El acusado de abusar sexualmente de una niña durante 7 años lo niega y ella se reafirma: "Abusó de mí"

La joven ha asegurado además que le daba drogas: "Con ocho años me dio a consumir speed", ha asegurado, relatando que acabó "enganchada" y que "fue algo muy difícil"

El acusado de abusar de una niña durante siete años, durante el juicio. Fotos: Sergio Betancort
El acusado de abusar de una niña durante siete años, durante el juicio. Fotos: Sergio Betancort

El acusado de abusar durante siete años de una niña, desde que ésta tenía 8 años de edad, ha negado los hechos durante el juicio, que la Sección Sexta de la Audiencia Provincial ha celebrado este jueves en Arrecife. "Sí, abusó de mí y lo puedo decir", se ha reafirmado sin embargo la víctima, que ahora ya es mayor de edad. 

"Estoy un poco nerviosa". Con estas palabras ha iniciado su declaración la joven, que ha roto a llorar varias veces durante su relato. Y es que, además de afirmar que el suegro de una de sus hermanas mayores abusó de ella "casi todos los días" durante años , muchas veces con relaciones sexuales plenas, también ha asegurado que llegó a "engancharse" a las drogas porque él la inició en el consumo cuando era "muy pequeña". "Me dio a consumir speed con ocho años", ha señalado. 

Según ha explicado, el acusado tenia "mucha relación con su familia" y ella "con frecuencia" se quedaba en su casa porque su madre "trabajaba" y allí vivía una de sus hermanas mayores, que tenía una relación con el hijo del procesado e "iban a tener una hija". 

 

"Me intentaba comprar con objetos y dinero"

"Desde pequeña me daba regalos y me metía mano. Abusaba de mí", ha afirmado la denunciante, que ha relatado cómo los episodios fueron yendo de "tocamientos" a "más", llegando a relaciones sexuales completas. "Mi familia era muy humilde y me intentaba comprar con objetos y dinero", ha apuntado, detallando que le hizo varias regalos, como ropa y un teléfono móvil.

"Yo no era consciente de la gravedad", ha señalado la joven, que era solo una niña cuando se iniciaron los hechos y ha afirmado que llegó a pensar que era "algo normal". Además, ha señalado que el acusado le dijo que "no dijera nada" y que ella tenía "miedo" de contárselo a su familia, porque pensaba que no la iban a creer.

Vista de la sala durante el juicio
Vista de la sala durante el juicio

Así, esos presuntos abusos continuaron hasta 2014, a pesar de que la joven pasó parte de esos años en centros de menores de la isla. Para entonces, ha relatado que ya se encontraba "en una situación crítica" por las drogas y que ya "acudía a él porque se las facilitaba", fugandose al menos de uno de los centros.

"Ya no consumo, pero he estado muchos enganchada a esa situación. Fue algo muy difícil", ha señalado, apuntando que llegó a "no" tener el control de sí misma. 


El acusado, sobre los hechos: "No son ciertos"

"No son ciertos", ha afirmado sin embargo el acusado, que ha negado los abusos. Además, ha dicho no saber nada del consumo de drogas de la joven ni de que se hubiera prostituido.

Además, aunque Francisco N.D.L.T. ha reconocido que en alguna ocasión le dio dinero y regalos, ha negado que fuera a cambio de sexo. "A veces le daba dinero, pero para comprar un regalo a la hermana". "O a lo mejor me pedía 5 euros y se los dejaba, incluso para comprar un refreso", ha señalado el acusado, apuntando que el teléfono movil que le regaló fue porque "era su cumpleaños". 

Asimismo, aunque ha dicho que es cierto que la denunciante "a veces se quedaba a dormir" en su casa con su hermana, ha señalado que mientras estuvo en centros de menores solo se quedó "una vez" y que también "solo una vez" la recogió de uno de los centros, pero para ir "a comprar el regalo a la hermana". 

 

"Cambió totalmente su personalidad y su comportamiento"

Su testimonio no solo ha sido opuesto al de la víctima, sino también al de otros testigos, entre ellos el de una hermana de la joven, que también estuvo ingresada con ella en un centro de menores en Arrecife, y que ha afirmado que sabía que "se fugaba" con el acusado. 

Según ha relatado, su hermana ya le había contado "con once años" que había sido "violada" pero no le dijo "nada más".  "Luego yo empecé a estar más con ella y descubrí lo que estaba pasando", ha afirmado, asegurando que llegó a sacar "una foto de ellos dos juntos en un mismo coche".

"Yo creo a mi hermana", ha señalado, asegurando que el acusado también intentó sobrepasarse una vez con ella, cuando tenía 17 años. "Intentó besarme", ha manifestado.

La foto que hizo, según se ha expuesto en la vista oral, se la enseñó a los responsables del centro, quienes en agosto de 2014 presentaron una denuncia ante la Policia Nacional, acompañada de un informe con testimonios del entorno de la joven, que afirmaban que el acusado "mantenía relaciones con la chica".

Desde el centro de menores también habían obervado que la chica "manejaba dinero" y que su conducta había cambiado meses después de su llegada. llegándose a "sospechar" que la joven podía sufrir un trastorno de la personalidad. Y es que, además de fugarse y de detectar que "consumía alcohol y drogas", "cambió totalmente su comportamiento", con acciones "autodestructivas" y de "destruir el centro y enfrentarse a menores y educadores", según ha detallado la entonces directora del centro. 

Sin embargo, por aquel entonces, la joven "no quería decir nada". "Ella estaba encerrada", ha señalado la directora del centro de menores, que no obstante sí ha afirmado que la joven llegó a manifestar que el acusado le daba dinero "a cambio de que llevara a otras chicas a su casa".

Fue tras ser trasladada a un centro de menores de Gran Canaria en septiembre de 2014, cuando la afectada denunció todos los hechos.

Durante el juicio también se ha puesto de manifiesto que la joven sufrió otra violación por parte del "padrastro de una amiga" cuando era una niña, aunque su hermana ha señalado que "no se llegó a denunciar" porque "ese hombre se fue a su país". 

 

Una solicitud de pena de 12 años de cárcel

La Fiscalía pide para el acusado 12 años de cárcel, así como el pago de una indemnización de 75.000 euros para la víctima. 

Asimismo también solicita que se le prohíba comunicarse por cualquier medio con la perjudicada durante un período de tiempo de 22 años y que en caso de condena, se establezcan varias medidas de libertad vigilada cuando salga de prisión, entre ellas la “participación en programas de educación sexual para pedófilos durante 10 años"

El Ministerio Fiscal también reclama que sea inhabilitado para cualquier “oficio o cargo que implique el cuidado o custodia de menores durante 12 años”;y durante 6 años para cualquier actividad “que conlleve contacto regular y directo con menores”.

LO MAS LEÍDO