El 90% de los pacientes con cáncer de Lanzarote quiere calidad de vida antes que vivir más años

Así lo concluye un estudio realizado íntegramente en la isla, que acaba de ser publicado en la revista Farmacia Hospitalaria

Investigadores del estudio oncológico desarrollado en Lanzarote.
Investigadores del estudio oncológico desarrollado en Lanzarote.

Un estudio íntegramente desarrollado en Lanzarote concluye que el 90% de los pacientes de cáncer prefiere tener calidad de vida antes que vivir más años, aunque la mayoría espera conseguir ambos objetivos con sus tratamientos.

En el artículo de investigación, titulado "Concordancia entre las expectativas y preferencias de los pacientes y los criterios de evaluación de la Agencia Europea del Medicamento", se analizan las expectativas y preferencias de 29 pacientes con cáncer del Hospital José Molina Orosa con respecto a los medicamentos y tratamientos que reciben.

“Este tipo de documentos pueden ayudar a que las agencias reguladoras que autorizan el uso de los medicamentos mejoren sus criterios de evaluación en base a las expectativas y preferencias de los pacientes”, apunta Manuel David Gil Sierra, primer autor de la publicación. 

Además, el investigador sostiene que “el aumento del pronóstico y calidad de vida de estos pacientes deberían ser los objetivos principales a la hora de aprobar los medicamentos antineoplásicos”, aunque insiste en que el uso de los tratamientos antitumorales debe tratarse con prudencia, por las importantes reacciones adversas y el impacto económico que podrían suponer.

A esta problemática se suma la escasez de datos relacionados con el efecto de las nuevas terapias contra el cáncer en términos de calidad de vida, por lo que "podría ser entendible la autorización de nuevas terapias en escenarios clínicos con buen pronóstico", de manera que permitiera agilizar el acceso a los fármacos.

Manuel David Gil, María del Pilar Briceño, Ángel Jesús Arias y Santiago Martín empezaron a desarrollar el estudio durante los primeros meses de la pandemia, pero fue el pasado mes de marzo cuando se publicó en la revista Farmacia Hospitalaria.

“Esto demuestra que incluso en momentos difíciles, como fue el 'confinamiento duro', se pueden realizar actividades para valorar las opiniones de los pacientes”, apunta Gil Sierra.

LO MAS LEÍDO