Desahucian a una familia con dos hijos de una casa ocupada de Playa Blanca: "No tenemos dónde ir"

"No sabemos qué hacer, nos han dejado en la calle con todas las cosas y sin un euro", señala el padre

El padre de la familia, Luigi, tras ser desahuciado
El padre de la familia, Luigi, tras ser desahuciado

Una familia italiana con dos hijos de 16 y 18 años ha sido desahuciada este viernes de una vivienda en la que vivía de ocupa en Playa Blanca. "No sabemos qué hacer, nos han dejado en la calle con todas las cosas y sin un euro", ha señalado a La Voz el padre de esta familia. 

Según ha explicado Luigi, entraron en esta vivienda ubicada en la urbanización Villas Blancas hace dos años y cuatro meses sin saber que era una casa ocupada "Teníamos que salir de otra casa en la que vivíamos, no encontrábamos nada, y el mismo día que teníamos que salir nos llamó un amigo que conocía a una chica que tenía una casa muy grande y que nos podía alquilar una habitación", cuenta este hombre, que afirma que así decidieron entrar en esta casa hasta que encontraran otro sitio. 

Por ello, afirma que le pagaron a una chica "un mes de fianza" y "650 euros de alquiler" durante "ocho meses", hasta que entonces le reclamó "algún recibo o algo" para "tener una seguridad". "Y ahí fue cuando me dijo que era una vivienda ocupada", asegura Luigi, que cuenta que entonces se enfadó y decidió pagar a esta chica y al resto de inquilinos de la vivienda "los 650 euros del mes" para que se fueran y quedarse ellos solos en la casa. 

Colchones, electrodomésticos y otros enseres, en la calle tras el desahucio
Colchones, electrodomésticos y otros enseres, en la calle tras el desahucio

"Había un hombre y dos chicas y se fueron, aunque entonces alquilaron un cuarto a otra persona sin que yo supiera nada a 350 euros", relata este ciudadano italiano, que apunta no obstante que también llegó a un acuerdo con este hombre para que abandonase la vivienda. 

 

Afirma que intentó "poner en regla todo" y "pagar un alquiler"

Aunque Luigi considera que la mujer que le "alquiló" la habitación le "estafó", afirma no obstante que nunca la denunció por ser "una casa ocupa". Sin embargo, asegura que tras irse el resto de inquilinos, acudió "a la Guardia Civil" con la intención poder "poner en regla todo" y "pagar un alquiler". "Y ellos me dijeron que podía ir al banco o hablar con el dueño si sabía quien era", apunta este hombre. 

Tras ello, este hombre afirma que estuvo "buscando quién era el dueño" hasta que pudo saber que la vivienda pertenecía "al Banco Sabadell". "Pero el director me dijo que la casa no era suya, que la habían vendido a una inmobiliaria", relata este padre de familia, que afirma que entonces intentó contactar con la inmobiliaria. 

Más mobiliario y enseres de la familia, en la calle
Más mobiliario y enseres de la familia, en la calle

"Pero llamaba y llamaba y nunca contestaban, hasta que un día me llama una inmobiliaria y me dice que quieren la casa y que quieren hacerme una oferta de 3.000 euros para que nos fuéramos de la casa", asegura Luigi, que señala que aunque en un principio la rechazó porque él ya se había gastado "15.000 euros en arreglar la casa", les dijo que "lo hablaría con la familia". "Esto fue en diciembre de 2019 y me dijeron que me volverían a llamar después de Navidad para ponernos de acuerdo, pero hasta el día de hoy no me llamó nadie", añade. 

 

"No tenemos dónde ir"

Sin embargo, lo que sí le llegó a Luigi fue una orden de desahucio. En un principio, tal y como ha podido comprobar La Voz, éste estaba previsto que se ejecutara el pasado 16 de octubre, pero entonces el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Arrecife lo suspendió al haber "resultado negativa" la notificación a Luigi.  

No obstante, ese mismo día el Juzgado fijó una nueva fecha para el desahucio, en concreto para el 20 de noviembre. Sin embargo, Luigi asegura que la notificación del mismo no le llegó hasta hace unos días y que además no se la entregaron a él. "Se la dieron a mi hija, que es menor de edad", señala.

Vehículos de la Policía durante el desahucio
Vehículos de la Policía durante el desahucio

"Ella me la dio unos dos días después, pero ya era el día 8 ó 9", añade Luigi, que afirma que desde entonces estuvo "llamando a la procuradora 50.000 veces" pero que "no contestó ni una sola vez". "Solo quería que nos dieran 10, 15 ó 20 días más hasta tener otro sitio", añade. 

Sin embargo, finalmente el desahucio se ha acabado ejecutando este viernes y, durante el mismo, Luigi asegura que su hijo se ha puesto "malo" porque "sufre de asma". Además, apunta que el desahucio ha coincidido con que su mujer "está en Italia" y "no podrá volver a la isla hasta el 2 de enero". 

"Ahora tengo un montón de cosas en la calle y no sabemos qué hacer", señala este hombre, que afirma que por el momento "no" tienen "dónde ir". Además, apunta que en la vivienda, además de ellos cuatro, ahora estaba "el hijo de la novia de su hijo", que tiene "cuatro años".

"Han dejado a una familia en la calle y sin un euro", insiste Luigi. Y es que, afirma que trabajaba como camarero en un restaurante de Playa Blanca hasta la pandemia de Covid pero que "justo el 14 de marzo", en pleno inicio del estado de alarma por el Covid, lo dejó "para buscar otro trabajo", por lo que se quedó "sin ERTE y sin paro". "Y ahora estaba haciendo algún trabajo de reforma que encontraba, pero no tenemos ninguna entrada de dinero", concluye. 

 

LO MAS LEÍDO