Baltasar Gómez, el primer rastreador de Covid en Lanzarote que ahora dirige un equipo de 33 personas

"Tenemos un trabajo ingente y necesitamos la colaboración de la población", señala el jefe del equipo de rastreo de la isla, que fue el único rastreador con el que contaba la isla al inicio de la pandemia

Baltasar Gómez, jefe del equipo de rastreo de Covid de Lanzarote
Baltasar Gómez, jefe del equipo de rastreo de Covid de Lanzarote

Al inicio de la pandemia era el único rastreador que había en Lanzarote y ahora dirige un equipo compuesto por 33 personas, que trabaja para frenar la expansión del virus en la isla. "Es un trabajo ingente y necesitamos la colaboración de la población", ha señalado Baltasar Gómez, jefe del equipo de rastreadores de Lanzarote. 

En una entrevista en Radio Lanzarote-Onda Cero, Gómez ha explicado que la labor de los rastreadores ya existía mucho antes del coronavirus. "No con el nombre de rastreadores, que es el apelativo que se le ha asignado a la propia pandemia de la Covid-19, pero sí como gestores de casos. Con enfermedades como la tuberculosis o la meningitis veníamos haciendo lo mismo", ha apuntado. "La experiencia ha servido para este nuevo virus, pero la verdad es que llevamos 15 años trabajando", ha añadido. 

Como rastreador del coronavirus, Baltasar Goméz comenzó el 19 de marzo, tras detectarse los primeros positivos en la isla. Y "prácticamente los primeros 90 casos de Lanzarote" los llevó de forma unitaria, hasta que el equipo fue creciendo, primero con "tres personas más" y ahora superando la treintena. 

 

Más de 60 profesionales dedicados al coronavirus 

Según ha explicado, además del equipo de rastreadores, que actualmente lo componen 33 personas, Lanzarote cuenta con un equipo de seguimiento de casos positivos, que lo integran doce personas; con un equipo de incidencias del 112, donde hay "tres médicos gestionando llamadas y consultas que llegan", con un equipo de reogida de muestras conformado por 17 personas y con otras cinco personas en la unidad administrativa.

"Somos un total de 65 personas que estamos actualmente dedicados a todo lo que tiene que ver con el coronavirus", ha manifestado Baltasar Gómez, apuntando así que el equipo de rastreo es solo "una parte de ese engranaje". "Todos somos importantes en ese gran equipo", ha añadido. 

Además, ha detallado que se trata de "equipos multidisciplinares", apuntando que, en el caso del equipo de rastreo, se cuenta con nueve fisioterapeutas, 19 enfermeras e "incluso cinco profesionales de la Unidad Militar de Emergencias". "Luego tenemos médicos residentes de medicina familiar, médicos residentes geriátricos que aportan también los fines de semana su granito de arena, auxiliares de enfermería, administrativos y médicos de familia", ha enumerado. 

 

Un estudio en el ámbito familiar, de ocio y laboral o escolar 

Con respecto a su trabajo diario, el jefe del equipo de rastreadores ha explicado que éste comienza cuando tienen "una notificación de los casos positivos de las muestras que se analizan durante el día o el día anterior". "Una vez conocemos esos positivos, procedemos a hacer la labor de rastreo llamando a la familia", ha indicado. 

Ese estudio, según ha señalado, se realiza en tres ámbitos: en el familiar o de convivencia, en el ámbito de las actividades lúdicas o de ocio y en el ámbito laboral o escolar. "Se hacen en estos tres ámbito para identificar a todas las personas que reúnen el criterio de ser un contacto estrecho", ha señalado. 

Según ha detallado, se consideran contactos estrechos a aquellas personas que, en las 8 horas previas al diagnóstico o en las 48 horas previas al inicio de los síntomas en caso de tenerlos, hayan estado con la persona contagiada "a menos de un metro y medio de distancia" "durante más de 15 minutos de duración y sin el uso adecuado de un EPI, una mascarilla". Todas las personas que reúnan ese requisito serían "candidatas a incluir en el estudio de rastreo y a hacerles las pruebas y seguimientos oportunos por los equipos sanitarios tanto de la unidad de seguimiento o, ya dependiendo del resultado, por su médico de atención primaria". 

 

"A veces encontramos reticencias en la gente"

Sobre la respuesta de los ciudadanos cuando el equipo de rastreadores contacta con ellos, Baltasar Gómez ha indicado que "la población generalmente colabora muy bien", aunque ha apuntado que "a veces" sí nota "algo de reticiencia" en las personas, especialmente en gente que "recién tiene un trabajo y tiene temor a perderlo". 

"A veces encontramos esas reticencias de no cogernos la llamada o de decirnos que están en un sitio determinado cuando a lo mejor salta la megafonía de un centro comercial y está claro que, por el ruido ambiental y demás, no están en un domicilio", ha añadido. 

 

"Esto no es una tontería, es algo muy serio"

Al respecto, el jefe del equipo de rastreo de Lanzarote ha reiterado la importancia de que la población siga las recomendaciones sanitarias, reivindicando especialmente el uso de las mascarilla e incluso haciendo un llamamiento a la gente para decir a las personas que no la lleven, que lo hagan "por el bien nuestro".

"Nadie es consciente de que pueda tener la Covid, pero esto está está pasando. En Lanzarote, ahora mismo, ya ven lo que está pasando", ha señalado Baltasar Gómez, detallando además el trabajo "ingente" que está suponiendo para su equipo el aumento de casos de coronavirus en la isla. 

Y es que, por ejemplo, ha apuntado que este miércoles "se procesaron 399 muestras de las que 41 resultaron positivas". "Estamos hablando de un 10% de las pruebas analizadas positivas, y si calculamos que de esos 41 positivos se rastrean en torno a cinco o diez contactos estrechos, pues nos vamos a 410 personas que tenemos que identificar, que llamar, que darle consejo...", ha señalado. "Nosotros tenemos muchísimo ánimo, muchas ganas de hacerlo mejor si se puede todavía, porque puede haber pequeños fallos  estamos en la labor de mejorarlos, pero necesitamos la colaboración de la población.Si ellos no ayudan, difícilmente podremos hacer nuestro trabajo", ha manifestado. 

Así, el jefe del equipo de rastreo de Lanzarote también ha insistido en la importancia de que la gente cumpla las cuarentenas."Los catorce días que hay de aislamiento son difíciles de cumplir, pero no imposibles. Peor se estaría en el hospital con un tubo en la boca o teniendo otras dolencias o fiebre. Con lo cual, no nos relajemos. Esto no es una tontería, es algo muy serio", ha concluido Baltasar Gómez. 

LO MAS LEÍDO