Confiesa una estafa de 17.000 euros a un hombre con problemas cognitivos y acepta un año de cárcel

​La acusada ha llegado a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía y ha reconocido los hechos ante la Audiencia Provincial, evitando así el juicio que se iba a celebrar este lunes en Arrecife

I.L.

Periodista

La acusada, durante la vista en la que ha reconocido los hechos
La acusada, durante la vista en la que ha reconocido los hechos

La acusada de estafar más de 17.000 euros a un hombre con un trastorno neurocognitivo ha reconocido este lunes los hechos ante la Sección Primera de la Audiencia Provincial, tras alcanzar un acuerdo de conformidad con la Fiscalía para evitar el juicio. El acuerdo ha supuesto una importante rebaja de la pena, que supondrá que no llegue a ingresar en prisión.

Inicialmente, la Fiscalía solicitaba para M.J.C.M. tres años de cárcel, pero se ha rebajado a la tercera parte. Así, se ha fijado en un año de prisión, junto al pago de una multa de 1.440 euros. Además, la procesada se ha comprometido a devolver los 17.000 estafados a la familia de la víctima, que falleció durante la instrucción.

Los hechos fueron denunciados por una de las hijas del perjudicado, que al parecer mantuvo una relación sentimental con la acusada. Según el escrito de calificación del Ministerio Fiscal, ésta aprovechó “la claramente perceptible influenciabilidad del perjudicado” y su “analfabetismo” para ganarse su confianza e inducirle a designarla como autorizada en su cuenta corriente, permitiéndole así tener acceso al dinero que tenía ahorrado.

Vista contra la acusada de estafar 17.000 euros a un hombre

“Una vez obtenida dicha autorización, entre el 6 de junio y el 31 de agosto de 2016, la acusada procedió a realizar numerosas disposiciones de efectivo, tanto en cajero como en ventanilla, tanto directamente como por medio del propio perjudicado, en distintas oficinas de las localidades de Arrecife, Puerto del Carmen y Playa Honda, hasta un total de 17.020 euros”, sostenía la Fiscalía, subrayando que la víctima tenía limitadas “sus facultades intelectivas y volitivas para gobernar su persona y sus bienes”. 

Además, subrayaba que la acusada dejó al hombre “en una grave situación económica”. Y es que cuando empezaron las retiradas de dinero tenía más de 15.000 euros en su cuenta, además de los ingresos que recibió durante esos meses, y al final el saldo era solo de 561,87 euros.

LO MAS LEÍDO