ginecólogo” sin título dejó el Hospital Insular el mismo día en que fue denunciado

Al declarar en los Juzgados por una denuncia de mala praxis, reconoció que no tenía homologado el título de ginecología. La paciente presentó entonces una queja al Cabildo y la respuesta fue que este doctor ya había “dejado de prestar sus servicios"

Hospital Insular de Lanzarote
Hospital Insular de Lanzarote

“El doctor Orlando S.P. ha dejado de prestar sus servicios en este hospital desde el día 12 de diciembre de 2016”. Eso fue lo que respondió el Hospital Insular, dependiente entonces del Cabildo de Lanzarote, tras recibir hace cuatro años un escrito de una paciente advirtiendo de que este médico no tenía homologada la especialidad de ginecología. Ese escrito de queja se había registrado también el 12 de diciembre y, según la respuesta del Hospital, el mismo día dejó de trabajar en el centro hospitalario.

La afectada, que presentó una denuncia por negligencia contra este médico, ha decidido ahora hacer público su caso, tras haber visto archivada la causa judicial por presunta mala praxis. Concretamente, denunció al médico acusándole de no haberle diagnosticado a tiempo un cáncer en el cuello uterino, pese a que llevaba casi dos años teniendo síntomas.

Ahora, estudia presentar una nueva denuncia centrada solo en el presunto intrusismo profesional, ya que en la primera solo inició acciones por negligencia, porque entendía que se le debió realizar una biopsia mucho antes, lo que hubiera evitado el crecimiento del tumor y también las secuelas que éste le dejó, quedando estéril a los 33 años.

Fue durante la instrucción de esa causa, que acaba de ser archivada definitivamente, cuando la paciente supo que este médico al que llevaba acudiendo desde los 14 años para consultas de ginecología no tenía el título homologado. Al ser llamado a declarar, él mismo reconoció que era “médico especializado en ginecología en Argentina”, pero que “no había homologado el título de especialista en España”.

Pese a ello, también señaló que llevaba más de una década ejerciendo como ginecólogo en este país y que había sido ginecólogo de la denunciante. Sin embargo, a preguntas de su abogado, después corrigió y precisó que “trabajaba como médico generalista”, que “no trató a la paciente como ginecólogo” y que “la atención prestada era de atención primaria”.

 

Defiende que ejercía como "médico de planificación familiar"

Respecto a su trabajo en el Hospital Insular, aseguró que “no precisaba homologar la especialidad, pues no fue contratado como ginecólogo, sino como médico de planificación familiar”. Sin embargo, el mismo día en que la afectada registró un escrito en el Cabildo advirtiendo de este hecho -tras tener conocimiento de ello por su declaración en los Juzgados-, este médico dejó el Hospital Insular.

Así lo señalaba la respuesta que la paciente recibió del centro, aunque en ella no se hacía ningún tipo de referencia a la situación denunciada. Al respecto, sin dar explicación alguna sobre la ausencia de titulación, el director del Hospital se limitaba a señalar que el doctor Orlando S.P. había sido “miembro del equipo de Planificación Familiar desde el año 2004” y que sus funciones habían sido el “asesoramiento en materia de anticoncepción y prevención de embarazos no deseados”, “test de embarazo”, “tramitación de peticiones de interrupción voluntaria de embarazo”, “participación en programas educativos dirigidos a jóvenes en materia de sexualidad” y “prevención y detección precoz del cáncer de cuello uterino y del cáncer de mama”, así como la realización de “citologías y petición de mamografías”.

Precisamente esto último hacía que muchas mujeres acudieran a esa consulta para sus revisiones ginecológicas. De hecho, cuando este médico dejó el Hospital Insular y no fue reemplazado, algunos partidos y sindicatos cuestionaron que se había eliminado el servicio de ginecología de este centro, cuando él sostiene ahora que no ejercía como ginecólogo.

En la respuesta del director del Hospital, terminaba añadiendo que el médico había “dejado de prestar sus servicios”, sin explicar por qué motivo ni hacer referencia a si tenía o no la titulación exigida para las funciones que realizaba.

“Qué casualidad que hasta que no presento la queja el día 12, este señor no titulado ejercía una profesión y justo ese mismo día, dejó de prestar servicio en este hospital”, cuestiona la afectada.

 

"Una enfermera puede recoger muestras, pero no puede diagnosticarte"

Sin embargo, este hecho no ha sido analizado en el procedimiento penal que acaba de ser archivado. Sobre este punto, en el informe del médico-forense que fue clave para el archivo, solo se señala que las muestras para una citología “pueden ser recogidas por ginecólogos, por médicos no especialistas o incluso por matronas formadas para ello”. Sin embargo, lo que denunciaba esta paciente no era la recogida de la muestra, que en las dos primeras ocasiones no detectó signos de cáncer, sino el diagnóstico que realizó este médico y el hecho de que no le hiciera más pruebas, a pesar de que pasó un año y nueve meses advirtiéndole de que estaba sufriendo sangrados.

“Yo no discuto que una enfermera o una matrona puedan recoger una muestra, pero lo que no pueden hacer es diagnosticarte ni curarte”, denuncia la paciente, que lleva años intentando que se depuren responsabilidades por lo ocurrido. Y es que cuando finalmente le diagnosticaron el cáncer, ya llevaba casi dos años con síntomas y éste se había extendido, haciendo que la intervención quirúrgica y los posteriores tratamientos fueran más agresivos y terminaran causando esa esterilidad.

Sobre por qué no pidió una biopsia antes, el médico declaró en los Juzgados que no lo hizo porque las primeras citologías “no revelaron nada”, aunque también añadió que las citologías pueden dar “falsos negativos”. No obstante, esto último lo subrayó para descartar que pudiera haber habido un fallo por su parte en la toma de las muestras. Además, admitió que el estado en el que estaba el cáncer cuando finalmente lo detectó correspondía a una “evolución de meses o de años, no de unos días”, aunque insistió en que “el falso negativo es responsabilidad del laboratorio” y en que “nunca le han devuelto ninguna citología por insuficiente”.

Fachada de los Juzgados de Arrecife
Archivan la denuncia de una mujer que quedó estéril tras un diagnóstico tardío de cáncer: “Me han arruinado la vida”
LO MAS LEÍDO