Fiscalía pide 23 años de cárcel para cuatro acusados de intentar matar a tres hombres incendiando una casa

Los hechos tuvieron lugar en agosto de 2019 en Arrecife y el juicio se celebrará entre los próximos días 27 y 29 de julio

Estado en el que quedó la vivienda tras el incendio que irá a juicio la próxima semana

La Sección Primera de la Audiencia Provincial juzgará entre los próximos días 27 y 29 de julio a cuatro acusados de intentar matar a tres hombres provocando un incendio en una casa ocupada de Arrecife. Fiscalía pide penas de 23 años de cárcel para tres de ellos y de 22 años y medio para el otro procesado. 

Los hechos tuvieron lugar sobre las 04:00 horas de la madrugada del 19 de agosto de 2019, en un inmueble ubicado en la calle Blas Cabrera Topham de Arrecife. Al mismo, según se recoge en el escrito de acusación de Fiscalía, los acusados accedieron "con ánimo de apoderarse ilícitamente el dinero y las drogas que pudiera haber en su interior", tras haberse puesto "de común y previo acuerdo en la ejecución de un plan preconcebido". 

En la vivienda, que era propiedad de una entidad y que "se encontraba en estado de abandono", pernoctaban habitualmente tres hombres, que "en ese momento se encontraban durmiendo en una de las habitaciones".

Para acceder a la vivienda, los acusados "fracturaron la puerta de la calle", que "estaba cerrada con unos puntales". Asimismo, abrieron también la puerta de la habitación en la que estaban los ocupantes del inmueble "fracturándola también, dado que se encontraba cerrada con una cadena y un candado". 

Una vez dentro de la habitación, el Ministerio Fiscal sostiene que dos de los acusados, que responden a las iniciales R.T.G. y J.M.H.A y que "portaban cuchillos", comenzaron "a golpear a sus ocupantes y a exigirles que les entregaran su dinero". Mientras, los otros dos procesados, C.D.H.V y L.Y.A.R. "entraban y salían de la habitación y vigilaban, además de indicar a los otros dos quién de los ocupantes de la habitación tenía el dinero". 

Así, se apunta que los acusados "les propinaron patadas, puñetazos y cabezazos mientras los amenazaban con los cuchillos y les decían 'les vamos a matar, si no me das el dinero'". En concreto, se señala que R.T.G. puso a uno de los hombres "un cuchillo en el cuello" y que tanto él como el procesado J.M.H.A "golpearon" a los otros dos ocupantes de la vivienda, provocando que uno de ellos "quedara tendido en el suelo inconsciente" y apoderándose de la cartera del otro, "que contenía 15 euros". 


Insconsciente y atado de pies y manos 

Encontrándose en el suelo de la habitación el hombre que dejaron inconsciente, R.T.G y J.M.H.A. "lo ataron de pies y manos empleando bridas para ello". A continuación, R.T.G salió un momento de la habitación, mientras J.M.H.A "se colocaba en la puerta, blandiendo los cuchillos con actitud amenazante para impedir que sus ocupantes salieran" y los otros dos procesados "seguían vigilando la casa". 

Cuando R.T.G regresó, Fiscalía afirma que "llevaba consigo una garrafa llena de gasolina que derramó sobre el suelo y los colchones que había en la habitación", procediendo él y J.M.H.A a "prenderse fuego" con la "intención de destruir el inmueble, causando asimismo un perjuicio patrimonial". Ello provocó "una fuerte explosión" iniciándose "un fuego en la habitación" de la que los cuatro acusados "salieron corriendo", "dejando la puerta bloqueada desde fuera para impedir que sus tres ocupantes pudieran salir de ella con la intención de causarles la muerte"

Finalmente, uno de los ocupantes "logró saltar por una ventana a un patio interior desde el que pudo abandonar la vivienda" y otro "consiguió fracturar la puerta de la habitación, que los acusados habían bloqueado, saliendo por ella". Sin embargo, una vez en el exterior se percató de que el otro hombre "no había podido salir del inmueble", al encontrarse "en estado de semiinconsciencia y amarrado de pies y manos", por lo que "se vio obligado a regresar a la habitación en llamas" para rescatarle, sacándole "a rastras del inmueble". 

Según se recoge en el escrito de acusación, el hombre que tuvo que ser rescatado sufrió quemaduras que "llegaron a suponer un riesgo para su vida" y que "tardaron en curar 98 días, de los que 41 fueron de pérdida de calidad de vida grave por ingreso hospitalario y 57 de pérdida de calidad de vida moderada". Este hombre, como informó La Voz en su momento, fue trasladado en estado crítico a la Unidad de Quemados del Hospital La Paz de Madrid y, según se señala, le quedaron secuelas, "que constituyen un perjuicio estético moderado".

En cuanto a los otros dos ocupantes de la vivienda, uno de ellos sufrió quemaduras en las piernas y lesiones derivadas de la inhalación de humo que tardaron en curar 21 días, y el otro una herida cortante en una pierna, así como también lesiones derivadas de la inhalación de humo, necesitando 12 días de curación. 

Con respecto a los daños provocados por el incendio en la vivienda, "han sido pericialmente tasados en 420 euros en los que respecta al inmueble, a la vista de su estado ruinoso anterior a los hechos, y en 180 euros en cuanto al mobiliario que contenía". 

 

Indemnizaciones por más de 28.000 euros 

El Ministerio Fiscal considera que los hechos anteriormente relatados son constitutivos de tres delitos de tentativa de asesinato, de un delito de robo con violencia e intimidación en casa habitada, y de un delito de incendio. Por el delito de robo, pide cuatro años y seis meses de prisión para R.T.G y cinco años de cárcel para los otros tres acusados al concurrir la agravante de reincidencia, mientras que por los otros delitos solicita 18 años de cárcel para cada uno de los cuatro procesados. 

Asimismo, reclama indemnizaciones para las víctimas, para una de ellas de 25.993 euros y a las otras dos de 1.181 y 855 euros respectivamente. De igual forma, Fiscalía pide que los acusados indemnicen en la cantidad de 600 euros al representante legal de la entidad propietaria de la vivienda. 

LO MAS LEÍDO