La FCM acoge la presentación del libro "José Saramago. El pájaro que pía posado en el rinoceronte"

El autor, Fernando Gómez Aguilera, señala que en el escritor convivieron "el obrero de las letras con el príncipe de la literatura"

EFE

Homenaje a Saramago
Homenaje a Saramago

En el escritor José Saramago convivieron "el obrero de las letras con el príncipe de la literatura", una personalidad que forjó a lo largo de su vida y le permitió ganar el Nobel de Literatura, según el director de la Fundación César Manrique, Fernando Gómez Aguilera.

Esta es una de las conclusiones del nuevo libro de Gómez Aguilera, especialista en el escritor portugués, "José Saramago. El pájaro que pía posado en el rinoceronte", cuya aparición se enmarca en los actos conmemorativos del centenario del nacimiento del Nobel portugués.

El libro analiza la obra escrita por Saramago a partir de su traslado a Lanzarote, el tercer ciclo de su narrativa, que responde a características propias, según el especialista.

Gómez Aguilera considera que del estudio de la obra literaria de Saramago se deduce que "sus ideas y su talante intelectual mantienen una vigorosa capacidad de interpelación e interlocución con nuestro tiempo".

En su opinión, en esa tercera etapa Saramago protagoniza "una ruptura radical” en su ficción a partir de "Ensayo sobre la ceguera" (1995), la primera novela escrita en Lanzarote, donde fijó entonces su residencia en el pueblo de Tías, en el municipio lanzaroteño del mismo nombre.

Ya en la isla canaria, Saramago inicia su tercera vida como escritor (1993-2010), "se resetea" como tal e inicia el nuevo ciclo con su gran obra de este momento, "Ensayo sobre la ceguera", con la que, según Gómez Aguilera, "se abre al mundo, expande su voz y fortalece su perfil de gran intelectual crítico de alcance universal".

A su juicio, las causas que provocaron ese cambio en la obra del Nobel fue la experiencia "agotadora" de "El Evangelio según Jesucristo"; la relación con su esposa Pilar del Río; el hecho de residir en Lanzarote, que le permite descubrir su paisaje y recuperar emociones de infancia y juventud en Azinhaga, su localidad natal portuguesa, y la apertura internacional del autor, sobre todo a América Latina.

Para el especialista en el escritor portugués, tras asentarse en Lanzarote, surgió una nueva literatura que el propio Saramago denominó "la piedra" y que reconoció como una “ruptura radical” con la producción anterior, para centrarse en reflexionar sobre la vida del ser humano contemporáneo y su contexto social, político y económico.

Gómez Aguilera destaca la capacidad de Saramago "como intelectual y narrador de alertar sobre las desviaciones del sistema y ponerlo en cuestión", algo que ocurre tanto en su literatura como en su activismo público como ciudadano e intelectual comprometido con su tiempo.

"Desplegó una vigilancia crítica muy dinámica, característica de su personalidad, alejada de la indiferencia y el aislamiento estético".

El título escogido para el ensayo "José Saramago. El pájaro que pía posado en el rinoceronte" nace de una expresión del conocido crítico literario de origen francés George Steiner, en referencia a una experiencia que vivió durante un viaje a África en una reserva, en la que observó "esos preciosos pajaritos amarillos que se posan en el rinoceronte y gorjean como locos para advertir que se acerca el rinoceronte".

El libro, con prólogo de Pilar del Río, viuda del escritor portugués, recoge estudios literarios dedicados a la mayoría de los libros de Saramago escritos en Lanzarote a partir de 1992, cuando estableció su residencia en Canarias acompañado de su esposa.

Pilar del Río cree que el libro de Gómez Aguilera, "una de las personas que mejor conocía a Samago", será una obra fundamental para el estudio de la producción literaria del escritor portugués y el texto ya se estudia en universidades de varios países. 

 

LO MAS LEÍDO