24/Jun/2018

AFIRMA QUE EN LA MÚSICA "TODO SON GASTOS" Y QUE "NO HAY MUCHAS BECAS EN ESPAÑA"

Un lanzaroteño consigue plaza en el Conservatorio de Viena y busca sponsor "para sobrellevar los costes"

Pablo Araya se ha alzado con la "única plaza" en la cátedra de la reconocida violinista Dominika Falger entre "más de una veintena de aspirantes procedentes de diferentes partes de planeta"

 

Un lanzaroteño consigue plaza en el Conservatorio de Viena y busca sponsor "para sobrellevar los costes"

Se llama Pablo Araya Betancort, toca el violín desde los ocho años, y acaba de conseguir a los 20 la "única plaza" para entrar en el Conservatorio de Viena en la cátedra de la reconocida violinista y pedagoga Dominika Falger entre "más de una veintena de aspirantes procedentes de diferentes partes de planeta" como Taiwan, Corea, Japón, Alemania y Polonia. Este arrecifeño busca sin embargo poder "acceder a una beca o conseguir un sponsor para sobrellevar los costes de su instrumento así como los que supone vivir en una ciudad como Viena".

"Yo empecé violín a los ocho años, aunque con la música desde los cinco más o menos. Entré al conservatorio aquí y después a los 18 me fui a Tenerife y entré en el Conservatorio Superior de Música de Canarias con el profesor Branimir Hristov", cuenta este joven, que en este curso se trasladó a Viena de Erasmus, donde ahora ha conseguido plaza para quedarse allí estudiando. "Sólo se ofertaba una plaza y estaba difícil, pero al final lo conseguí y estoy muy contento", señala. 

Para Pablo Araya, estar en Viena es muy importante. "Porque Viena en sí es música, Bethoven, Strauss, todo es música aquí y el Conservatorio en sí tiene un nivel, está en el top mundial. Y aquí estoy con Dominika, que ha ganado concursos y tiene un currículum totalmente envidiable, por lo que estoy muy contento de ser su discípulo".

 

"Sólo unas cuerdas de violín valen 90 ó 100 euros"


Sin embargo, este arrecifeño apunta que "el mundo del arte en general es bastante caro". "El instrumento, el mantenerlo, las cuerdas, las revisiones, las partituras, los libros, todo son gastos. Luego tiene que cambiar el instrumento porque necesitas uno mejor y llega un momento que son muchísimos gastos", detalla. Por ello, y porque "Viena es además una ciudad carísima", Pablo quiere conseguir una beca o un sponsor para sobrellevar los costes. 

pabo araya violinista 2

Y es que, este arrecifeño recibe ahora dinero de la beca Erasmus, pero afirma que lo que percibe prácticamente sólo da "para sobrellevar los costes de una ciudad como Viena". "Pero para mantener el instrumento, el material, no da ni de broma. Sólo unas cuerdas de violín valen 90 ó 100 euros", precisa. Además, el dinero sólo se otorga durante siete de los 10 meses que dura el Erasmus, por lo en breve se quedará sin esta parte de los ingresos y, aunque "por suerte" apunta que siempre tiene ayuda de su familia, insiste en que los gatos de vivir en Viena y los que debe afrontar para desarrollar sus capacidades como artista son "numerosos". 

En este sentido, Pablo señala que "siempre" ha trabajado para costearse los gastos de su instrumento, pero ahora considera "fundamental" la búsqueda de ayuda para poder "concentrarse al máximo" en sus estudios y obtener "un mayor rendimiento", pues apunta que el nivel de exigencia es cada vez mayor.

"Yo en Tenerife tocaba en orquestas, conocía a la gente y me iban saliendo bolos e iba tocando y ganando mi dinero. Y para comprarme mi instrumento estuve tocando en la calle y con eso pude ahorrar algo. ¿Qué pasa? Que ahora no tengo ingresos en ese sentido y que tampoco me quiero poner a buscar un trabajo aquí en Viena, porque creo que lo que tengo que hacer es estudiar y si me pongo a tocar por ahí no voy a sacarle el máximo rendimiento a mis estudios", señala Pablo,que explica que "la música requiere muchísimas horas de estudio". "Como mínimo de cinco al día a ocho o nueve o incluso más, aunque eso ya es volverse loco", precisa. 

