Vendedores recurren la catalogación del mercadillo de Teguise como "espectáculo público"

Consideran que el anuncio-convocatoria del Ayuntamiento para ocupar vacantes en el mercadillo es "contrario a derecho" y "lesivo" para sus intereses

Reapertura del mercadillo de Teguise

Vendedores han presentado un recurso de reposición contra el anuncio-convocatoria del Ayuntamiento de Teguise para ocupar vacantes en su mercadillo, en el que se califica a este como un "evento-espectáculo temporal". Un hecho que consideran que es "contrario a derecho" y "lesivo" para sus "derechos e intereses legítimos". 

En un comunicado, defienden que "los mercadillos son actividades comerciales que se rigen por la ley de comercio y la ordenanza municipal", y acusan al Consistorio de estar haciendo pasar "gato por liebre" cada domingo. "¿Desde cuándo un mercadillo es un espectáculo público? ¿Desde cuándo los artistas o deportistas tienen una licencia de venta ambulante en vez de un contrato para desempeñar su trabajo? ¿Es el área de mercadillos la encargada de programar los espectáculos en el Ayuntamiento de Teguise? ¿Los artistas pagan cuotas por ocupación de suelo público para venta ambulante o cobran por sus actuaciones?", cuestionan.

Al respecto, además de haber presentado un recurso ante el Ayuntamiento, afirman que "varios compañeros han acudido al Diputado del Común" para que "pueda mediar". 

"Los vendedores estamos amparados por esta Ley de comercio y es de ella de donde salen nuestros derechos profesionales", señalan en un comunicado, en el que defienden que "los mercadillos en sí no son actividades clasificadas como desde hace un tiempo viene aseverando el Ayuntamiento de Teguise". 

Al respecto, apuntan que "dentro de los mercadillos la mayoría de los puestos desarrollan actividades inocuas y no necesitan una licencia de actividad clasificada y afirman que "así lo reconoce la propia Ordenanza Municipal de Mercadillos". En este sentido, reconocen que "puede haber alguna actividad que sí puede ser susceptible de ser considerada una actividad clasificada y son las que pueden alterar las condiciones de salubridad, causar daños al medio ambiente o producir riesgos para las personas o para las cosas", pero indican que "para éstos será obligatorio tramitar la autorización previa para la actividad clasificada". 

Eso, según explican, se recoge en el Boletín Oficial de la Provincial del 29 de abril de 2019, donde se publicó la convocatoria para las prorrogaciones de sus licencias, que denuncian que "no se han prorrogado aún" y llevan "dos años de retrasos". "Hemos entregado ya toda la documentación, por lo que la pandemia no puede ser una excusa, ya que telemáticamente a día de hoy se ha podido solicitar todo tipo de ayudas en diferentes instituciones como pueden ser las ayudas a los autónomos del Gobierno de Canarias, cese de actividad, trimestrales con Hacienda, etc.", precisan "Telemáticamente puede acabarse el procedimiento de la prórroga de los 8 años de nuestras licencias y también presencialmente, cumpliendo las normas que este estado de alarma requiere", añaden. 

 

Una fórmula que "impidió" a la mayor parte volver a trabajar

En su comunicado, explican que tras la suspensión temporal del mercadillo tradicional de la Villa del Teguise por el estado de alarma ocasionado por el Covid-19 y tras varias reuniones mantenidas entre representantes de los vendedores y el concejal Eugenio Robayna, "se acordó la reapertura del mercadillo acotado y con la aplicación de todas las medidas sanitarias que la situación pandémica requiere y que los vendedores mediante llamada telefónica y por turnos trabajarían en un espacio acotado dadas las condiciones de aforo, sin añadir nuevos requisitos" que hasta entonces venían "cumpliendo".

Sin embargo, afirman que "el mercadillo no se reabrió el 2 de agosto como se había anunciado, sino el 1 de noviembre", y "bajo una fórmula que camuflaba el mercadillo en un evento que según el Ayuntamiento no era el mercadillo, pero que a su vez si lo anunciaba como Mercadillo de la Villa de Teguise". Y es que, exponen que se puso en marcha "bajo la fórmula de espectáculo público y con el plan de seguridad que se aplica a las fiestas patronales o cualquier festival". 

Según exponen, la fecha de ese "evento" fue desde el 1 de noviembre de 2020 hasta el 28 de marzo, pero posteriormente el Ayuntamiento sacó un anuncio-convocatoria en el que mantiene la catalogación del mercadillo como "evento-espectáculo temporal", con una duración prevista hasta el 4 de abril de 2022, que es el que han recurrido. 

"Si el ayuntamiento de Teguise lo hizo mal entonces traicionando sus propios acuerdos con los vendedores y dejando sin poder trabajar a la gran mayoría en el peor momento de la historia de los mercadillos de Teguise por la grave crisis sanitaria, económica y social por la que atraviesa el planeta, peor lo está haciendo con este anuncio-convocatoria de falso espectáculo público que pretenden que dure un año", denuncian. 

 

Que el mercadillo "se reconozca como lo que es" y se "amplíe la capacidad"

Por ello, reclaman que se vuelva al "mercadillo tradicional" y que el mercadillo que está instalado en La Mareta "se reconozca como lo que es". Además, también solicitan que se "amplíe la capacidad, ya que el nivel sanitario a la isla de Lanzarote lo permite". "Cabe la posibilidad de que nos tengamos que turnar como se había aceptado desde un principio y que se vaya ampliando hacia el lugar que siempre ocupó", apuntan. 

Asimismo, exigen que "con el levantamiento del estado de alarma y si las medidas del Gobierno de Canarias lo permite, el mercadillo vuelva a su espacio natural".  "Hace 30 años que lo fundamos muchos de nosotros y ya forma parte de la historia de la Villa de Teguise. El mercadillo es el motor económico del comercio y la restauración de La Villa", concluyen. 

LO MAS LEÍDO