Observatorios astronómicos de Lanzarote calculan la órbita del asteroide contra el que la NASA lanzó la misión DART

Es la primera vez que la humanidad consigue desviar la órbita de un asteroide en un ensayo para la “defensa planetaria” ante futuras amenazas de impacto contra la tierra de posibles asteroides en rumbo de colisión

Imagen de "la cola de escombros" hecha por el observatorio Z39 de Agustín Domingo Acosta
Imagen de "la cola de escombros" hecha por el observatorio Z39 de Agustín Domingo Acosta

El pasado mes de septiembre fue noticia en todo el mundo el éxito de la misión DART (test de redireccionamiento de asteroide doble) de la NASA, la primera misión de “defensa planetaria” de la historia de la humanidad, que consiguió desviar la trayectoria del asteroide “dimorphos”, un pequeño cuerpo de 170 metros de diámetro situado a unos 11 millones de kilómetros de distancia de la Tierra.

El objetivo de la misión era doble: por una parte, probar que la tecnología existente es capaz de enviar una sonda y estrellarla contra un objeto tan pequeño situado a tanta distancia (equivalente a disparar a un mosquito a 70 kilómetros) y probar que la humanidad posee un sistema de defensa en caso de que se detecte que un asteroide amenace con chocar contra nuestro planeta.

El impacto de la sonda DART contra Dimorfos, no solo desvió la órbita del asteroide mucho más de lo que se había estimado (25 veces más de lo previsto), lo que constituye un rotundo éxito de la misión, sino que dejó una “nube de escombros” de más de 10.000 km de longitud formada por el polvo y las rocas que salieron despedidas de la superficie del asteroide tras el impacto.

Desde entonces los observatorios terrestres acreditados por el Minor Planet Center (Centro de Planetas Menores, organismo dependiente de la Unión Astronómica Internacional encargado de recopilar las observaciones y descubrimientos de asteroides y cometas), formado por un millar de astrónomos profesionales y aficionados repartidos por todo el mundo, están haciendo un seguimiento del asteroide para la estimación de su nueva órbita y los efectos que el impacto ha generado en el mismo.

Entre los observatorios acreditados por el Minor Planet Center se encuentran dos observatorios “amateurs” situados en la isla de Lanzarote: el observatorio “J47” de Gustavo Muler (situado en Nazaret) y el observatorio “Z39” de Agustín Domingo Acosta (situado en Costa Teguise), los cuales han participado en el seguimiento de los efectos de la misión DART, tomando múltiples mediciones astrométricas e imágenes del objeto tras el impacto.

 6039795741821614989 120
Imagen hecha por el observatorio Z39 de Agustín Domingo Acosta

Se trata de dos observatorios de astrónomos aficionados, pero la precisión de sus medidas astrométricas y fotométricas, les ha permitido obtener la acreditación oficial del Minor Planet Center para participar en los programas de investigación, descubrimiento y seguimiento de asteroides y cometas, ya que alcanzan una precisión equivalente a las de los observatorios profesionales.

Las imágenes que ilustran esta información fueron tomadas el 17 de noviembre pasado desde Lanzarote por el observatorio Z39 de Agustín Domingo Acosta, en las que puede observarse la “cola de escombros” que ha dejado el impacto de la sonda DART sobre el asteroide Dimorfos, que se extiende más de diez mil kilómetros, así como un detalle del núcleo del asteriode, la trayectoria del objeto y la nube de escombros que le da una apariencia similar a la de un cometa.

 6039829826682076121 121
 

 

LO MAS LEÍDO