Una romería espontánea honra a la Virgen de Los Dolores en su día

Aunque la crisis del coronavirus obligó a cancelar los actos, cientos de lanzaroteños han llenado igualmente los caminos para ir a pie hasta Mancha Blanca

Colas para entrar este martes en la ermita de Los Dolores (FOTOS: Sergio Betancort)
Colas para entrar este martes en la ermita de Los Dolores (FOTOS: Sergio Betancort)

Ni el coronavirus, ni las restricciones, ni la cancelación de los actos festivos han impedido que cientos de lanzaroteños acudan este 15 de septiembre a su cita con la Virgen de Los Dolores. Desde primera hora de la mañana, las carreteras que conducen a Mancha Blanca han empezado a llenarse de pequeños grupos caminando hacia la ermita de la patrona de la isla. 

“A las 8,30 de la mañana ya estaba la Guardia Civil en la rotonda del Monumento al Campesino. En los alrededores, estaba todo lleno de coches. Parecía el día de la romería”, ha señalado a La Voz un vecino, que se ha visto sorprendido por esta peregrinación espontánea.

Y es que aunque la crisis sanitaria ha obligado a cancelar los actos de la principal festividad de la isla, incluyendo la tradicional romería, han sido muchos los que no han querido renunciar a esta tradición. Algunos han dejado sus vehículos junto al Monumento al Campesino, para iniciar desde ahí la ruta a pie. Otros, habían salido caminando desde distintos puntos de la isla.

Debido a que la romería no había sido convocada este año, las carreteras estaban abiertas al tráfico durante la mañana. Sin embargo, en previsión de que algunos lanzaroteños decidieran realizar este martes ese camino, sí se han desplegado efectivos de la Guardia Civil en distintos puntos, así como de la Policía Local, los bomberos, Emerlan y Protección Civil de Tinajo. 

Estos últimos estaban encargándose de la vigilancia en Mancha Blanca, para que se guardaran las distancias de seguridad. “La cola para ver a la Virgen daba la vuelta a la Iglesia”, afirma otro vecino, que sostiene que otros años, en el sábado de romería, “en el camino del Peñón no había tanta gente como hoy”. En otras carreteras, como la de Tinguatón, la afluencia era menor, aunque también era constante el paso de grupos que habían salido caminando de localidades como Yaiza y Uga.

La mayoría, en esta ocasión, había renunciado a la tradicional vestimenta de la romería, aunque en los caminos también se han visto personas ataviadas de romeros y romeras. Incluso, algún grupo ha emprendido el camino acompañado de burros y caballos.

La inmensa mayoría, eso sí, caminaba en grupos pequeños. Las actuales restricciones impiden reuniones de más de diez personas, y casi ninguno se acercaba siquiera a esta cifra. Al menos durante la mañana, la escena más habitual ha sido la de dos o tres personas caminando juntas, o algún grupo de entre cuatro y seis. Además, también varios grupos de deportistas se han acercado a Mancha Blanca en bicicleta.

LO MAS LEÍDO