La noche del 12 de agosto será la mejor para ver “Las Perseidas”, la mayor lluvia de estrellas del año

​Los aficionados a la astronomía se preparan para disfrutar de una noche fantástica, con la luna en fase nueva y buenas previsiones meteorológicas

Recreación artística de lluvia de estrellas
Recreación artística de lluvia de estrellas

Las Perseidas es el nombre astronómico de la lluvia de estrellas de mayor intensidad del año y tiene lugar cada mes de agosto, cuando la Tierra cruza la órbita del cometa 109/P (Swift-Tuttle), que en su último acercamiento al sol (en el año 1992) dejó un denso rastro de partículas de polvo en suspensión que formaban parte de su cola.

Esta “lluvia de estrellas”, que también se conocen popularmente con el nombre de “Lágrimas de San Lorenzo” (porque ocurren cerca del día de San Lorenzo), se producen al entrar en la atmósfera terreste las partículas de polvo de la cola de ese cometa hasta que se desintegran a gran altura produciendo múltiples destellos luminosos, cada uno de los cuales puede durar algunos segundos, que es lo que conocemos como “estrellas fugaces”.

Este año, la lluvia de estrellas tendrá su “máximo” de actividad en la noche del miércoles, 12 de agosto, y será visible desde las 22,00 horas hasta las tres de la madrugada, aunque la noche anterior y posterior también podrá disfrutarse de este espectáculo celeste con algo menos de intensidad.

Al principio de la noche se verán en el cielo del Norte y se irán desplazando hacia el oeste a medida que avanza la noche, debajo de la constelación de Casiopea, muy fácil de localizar por su característica forma de “w” .

 

“200 estrellas por hora”

La noche del 12 de agosto, se espera alcanzar una actividad de más de 200 meteoros (“estrellas fugaces”) por hora, que se verán atravesar el cielo a una velocidad de 50 kilómetros por segundo y se verán en todo su esplendor porque coincide con la fase de Luna Nueva y habrá un cielo más oscuro que facilita la observación de los meteoros más débiles, y las previsiones meteorológicas también son buenas.

Para poder disfrutar de esta lluvia de estrellas solo hay que buscar un lugar oscuro, con la menor contaminación lumínica posible, y alejado de edificios, árboles y otros obstáculos que puedan entorpecer la visibilidad, tumbarse mirando al cielo y esperar a que ocurra el espectáculo. La playa se antoja como un lugar idóneo para disfrutar de la lluvia de estrellas fugaces. También la montaña, pero en el caso de estar en una ciudad lo mejor será acceder al sitio más elevado posible para alejarse de las luces.

No es aconsejable utilizar telescopios u otros objetos ópticos de ampliación, ya que a simple vista se consigue observar el cielo abierto con una visión más general del espectáculo. Y no se deben encender luces o linternas, porque el ojo pierde sensibilidad. Si se lleva linterna, es aconsejable ponerle un plástico rojo delante y no mirar directamente a la luz. Y no olvidar algo de agua y abrigo. Es posible que durante varios minutos no se vea nada, pero de repente se puede desencadenar una gran lluvia de estrellas.

LO MAS LEÍDO