 

Pocas becas en España y "mucha competencia"


En este sentido, este joven lanzaroteño se queja de las pocas becas que hay en España, y especialmente en Canarias. "En Europa hay muchísimas asociaciones y fundaciones y ayudas y becas para estudiantes destacados, pero en España no hay muchas, y en Lanzarote, en concreto, no hay porque el Conservatorio no es reglado en enseñanzas profesionales. Por lo cual, no se sabe el nivel que hay y no hay premios de excelencia por ejemplo, cosa que en Tenerife sí hay, que es a lo más que aspiras como músico en Canarias como beca, como premio. Y a nivel nacional sí hay becas, pero pocas, no como en Europa, y hay muchísima competencia", concluye. 

 

Un amplio currículum con tan sólo 20 años 


Pablo Araya inició sus estudios musicales a la edad de cinco años y a los ocho comenzó sus estudios de violín en la Escuela de Música del Cabildo de Lanzarote de la mano de José Manuel Hernández Alfaro, actuando durante esta primera etapa "como solista de la orquesta de dicho centro en diversas ocasiones". 

En 2015 accedió al Conservatorio Superior de Música de Canarias bajo la tutela de Branimir Hristov, siendo en este curso 2017/2018 estudiante de intercambio dentro del programa Erasmus en el Conservatorio de la ciudad de Viena, en el cual, tras haber audicionado con éxito en febrero 2018, proseguirá sus estudios en la cátedra de la reconocida internacionalmente como violinista y pedagoga Dominika Falger.

Pablo Araya es miembro de la Joven Orquesta de Canarias (JOCAN), así como de la Orquesta de la JMJ Madrid y de la MUK Symphony Orchestra. Ha formado además parte, según cuenta, de las orquestas 'Sinfonietta de Canaria's (como concertino) y 'Ópera de Canarias', actuando en salas de concierto como  el Teatro Guimerá (Tenerife), el Teatro Leal de La Laguna, el Paraninfo de la ULL (Tenerife), Ael uditorio Afredo Kraus (Gran Canaria), el Auditorio Principe Felipe (Oviedo), el Kursaal de San Sebastián, el Auditorio de la Universidad de Navarra (Pamplona) yel  Radiokulturhaus de la Radio Nacional de Austria (Viena) entre otros.

Además, este joven lanzaroteño ha colaborado con diversos festivales en el panorama canario, como son el Festival de Zarzuela de Canarias, el festival de Música de Canarias, el Festival de Música de Cine de Canarias (FIMUCITÉ), así como el Festival de Música Religiosa de Canarias como miembro de Ensemble Canarias Galante, formado por Sergio Oramas, Mark Peters, Satomi Morimoto y Pablo Araya.

 

Destaca que ha recibido clases de profesores "de gran prestigio"


A lo largo de su carrera artística, apunta que ha recibido clases de profesores "de gran prestigio", dentro de los que destaca Sergey Teslya (Escuela Superior de Música Reina Sofía), Lara Lev (Julliard School of Music and Drama of Nueva York), Dominika Falger (Musik und Kunst Privatuniversität der Stadt Wien), Mario Hossen (New Bulgarian University of Sofia), Michael Frischenshlager (University of Music and Performing Arts of Viena), Raluca Dobre (George Enescu Music University of Bucarest), Macarena Pesutic, Rainer Hornek y Wladislaw Winokurov .

En el ámbito orquestal, destaca que ha trabajado con Amayak Dourgarian, Yuri Nasushkin, Lluis Vila Casañas, Gregorio Gutierrez, Hugo Carrio, Juan Mira, José Maria Vicente, Harmut Pascher, Timuraz Jianikasvili, Víctor Pablo Pérez, Anne-Marie North, Borja Quintas y Andreas Stoehr. 

 

 

 

En esta sección
Comentarios