"Atrapados" durante días en Lanzarote por la cancelación de un vuelo: "Estamos tirados de hotel en hotel"

Se canceló el pasado sábado y muchos pasajeros no podrán volar hasta el miércoles, con la incertidumbre de no saber en qué alojamiento pasarán cada noche

Los pasajeros esperando en el aeropuerto tras la cancelación del vuelo
Los pasajeros esperando en el aeropuerto tras la cancelación del vuelo

La cancelación de un vuelo de la compañía aérea Vueling de Lanzarote a Sevilla el pasado sábado 30 de julio ha dejado a decenas de pasajeros en la isla, algunos sin poder volar a su destino hasta el próximo miércoles, cinco días después.

“Llevamos ya un día y medio tirados por la isla, de hotel en hotel, con niños y personas mayores con problemas de salud”, explica uno de los afectados. “Hay gente que va a tener que estar en Lanzarote hasta el miércoles, es un despropósito”.

Vuelo retrasado
El vuelo de Vueling a Sevilla retrasado

De momento, la aerolínea ha ido recolocando a los pasajeros en distintos vuelos. Algunos han conseguido partir este mismo lunes, pero otros tendrán que esperar hasta el 3 de agosto, eso sí, la mayoría haciendo una escala, e incluso dos, en otros puntos de España, como Barcelona u Oviedo.

"Nos han dado una información poco clara al respecto sobre el motivo de cancelación. Se supone que porque traía retraso y cuando llegaba el aeropuerto este estaría cerrado", cuenta un afectado. "No sé si creérmelo".

 

Problemas para contactar con Vueling

En todo este proceso, los afectados inciden en que el contacto con la compañía ha sido muy “complicado” a través de llamadas telefónicas, puesto que la aerolínea no cuenta con sede en Lanzarote.

“Es lamentable el hecho de que uno de los destinos más importantes de España no tenga oficina de Vueling y la app y su página web estén saturadas, sin ni siquiera dar opción a que nosotros gestionemos los cambios”, relata una de las pasajeras.

Los pasajeros esperando en el aeropuerto
Los afectados esperando en el aeropuerto

“Los de Vueling te asignaban el vuelo, algunos los han podido cambiar costándoles la misma vida, pero otros no lo han conseguido y se tendrán que quedar más días”, cuenta otro.

Además, los pasajeros critican el trato recibido por parte de la compañía. "Los tres o cuatro azafatos ofrecían hojas de reclamaciones y nos decían textualmente: señora, o acepta lo que le ofrecen o lo rechaza y se busca la vida. Nosotros desde aquí no podemos gestionarle nada", relata una mujer.

 

De hotel en hotel y sumergidos en la incertidumbre

El vuelo a Sevilla tenía previsto salir sobre las siete de la tarde del pasado sábado, pero no fue hasta la una de la madrugada cuando los afectados fueron trasladados a un hotel en Playa Blanca, seis horas después. “Desde antes de las siete se sabía que estaba cancelado, pero hasta la una de la mañana no vino Aena y nos dijo que no nos podíamos quedar allí porque el aeropuerto cerraba. No les quedó más remedio que buscarnos un hotel”, añaden.

A pesar de que en un principio los trabajadores de la compañía les comunicaron que en ese hotel se quedarían "todas las noches" que necesitaran, nada más llegar al establecimiento les dijeron que Vueling solo había reservado una noche para ellos.

Los pasajeros afectados esperando en un hotel tras el check out
Los pasajeros afectados esperando en un hotel tras el check out

"Lo mejor es que al día siguiente el check out era a las 12 y nos tuvieron hasta las 5 de la tarde en el hall esperando, menos mal que los del hotel se portaron bien y nos dejaron esperar en las zonas comunes", relata uno de los afectados. "Estuvimos llamando y llamando sin respuesta alguna durante horas, hasta que por fin de pusieron en contacto con los del hotel. Me dejó sorprendido porque teniendo nuestros correos electrónicos y números de teléfono llamaron al hotel, cuando tendrían que haberme llamado a mí".

La segunda noche la pasaron en un hotel de Puerto del Carmen y, por lo que cuenta otro de los pasajeros que tiene el vuelo a Sevilla el día 3, lo más probable es que tengan que trasladarse a otro hotel este lunes, puesto que, a pesar de tener dos noches reservadas en este segundo establecimiento en un principio, les han cancelado la segunda. "No sabemos dónde vamos a dormir esta noche", asegura.

Además, la comida y los taxis han tenido que salir de sus bolsillos, aunque están guardando "todos los tickets" para reclamar.

 

Una compensación por cancelación que "no compensa"

Los pasajeros explican que inicialmente, Vueling les dio varias opciones de reembolso y compensación, unas opciones económicas con las que afirman que salían “perdiendo claramente”.

Cabe recordar que ante la cancelación de un vuelo, la aerolínea está obligada a facilitar otro billete lo antes posible, así como a cubrir mientras tanto todos los gastos, incluyendo alojamiento, comida y los desplazamientos entre el hotel y el aeropuerto. Además, debe pagar una indemnización a cada pasajero si la cancelación es por causas achacables a la compañía. Sin embargo, si se opta por el reembolso, el pasajero pierde el "contrato" que tenía con la empresa y podría perder también todos esos derechos.

“Nos querían compensar con 150 euros, pero búscate la vida un sábado 30 de julio en temporada alta a la una de la mañana”, insiste uno de los afectados. “De esos 150 euros tenía que salir todo, la comida, el taxi, el alojamiento, no compensaba”.

Ahora, aseguran que van a poner una reclamación individual y otra conjunta por lo sucedido, con la esperanza de que la ”compañía tome medidas en cuanto lo sucedido”.

Pero de momento, los pasajeros esperan que esta pesadilla acabe lo antes posible. “Lo único que queremos es llegar a casa ya”, concluyen.

LO MAS LEÍDO