Incertidumbre en la flota atunera de Lanzarote, que lleva "parada" dos semanas

La Cofradía de Pescadores de San Ginés y Optuna 42 denuncian que el 2 de agosto se produjo "un cierre precautorio de la pesquería" sin saber si van a poder continuar: "Este año sólo hemos podido estar faenando cinco meses"

Imagen de archivo de un atunero
Imagen de archivo de un atunero

La Cofradía de Pescadores de San Ginés y Optuna 42 han emitido un comunicado para denunciar que la flota atunera cañera de Lanzarote, al igual que los del resto de atuneros cañeros de Canarias, lleva "dos semanas parada" sin saber si se les va a permitir seguir pescando.

Y es que, según explican en un comunicado, la Secretaría General de Pesca dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación emitió una resolución el pasado 31 de julio, por la que el 2 de agosto se produjo "un cierre precautorio de la pesquería de patudo (tuna en Canaria)" para la flota de atuneros cañeros canarios y la flota canaria artesanal, "por quedar menos del 10% de la cuota asignada  y hasta que se haga un recuento de todas las capturas realizadas para comprobar si se ha alcanzado o no la cuota total y, en caso, de quedar cuota aún sin capturar, volver a reabrir la pesquería para consumir lo que quede pendiente".

Así, afirman que no saben si van "a poder continuar o no, soportando mientras tanto los datos de personal, víveres, etc" y que, ante ello, han enviado escritos a la administración solicitando información "sin recibir respuesta al respecto": 

"Nos veremos obligados a amarrar la próxima semana en caso de que no nos permiten seguir pescando", advierten desde la Cofradía de Pescadores de San Ginés y Optuna 42, desde donde apuntan que "este es el tercer año consecutivo que, debido al recorte de la cuota asignada", han tenido que "amarrar antes de tiempo". 

 

"No hay empresa que aguante estar más de medio año sin poder trabajar"

"Este año sólo hemos podido estar faenando cinco meses (de marzo a agosto), teniendo que estar amarrados los otros siete meses del año. No hay empresa que aguante estar más de medio año sin poder trabajar", señalan. "Cuando amarremos, muchos trabajadores no van a tener derecho al subsidio por desempleo o a ayudas. Por ello, el personal se nos irá a buscar trabajo en otros sectores porque nadie aguanta en una empresa que sólo trabaje cinco meses al año", añaden.

"Eso sin contar que durante el estado de alarma por el Covid-19 nuestra flota no amarró, por ser considerada la pesca como una actividad esencial dentro de la cadena alimentaria, con el riesgos a que no nos comprasen la capturas realizadas y a obtener pérdidas, sufriendo además, las caídas de los precios", continuan. 

Para la Cofradía de Pescadores de San Ginés y Optuna 42, "todo esto es consecuencia a los recortes sufridos en la cuota asignada a España, en el reparto desigual de la misma entre la distintas flotas pesqueras, beneficiando a la flota cerquera en detrimento de la flota canaria" y a que la administración, en contra de sus peticiones, "no permitió el reparto de cuota asignada a la flota cañera canaria de forma individual por buque".

LO MAS LEÍDO