Un Juzgado de Arrecife perdona una deuda de 50.000 euros a un matrimonio que se endeudó por ayudar a familiares

Contaron con el apoyo de la Asociación de Ayuda al Endeudamiento, que primero intentó llegar a un acuerdo con los bancos y al verlo rechazado, recurrió a esta vía judicial, en base a la Ley de Segunda Oportunidad

Juzgados de Arrecife
Juzgados de Arrecife

El Juzgado de Primera Instancia Número 5 de Arrecife ha perdonado una deuda de 50.000 euros a un matrimonio que había solicitado créditos "para ayudar a algunos familiares".

Según ha explicado la Asociación de Ayuda al Endeudamiento, que es quien ha llevado este pleito, este matrimonio gozaba de “una situación estable”, ya que ambos "eran trabajadores por cuenta ajena y con unas deudas controladas, lo que les permitía pagar de forma regular". Por este motivo, desde la Asociación aseguran que "se aventuraron" a ayudar a otros miembros de su familia.

No obstante, apuntan que al no mejorar la situación económica de esos allegados, “los impagos de las cuotas mensuales no tardaron en llegar”. “Las reclamaciones eran hacia su persona y entonces el monto total se les hacía muy difícil de compatibilizar”, detallan.

Desde la asociación explican que fue entonces cuando empezaron a informarse sobre la Ley de la Segunda Oportunidad. “El matrimonio acudió a la Asociación de Ayuda al Endeudamiento, entidad de ámbito nacional especialista en este proceso", y los abogados del colectivo "recomendaron su tramitación”.

La asociación señala que su principal duda era “si podían optar a este proceso a pesar de los ingresos”. “Para conocer la insolvencia de una persona no se miran los ingresos, si no la capacidad que tiene la persona para afrontar esas deudas. En este caso, suponía el 70% de las nóminas, por lo que no había ningún tipo de duda”, explica el abogado de la entidad, Pepe Domínguez.

Desde la asociación detallan que los pasos a dar para la obtención de la sentencia favorable son claros: “el primero es intentar un acuerdo con los acreedores y, si estos rechazan, solicitar el perdón de todo”.

Así, los letrados presentaron primero “el preconcurso de acreedores”, dando inicio a este periodo de negociación, en el que "podían dejar de pagar a todos los acreedores y, además, no ser embargados".

Según señalan desde la asociación, el intento de acuerdo presentado en notaría “no salió adelante ante la negativa de los bancos”. “Al estar reflejado en dominio público, constataba que los deudores habían puesto de su parte para abonar parte de la deuda, cosa que los acreedores no aceptaron”, explica. 

La Asociación de Ayuda de Endeudamiento aclara que esto, “más que un fracaso, sirvió de ayuda a los deudores, ya que tenían en el derecho de presentar la solicitud del perdón de las deudas", que ahora ha sido aceptado por el Juzgado de Primera Instancia Número 5 de Arrecife.

La sentencia destaca que para poder acogerse a esa exoneración, debe tratarse de "deudores de buena fe", que no hayan sido condenados en sentencia firme por delitos económicos y que "hayan intentado celebrar un acuerdo extrajudicial de pagos en vía notarial, aunque sin éxito", lo que considera que concurre en este caso. 

Así, los bancos ya no podrán reclamarle esa suma a este matrimonio, aunque sí podrán hacerlo a otras personas que estén "obligadas solidariamente" o que hubieran sido fijadores o avalistas de los créditos.

LO MAS LEÍDO