Los cambios que se avecinan en la recogida de residuos en la isla

​San Bartolomé y Haría podrían ser los primeros en sumarse a la “insularización” del servicio, aunque el Cabildo espera comenzar también en otros municipios con la gestión conjunta del nuevo “contenedor marrón”

Contenedores llenos de basura en el municipio de San Bartolomé
Contenedores llenos de basura en el municipio de San Bartolomé

La insularización del servicio de recogida de basura empieza a cobrar forma y el Cabildo ha instado a todos los ayuntamientos a que se pronuncien antes de que termine este mes, aclarando si van a sumarse a esta iniciativa. “Los más interesados son Haría y San Bartolomé”, ha explicado el consejero de Residuos, Hugo Delgado, que la pasada semana presentó a los responsables municipales el estudio económico que encargó la Corporación insular sobre este proyecto. “La pelota está ahora en su tejado y tienen que decir quién se une”, ha señalado.

Al respecto, ha explicado que algunos ayuntamientos tendrán que esperar a que venzan los contratos que tiene actualmente en vigor, aunque la “insularización” podría iniciarse con Haría y San Bartolomé, a la espera de que se vaya sumando el resto. “La idea es que poco a poco, según se vayan cumpliendo los contratos, se vayan incorporando. Lo hemos hecho por fases para que se vaya sumando cada ayuntamiento cuando pueda”, ha explicado.

No obstante, la intención es que la insularización llegue desde el inicio a casi todos los municipios con la gestión de un nuevo servicio, el contenedor marrón. Éste está destinado solo a los residuos orgánicos, que deberán separarse del resto de la basura domiciliaria común, “para poder hacer compost y que no se pierda todo en Zonzamas”.

“El año que viene ya es obligación de los ayuntamientos dar ese servicio”, ha adelantado el consejero, aclarando que le consta que Arrecife, Tías y Teguise “no tienen este quinto contenedor” incluido en sus contratos. Así, para esta nueva recogida selectiva podrían acogerse ya al servicio insular. “Los que han contratado hace poco me imagino que lo tendrán en sus pliegos, pero otros no”, ha apuntado, añadiendo que en el caso de Tinajo desconoce qué incluían los pliegos de su último concurso.

En cuanto a Arrecife y Teguise, ha precisado que están “muy interesados en el contenedor marrón, para empezar por ahí y después ir añadiendo el resto de residuos”. De esta forma, la insularización de todo el servicio podría iniciarse con dos municipios, mientras que al menos dos o tres más podrían arrancar solo con esa nueva recogida selectiva.

 

Cuatro contenedores y un quinto en camino

Actualmente, el Cabildo ya gestiona en toda la isla la recogida tanto de cartón como de plástico, mientras que el vidrio depende del Gobierno de Canarias. El cuarto contenedor que había hasta ahora, de basura doméstica general, es el que gestiona cada ayuntamiento, la mayoría a través de contratos externos que suponen anualmente desembolsos millonarios. Y a ése, habrá que sumar ahora un quinto, separando los residuos orgánicos.

“La idea es abaratar el precio”, subraya el consejero, añadiendo que la rebaja será mayor “cuantos más ayuntamientos se unan”. Además, entre los objetivos también está el de que haya uniformidad en todos los contenedores de la isla, con la meta de “insularizar todo”, tanto en Lanzarote como en La Graciosa, para que todos los municipios “tengan el mismo servicio”.

Fueron los propios ayuntamientos más proclives a este proyecto los que trasladaron la propuesta hace meses en una reunión de la Mesa Insular de Residuos. A raíz de ahí, Hugo Delgado explica que el Cabildo encargó a “un experto que está trabajando en el Plan de Residuos de Canarias” que realizara un estudio, que fue el que se presentó la pasada semana a los ayuntamientos.

“Se fueron a pensar y a sacar números para ver quién se suma, y quedamos a finales de mes para que nos digan quiénes van y quiénes no van, para ya económicamente cerrar bien los números”, ha detallado. En función de eso, se definirán los pliegos para convocar un concurso, y el servicio se prestaría como en un Consorcio, donde cada municipio pagaría la parte proporcional que le corresponda.

LO MAS LEÍDO