Un sindicato policial considera "una vergüenza" las nuevas carpas para inmigrantes: “No es lo que nos prometieron”

Jupol advierte que cuando el "campamento" que se está instalando en la trasera de la Comisaría de Arrecife se ponga en funcionamiento, el delegado de prevención de riesgos laborales visitará el espacio “para ver en qué condiciones trabaja el cuerpo”

El sindicato de la Policía Nacional Jupol considera que el nuevo "campamento" para acoger a los inmigrantes que el Ministerio del Interior ha instalado en la trasera de la Comisaría de Arrecife “es una vergüenza”. “No es lo que nos prometieron”, denuncia el portavoz de Jupol, Pablo Moscoso.

Al respecto, explica que hace más de un año solicitaron la implantación de un Centro de Atención Temporal a Extranjeros, pero advierte que nada tiene que ver con lo que se está implantando. “No es, ni mucho menos, lo que nosotros esperábamos. No es lo que necesitamos”, ha cuestionado en Radio Lanzarote - Onda Cero, señalando que las tiendas de campaña que se han colocado son solo “una solución temporal”. 

“Los CATE son instalaciones que están en los puertos, donde llegan las lanchas de Salvamento Marítimo, y disponen de un perímetro de seguridad, cámaras e instalaciones modulares”, detalla el portavoz, que añade que esos módulos están divididos según los diferentes trabajos que se realicen."Hay uno para que la policía haga la custodia, otro para la policía científica y el resto para los extranjeros”, explica.

Los módulos para los extranjeros en los CATE, según detalla Pablo Moscoso, también se encuentran separados en función de las necesidades. “Se colocan camas en los módulos para niños, hombres y mujeres, son instalaciones fijas, sólidas y con una larga trayectoria”, añade el portavoz. 

“Desde hace muchísimo tiempo se sabía que la inmigración iba a ir a más, a mucho más. Se preveía que la ruta atlántica se incrementaría”, anota Moscoso. “Lo que no puede ser es que se nos prometiera unas instalaciones decentes tanto para que realicemos nuestro trabajo como para que la gente esté bien atendida, y que ahora pongan deprisa y corriendo, cuando hay otro apretón de pateras, quince tiendas de campaña”, denuncia.

El portavoz de Jupol recuerda que en el resto de España, “están colocados en los puertos”, y entiende que la instalación “más lógica” en Lanzarote sería en el mismo emplazamiento. “Así evitas traslados, yo entiendo que algún hueco habrá en el muelle para la instalación”, apunta.  

 

Se realizará una inspección de riesgos laborales

Aunque actualmente el campamento se encuentra en construcción, y por tanto los policías aún no han podido entrar a verlo, Pablo Moscoso estima que podría albergar unas “60 o 70 personas en literas tipo militar”, que es lo que hay en un espacio similar habilitado en Gran Canaria. 

Una vez empiece a funcionar, Jupol advierte que ya ha pedido que relice una visita el delegado de riesgos laborales, para que determine “en qué condiciones están los policías realizando su trabajo”.

En relación al tiempo en el que los inmigrantes permanecerán en este nuevo campamento, Moscoso subraya que el fenómeno migratorio “es complejo”, y que están implicadas varias administraciones diferentes. “A nosotros nos corresponde recepcionar a la inmigración, realizar los trámites de identificación y los expedientes durante las primeras 48 horas”, detalla el portavoz, que afirma que pasado ese tiempo, “otra administración se hace cargo”. “Yo no quiero pensar que, pasadas las 48 horas y el trámite, tengamos que hacer custodia a gente que en teoría ya está en libertad”, añade.

“Veremos con los servicios jurídicos las opciones que tenemos, porque nosotros finalmente nos vemos obligados a apretar mucho en este asunto. Al final los problemas se enquistan y te acostumbras a asumir cuestiones que no nos competen a nosotros, que son de otras administraciones que afectan directamente al trabajo policial y que no puede ser”, lamenta el portavoz.

 

La opción de utilizar el cuartel militar, “una solución menos mala”

En relación a la propuesta de Coalición Canaria de utilizar el espacio del antiguo cuartel militar de Arrecife para acoger a los inmigrantes temporalmente, Pablo Moscoso considera que se trata de “una solución menos mala”. “Es una motivación política para recuperar el espacio para la actividad”, añade. 

Sin embargo, el portavoz de JUPOL hace hincapié en la necesidad de “buscar soluciones definitivas”. “Un protocolo claro, que si llegan 300 personas en pateras en un fin de semana sepas que los vas a meter en el CATE, que vas a hacer el procedimiento judicial y posteriormente exista protocolo establecido claro con Cruz Roja o quien sea de qué va a pasar con esas personas y a dónde se van a derivar”, reclama.

Así, afirma que no se puede seguir "improvisando permanentemente”, con la instalación temporal “de una nave industrial, un campamento o una carpa”. “Después avisan que no hay sitio y tienes que quedarte con ellos cinco días más”, sentencia.

LO MAS LEÍDO