Los rastreadores militares se retiran de la vigilancia de covid en Canarias

De los efectivos del Ejército que se desplegaron por las islas, 12 estuvieron trabajando en el Hospital Molina Orosa de Lanzarote

EFE

Militares se incorporan al Hospital Molina Orosa como rastreadores de coronavirus
Militares se incorporan al Hospital Molina Orosa como rastreadores de coronavirus

Los miembros de las Fuerzas Armadas que colaboraban con la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias en la vigilancia epidemilógica de la covid-19 se retiran de esas tareas tras 18 meses de trabajo, ante la mejora de la situación, según informa el Mando de Canarias.

En un comunicado, el Ejército de Tierra subraya que su contribución a esas tareas de rastreo de contagios solo se suspende, porque sus unidades están dispuestas a sumarse de nuevo a ellas "en cualquier momento" si fuera necesario.

Asimismo, recuerda que también han participado en la lucha contra la covid-19 con seis equipos móviles de vacunación, que han colaborado con Sanidad en Tenerife y Gran Canaria.

Durante la llamada "misión Baluarte", las Fuerzas Armadas han llegado a desplegar en las islas hasta 68 rastreadores, y en estos momentos seguían operativos 36.

A lo largo de estos 18 meses los rastreadores militares se han integrado en equipos sanitarios de Lanzarote (Hospital Molina Orosa), Fuerteventura (Hospital General y centros de atención Primaria de Puerto Rosario y Corralejo), Gran Canaria (Biblioteca Municipal y Dirección de Salud Pública) y Tenerife (Recinto Ferial y Dirección de Salud Pública). Y, durante la sexta ola, también desempeñaron su trabajo en el Hospital General de La Palma.

Tanto los Equipos de Rastreadores como los Equipos Móviles de Vacunación han estado formados por personal del Ejército de Tierra, del Ejército del Aire y de la Armada.

Así, del Ejército de Tierra han participado más de 120 militares en labores de rastreo, y 15 militares formando parte de los Equipos de Vacunación; del Ejército del Aire han participado 12 rastreadores que han prestado apoyo en Lanzarote, además de cuatro militares que han conformado un equipo de vacunación en Gran Canaria; y la Armada ha proporcionado 30 militares en labores de rastreo en la Biblioteca Municipal de Las Palmas de Gran Canaria.

Los rastreadores militares en Canarias han intervenido en más de 44.000 casos positivos por PCR de covid-19, que han supuesto unas 56.500 llamadas a contactos estrechos y 39.700 llamadas de seguimiento de casos o contactos, además de proporcionar cerca de 9.800 citas para vacunación.

Los equipos móviles de vacunación han inoculado 12.220 vacunas en las islas, 4.666 en Gran Canaria y 7.554 en Tenerife. 

LO MAS LEÍDO