Los acusados por el desembarco de 600 kilos de hachís confiesan y aceptan penas máximas de 2 años de prisión

El juicio no ha llegado a celebrarse tras alcanzar un acuerdo de conformidad con la Fiscalía

Imagen de la Operación Vendaval de la Guardia Civil, que interceptó más de 630 kilos de hachís
Imagen de la Operación Vendaval de la Guardia Civil, que interceptó más de 630 kilos de hachís

Los seis acusados por el desembarco de más de 600 kilos de hachís en Playa Quemada en 2014 han reconocido este lunes los hechos ante la Audiencia Provincial de Las Palmas, tras alcanzar un acuerdo de conformidad con la Fiscalía.

El juicio no ha llegado así a celebrarse y se dictará directamente la sentencia, con las penas que ha aceptado cada uno, que van de un año y tres meses de prisión a un máximo de dos años de cárcel.

Además, todos deberán pagar de forma solidaria una multa de 990.000 euros. En caso de impago, se sustituirá por otros tres meses de prisión.

Inicialmente, la Fiscalía pedía para ellos penas de entre seis años y seis años y nueve meses de cárcel, que se han reducido a menos de la tercera parte tras alcanzar este acuerdo. Respecto a la multa, el escrito de calificación provisional solicitaba que cada uno abonara 2.978.601 euros, que también se ha reducido considerablemente.

 

Una cantidad de droga valorada en casi un millón de euros

Los hechos ocurrieron sobre las 23 horas del 25 de octubre de 2014, cuando D.G.M. e I.G.M. llegaron a la isla en barco con la droga. En total, se incautaron 21 fardos con un peso total de 633,61 kilogramos, que según la Fiscalía “hubieran alcanzado en el mercado ilícito un valor de 992.867 euros”.

En Playa Quemada les esperaban otros dos acusados, P.M.M. y J.J.C.C. que "llevaron a cabo las labores de porteo de los fardos de hachís", así como el acusado S.E.I., a bordo del vehículo que iban a utilizar para el transporte. Según informó entonces la Guardia Civil, estos tres últimos fueron detenidos en la playa, mientras que los ocupantes de la embarcación fueron arrestados ya en el puerto Marina Rubicón, a donde se dirigieron tras descargar la droga.

El juicio se iba a celebrar en marzo pero se suspendió, ya que uno de los acusados pidió que se corrigiera el escrito de acusación, alegando que se le atribuían unos antecedentes penales con los que no contaba. Finalmente, se fijó una nueva fecha para este lunes 7 de junio, aunque la vista no ha llegado a celebrarse.

 

LO MAS LEÍDO