La Fiscalía pide 6 años de cárcel para una agente inmobiliaria por quedarse con 67.032 euros de una venta

Los hechos ocurrieron en 2019, cuando una clienta le realizó tres transferencias para comprar un apartamento en Órzola, sin que la venta llegara a realizarse

I.L.

Periodista

Juzgados de Arrecife
Juzgados de Arrecife

La Fiscalía ha pedido que se abra juicio oral contra una agente inmobiliaria que trabaja en Lanzarote, para la que pide 6 años de prisión por un delito de apropiación indebida. Según el escrito de acusación, T.C.A. se quedó con 67.032 euros que le entregó una clienta para comprar un apartamento, sin que la venta se formalizara ni le devolviera el dinero.

Los hechos ocurrieron en mayo de 2019 y tras la denuncia de la víctima, se abrieron diligencias en el Juzgado de Instrucción Número 1 de Arrecife, que concluyó la instrucción viendo indicios de delito.

Ahora, la Fiscalía ya ha presentado su escrito de calificación, en el que relata que la acusada, de 56 años y natural del Reino Unido, publicó un anuncio en la página web “myplaceinlanza.com”, en el que ofrecía la venta de un apartamento en Órzola, con cuya dueña había contactado previamente. Según el Ministerio Fiscal, desde el principio tenía “ánimo de obtener un beneficio patrimonial ilícito”.

Tras ver la publicación, una compradora se puso en contacto con esta agente inmobiliaria y “movida por dicha oferta y confiando en la misma”, el 10 de mayo de 2019 realizó tres transferencias bancarias por un importe total de 67.032 euros. El dinero lo transfirió al número de cuenta que le indicó la acusada, que correspondía a una cuenta de su propiedad.

Tres días después, la compradora otorgó a la acusada ante notario un poder especial para la realización de todas las gestiones inherentes a la compra del apartamento, “sin que en ningún momento la acusada tuviese intención alguna de perfeccionar la compraventa de dicho inmueble o devolverle las cantidades de dinero por ella transferidas, incorporando las mismas a su patrimonio, ocasionándole a ésta el consiguiente agravio económico”, sostiene la Fiscalía.

En su escrito, el fiscal Joaquín Bobillo califica los hechos como un delito de apropiación indebida. Además de la pena de prisión, pide para la acusada una multa de 5.400 euros, así como la devolución a la víctima de los 67.032 euros que le entregó.

LO MAS LEÍDO