La Guardia Civil esclarece una ciberestafa de 46.342 euros a una vecina de Lanzarote

Han sido identificados ocho presuntos autores, que utilizaron el método Pishing, suplantando la identidad de la víctima para acceder a la banca online

Cuartel de la Guardia Civil en Tías
Cuartel de la Guardia Civil en Tías

La Guardia Civil ha identificado a ocho personas como presuntas autoras de un delito de estafa a una vecina de Lanzarote, que le causó un perjuicio de 46.342 euros. La estafa se realizó a través del método Pishing, con el que los ciberdelincuentes consiguen suplantar la identidad de la víctima para acceder a la banca online.

La denuncia se presentó en el puesto de la Guardia Civil en Tías, donde la víctima comunicó que habían realizado diversas transferencias desde su cuenta hacia otras situadas tanto en España como en el extranjero, llegando a una suma total de más de 36.000 euros. Además, habían sacado dos créditos personales a su nombre por valor de 10.000 euros.

Por ello, los componentes del Equipo @ de Lanzarote, dentro de las labores encomendadas en la lucha contra las estafas en internet, realizaron las pesquisas policiales oportunas, que permitieron identificar a los autores del hecho. Según ha informado la Guardia Civil, tienen edades comprendidas entre los 22 y los 74 años, con domicilios en diferentes puntos de la geografía española, Francia, Alemania y Holanda. Además, dos de ellos tienen antecedentes policiales por delitos similares.

Desde la Guardia Civil explican que entre las gestiones practicadas, se procedió a realizar un seguimiento del capital detraído que tuvo como destino final las cuentas bancarias de las personas identificadas, "siendo este tipo de hechos, una de las estafas más comunes realizadas por los ciberdelincuentes".

"En este tipo de ataques, los ciberdelincuentes realizan envíos de SMS y/o correos electrónicos a sus víctimas haciéndose pasar por su entidad bancaria, con la excusa de alguna gestión o problema a solucionar, consiguiendo que la víctima abra la dirección URL del link que le proporcionan, accediendo a una web que simula ser la de su entidad bancaria, momento en el cual la víctima pone sus credenciales para acceder a la misma y el ciberdelincuente se apodera de las mismas", señalan.

LO MAS LEÍDO