24/Mayo/2019
Ástrid Pérez
20/01/15

Se desmontó la farsa

Se desmontó la farsa

El Gobierno de Canarias con su presidente a la cabeza ha celebrado, poco menos que con voladores, la información de la marcha de Repsol de las aguas próximas a Canarias donde llevaba a cabo sondeos petrolíferos. Una actitud que cuanto menos es irresponsable. Irresponsable porque se demuestra que no han entrado a analizar la gravedad de la situación, que no es otra que la pérdida de una oportunidad para diversificar la economía de nuestras Islas.

Irresponsable porque vuelven a utilizar argumentos torticeros para engañar a la opinión pública, como llevan haciendo con total desvergüenza. Decía el poeta inglés Alexander Pope: El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esta primera. Y esto es lo que le pasa al Gobierno de todos los canarios, la mentira solo la sostienen con más mentiras.

Por mucho que miro a las costas de Lanzarote y Fuerteventura no veo petróleo en sus orillas, el agua desalada sabe igual que antes de los sondeos, los turistas no han mermado, es más, el número de pasajeros ha crecido. ¿Dónde están las consecuencias negativas de las que ha venido hablando este Gobierno de Canarias? Ni uno de los argumentos esgrimidos se ha hecho realidad. Impacto medioambiental cero.

Ahora bien, ¿quién va a devolver a los canarios los millones de euros gastados por este Gobierno regional en sus campañas dirigidas de no al petróleo? De eso no se habla. Si tienen algo de dignidad, señores de este Gobierno, deberían devolver de sus propios bolsillos todo aquello que han hurtado a los canarios para realizar sus propias campañas electorales.

Tampoco puedo pasar por alto los insultos que han recibido miembros del Partido Popular y yo misma, por parte de un asesor pagado por CC y PSOE del Cabildo de Fuerteventura para instar a la opinión pública a agredirnos, llegando incluso a decirnos que nos marchemos de nuestra propia tierra. Una muestra más del ataque frontal ejercido por los partidos que dirigen el Gobierno contra la democracia y el pluralismo.

Visto lo visto es lícito que pida la disolución de la Oficina de Acción Global de Lanzarote y por extensión la del Comisionado para el Desarrollo del Autogobierno, cuya única función ha sido la de trabajar en exclusiva contra el Partido Popular.

Todo este chiringuito que montaron les ha venido muy bien a muchos, pero sobre todo a este Gobierno que con el carnaval que armaron han tenido la justificación de oro para desviar la atención de los ciudadanos de los verdaderos problemas de Canarias.

¡Pero no se han dado cuenta del flaco favor que le han hecho a las Islas! Sus alharacas se han hecho oír en el exterior, pero ¡no se han percatado de que las grandes empresas se pensarán mucho la posibilidad de invertir en nuestras Islas!, y esa dimensión, ustedes no la han calibrado.

Mientras se han jactado de amenazar con una consulta, con encuestas dirigidas, con disputar las decisiones de los magistrados, encargos de estudios, pagar marchas y encuentros, viajes con ningún fin, con publicidades engañosas, e incluso, crear alarma y sembrar el miedo.

Ahora ya no tienen justificación. Lo justo sería que empezaran a invertir el mismo empeño y el mismo dinero en la atención en las urgencias, las imágenes de personas en los pasillos de los hospitales son denigrantes y son responsabilidad de este Gobierno; que empezaran a trabajar por las personas sin recursos, para que puedan tener un techo digno; que sus asesores trabajaran por buscar fuentes para la creación de empleo y muchos más problemas. Se les han acabado las excusas a este Gobierno, pero claro, ahora resulta que sus principales dirigentes están viendo el cartel de salida y ya poco les importa lo que le ocurra a los canarios. Ni siquiera se acuerdan de que en las costas de nuestro vecino, Marruecos, las prospecciones sí continúan adelante.

Sinceramente, el saldo de este Gobierno regional es muy pobre, irresponsable, oscuro en sus intenciones, e incluso antidemocrático y pasará a la historia como uno de los más negros para la sociedad canaria. Pero les aseguro que desde el Partido Popular vamos a seguir trabajando en la búsqueda de nuevos recursos y salidas para que nuestro pueblo porque la responsabilidad y la democracia son nuestros signos distintivos.

Astrid Pérez Batista, Presidenta del Partido Popular de Lanzarote

 

 

 

Comentarios