El rector de la ULPGC pone en valor en Lanzarote las "lecciones aprendidas durante la pandemia"

Lluis Serra Marjem participó en la ponencia dentro del programa de conmemoración del décimo aniversario de la Asociación Mercedes Medina

El rector de la ULPGC
El rector de la ULPGC

El rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Lluis Serra Marjem, ofreció este jueves una ponencia en la Sociedad Democracia de Arrecife, dentro del programa de conmemoración del décimo aniversario de la Asociación Mercedes Medina. En ella, puso en valor la figura del maestro como pieza fundamental de la educación, además de tratar temas políticos y repasar la situación sanitaria con la pandemia del coronavirus. 

Inició su ponencia haciendo un recorrido por “las lecciones aprendidas durante la pandemia”, con tres palabras: “Maestro, educar y educando”. “Maestro es aquel que guía tus pasos, esa persona que te lo da todo sin esperar nada a cambio”, dijo el Rector. “Educar, porque el que educa también aprende, y porque quien educa cree en la capacidad de progresar y apuesta todo al futuro” añadió, y finalizó la explicación del tercer término “Educando, porque es el estudiante quien más necesita de nuestro tiempo, lo que también nos recuerda que no debemos dejar atrás a nadie, porque todos somos imprescindibles”.

Esto coincide, apunta el ponente, “con la forma de pensar de una docente como doña Mercedes Medina Díaz, nacida en 1914, en una época de escasez, miseria y carencia, y sabedora de las necesidades de sus coterráneos, sobre todo de las niñas, que se veían relegadas a abandonar los estudios en aquellos años 30 cuando empezaba su magisterio”. “¿Cuántas mujeres habrán podido estudiar gracias a ella?”, preguntó Serra.

Además, el rector es portavoz del Comité Científico para la COVID-19 del gobierno de Canarias, y manifestó que “no estábamos preparados para una pandemia así”, y da como ejemplo que, “antes con otros virus como el sarampión se alcanzaba la inmunidad de grupo en el 70%, ahora nos hemos dado cuenta de que debemos llegar como mínimo al 85% de vacunados”.

Serra añade que hoy en día, “España es el único país del mundo en alcanzar dicha cifra, muy por encima de los porcentajes de países del Norte de Europa, y eso se debe al esfuerzo común, a un triunfo que pertenece a la ciudadanía”

No obstante, aclara el ponente que “tenemos la inmunidad de grupo, pero el virus seguirá existiendo y habrán contagios aunque la gravedad de los mismos disminuya, siendo en primavera cuando podamos empezar a hablar de desprendernos del uso de mascarillas en interiores”. Mientras, añade Serra, “tendremos la prueba de fuego estas Navidades, cuando tocará unirse, pero manteniendo cierta distancia yo estoy convencido de que pasaremos la prueba con buena nota".

Destacó además que el papel desempeñado por la ciencia, la investigación y las distintas áreas del conocimiento “ha sido crucial, en la desarrollo masivo de test y vacunas para combatir, revelándose la inversión en dichos ámbitos un factor elemental a la hora de hacer frente a crisis sanitarias”.

En una reflexión subrayó que “nunca la política económica había sido tan sanitaria, ni la política sanitaria tan económica”, destacando que el descenso en la economía “no venía propiamente del efecto de la pandemia en sí misma, sino como una consecuencia inevitable de los imprescindibles confinamientos para contenerla”.

“Cuando ya hemos pasado la peor parte, la política sanitaria sigue siendo, de forma preponderante, económica en sus cifras, pues en términos absolutos cada euro invertido en test, evita un gasto de 7 euros, mientras que cada euro invertido en vacunación, evita un gasto medio de 1.370 euros”.

“Haciendo una comparativa hemos observado que la esperanza de vida se ha reducido en España, habiéndose detenido el progreso de las últimas décadas, teniendo los que nacen ahora un año menos de esperanza de vida, con respecto a los que nacieron previamente”, dijo el ponente, haciendo una comparativa con la situación de la pandemia. No obstante, aclaró “la excepción de Canarias, donde el aumento de la esperanza de vida sigue la tendencia alcista”.

Esto se debe, según apunta, a medidas como “la apertura de los centros educativos, de la que Canarias fue pionera en incorporar a los alumnos a las clases, en una época de incertidumbre, y sobre todo en crear grupos burbuja aislados”. Medidas que se pudieron adoptar, según el ponente, “debido a la coordinada gestión técnico-política, y al buen comportamiento político, tanto del gobierno, como de la oposición, eso estuvo bien, no se puede hacer política con la pandemia”. “De ello podemos extraer, sumado al compromiso de la sociedad, la tasa de incidencia acumulada más baja del estado”, añadió.

Como reflexión final recalcó Serra Majem que la política debe de recuperar “el liderazgo moral de la sociedad frente al nihilismo resignado o la rebelión creciente. Se trata de liderar, no sólo de administrar medidas o dosis”. Añadió qie  esta es una crisis “que será recordada por generaciones, que dejará una huella emocional profundísima y que marcará el avance o el retroceso de determinados liderazgos”.

Por último, sentenció que en Canarias “hemos aprendido y hemos enseñado lecciones sobre el control de la pandemia, arrojando un saldo positivo en la gestión cuando se compara con aquellas comunidades autónomas en las que las disputas políticas impidieron sumar esfuerzos”.

Lluís Serra Majem es catedrático en Medicina Preventiva y Salud Pública, y ha sido director del Instituto Universitario de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias durante el periodo 2013-2021. Además, añade a su currículum la presidencia de la Fundación Dieta Mediterránea, desde 1996 hasta 2012, donde lideró el reconocimiento internacional de la Dieta Mediterránea como patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. También es autor de 800 artículos, siendo uno de los 100 científicos españoles más citados.

LO MAS LEÍDO