Las 4 piscinas naturales más increíbles de Lanzarote

Son formaciones rocosas en el litoral donde se filtra el agua del mar formando charcos, especialmente en la zona noreste y sur de la isla

LVL

Piscina natural del Charco del Palo
Piscina natural del Charco del Palo

A la hora de visitar una isla como Lanzarote, muchos buscan formas diferentes de disfrutar del mar, pero sin la necesidad de llenarte de arena cada vez que te apetezca darte un baño. Una buena alternativa a las playas convencionales son las piscinas naturales.

Se trata de formaciones rocosas en el litoral donde entra el agua del mar, empujada por el oleaje y dejando como resultado una piscina de agua salada. Existen numerosas charcas de este estilo en la isla, repartidas principalmente por la zona sur y por el noroeste de Lanzarote.

Vayas a la piscina que vayas, siempre se recomienda llevar zapatos especiales para no pisar los temidos erizos, que tienden a abundar en estas localizaciones. Hay que tener especial cuidado a la hora de salir del agua, ya que si hay oleaje puede ser algo complicado ver por dónde pisar y poner las manos.

 

1. Piscinas de Las Rosas en Punta Mujeres

En el pequeño pueblo de Punta Mujeres, caracterizado por sus casas blancas a un salto del mar y sus aguas turquesas, se encuentran unas piscinas naturales conocidas como Las Rosas.

Círculos imperfectos de roca donde se acumula el agua del océano Atlántico y donde la mano humana solo ha intervenido para colocar algunas escaleras de acceso.

La piscina principal se encuentra en medio del pueblo y tiende a ser la que concentra un mayor número de visitantes. Sin embargo, muchos desconocen que hay varias piscinas más, repartidas por unos 2 kilómetros en la costa de Punta Mujeres.

Piscinas naturales de Punta Mujeres
Piscinas naturales de Punta Mujeres

 

2. Los Charcones

Los Charcones de Janubio han ido ganando popularidad en los últimos años entre los canarios y los turistas que visitan el sur de la isla. Situadas en el municipio de Yaiza, a tan solo 2 km del faro de Pechiguera en Playa Blanca, este conjunto de piscinas naturales están formadas por decenas o cientos de pequeños charcos naturales.

Lo más complicado es llegar hasta ellas, ya que el acceso se hace a través de un camino sin asfaltar lleno de piedras, por lo que muchos coches ni siquiera serán capaces de dejarte en el punto de bajada. Mucha gente opta por dejarlo en la entrada y caminar hacia el litoral.

Para localizarlo, la forma más sencilla es ir hasta Playa Blanca y luego bordear Montaña Roja. A la izquierda de la carretera en dirección al mar verás una estructura de hormigón. En ese momento, la clave es ir despacio para no pasarte el pequeño camino de tierra que te lleva hasta allí. 

Una vez en la costa de la estructura llega la hora de descender. A la hora de bajar por los acantilados hay que tener mucho cuidado, ya que no hay un camino marcado, por lo que tendrás que ir apoyándote en las rocas mientras desciendes. 

Se trata de un buen sitio donde relajarse gracias a sus aguas en calma, con piscinas de distintos tamaños, formas y profundidades, pero es importante mencionar que en los días de mucho oleaje o viento pueden convertirse en un espacio poco seguro para el baño, ya que las olas pueden golpear con fuerza el litoral.

En cualquier caso, el mejor consejo es ir con mucha precaución y quedarse en los charcos más cercanos al interior, para evitar la fuerza de las olas.

Los Charcones
Los Charcones

 

3. El Charco del Palo

Para aquellos que buscan un charco en el que dejar el bikini a un lado, el Charco del Palo ubicado en el pueblito de Mala es una buena opción. 

Esta piscina natural nudista se compone de un total de tres círculos rocosos con aguas cristalinas y una arena clara llena de guijarros y piedras de color oscuro.

Para llegar hasta allí, tendrás que coger la carretera en dirección al norte de la isla y desviarte por la salida que lleva a Guatiza, a la altura de la gasolinera. Tras superar dicho pueblo, tendrás que girar a la derecha en cuanto veas la señal de “Mala”, luego es cuestión de seguir el camino que te lleve hasta la costa.

El Charco del Palo suele ser un lugar poco masificado, donde acuden principalmente personas en busca de un lugar donde poder sentirse “libres”.

Piscina natural del Charco del Palo
Piscina natural del Charco del Palo

 

4. La Cueva del Agua

Finalmente, en los Cocoteros, en la localidad de Guatiza, hay una cueva escondida llamada Cueva del Agua. Se trata de una cueva de rocas descubierta donde se filtra el agua del mar.

Para llegar hasta ella simplemente tienes que seguir el camino del Charco del Palo, pero antes de adentrarte de lleno en el pueblo de Guatiza tendrás que girar a la derecha en la Calle Faya, para llegar a la zona de los Cocoteros.

Puedes dejar el coche en la urbanización de Los Cocoteros y continuar a pie hasta la Cueva del Agua, son apenas unos 100 metros andando.

Además, esta es una de las pocas piscinas naturales donde podrás bucear un poco, ya que tiene una gran profundidad.

Cueva del Agua
La Cueva del Agua
LO MAS LEÍDO