Un interno de la prisión de Tahíche intenta agredir a un funcionario con una cuchilla

La asociación de trabajadores penitenciarios, (TAMPM) denuncia otra vez "las condiciones de precariedad en las que se trabaja"

Fachada de la prisión de Tahíche
Fachada de la prisión de Tahíche

La asociación de trabajadores penitenciarios, (TAMPM), que agrupa a la mayoría de los trabajadores de Instituciones Penitenciarias, muestra su "absoluta preocupación ante la situación vivida en los últimos días, en el Centro Penitenciario de Lanzarote". 

Según explican "varios  funcionarios han tenido que intervenir una vez más, para trasladar a dos internos al departamento de aislamiento en la noche de este sábado". Sobre las 24.00 horas, uno de los internos exige acudir a otra celda ya que otro interno tenía que darle una pastilla, "más tarde haría lo propio para solicitar ir al economato", señalan desde la asociación. "Parece obvio que el mismo se encontraba bajo los efectos de algún tipo de sustancia estupefaciente", añaden.

Cuando llegan al lugar varios de los trabajadores penitenciarios, se encuentran a uno de los internos aporreando la puerta, generando con ello un estado de alarma innecesario en el resto de la población reclusa. Es trasladado al departamento de aislamiento, y es entonces "cuando su compañero de celda coge una cuchilla y se abalanza sobre los funcionarios allí presentes, siendo rápidamente reducido por los mismos". Además, "no satisfecho con ello mientras era derivado al módulo de aislamiento iba lanzando por el camino amenazas de todo tipo como "os voy a matar cuando salga a la calle hijos de puta".

Una vez cacheado en dicho departamento se le incauta un pincho carcelario. Desde la asociación recuerdan que hace apenas dos días un compañero resultaba lesionado al tener que reducir a otro interno. "En poco más de un mes tres trabajadores penitenciarios de este establecimiento han sido agredidos en el desempeño de sus funciones".

El colectivo explica que "si el funcionario finalmente no resulta herido durante una agresión no consta en las estadísticas penitenciarias".

Una vez más desde la asociación, "debemos alzar la voz, para dar a conocer las condiciones de precariedad en las que se trabaja. Con una seguridad inexistente y una Dirección incapaz de poner fin a esta situación. Tahiche es un barco a la deriva sin capitán ni timón"

LO MAS LEÍDO