La historia de Iván, un joven con discapacidad que denuncia que se le "impide" asistir al instituto

Este lanzaroteño de 17 años ha tenido que dejar de ir a clase en el IES César Manrique porque "no pueden darle el cuidado que necesita": "Están vulnerando el derecho de mi hijo a una educación", afirma su madre

El joven Iván Páez, que sufre una distrofia muscular de Duchenne
El joven Iván Páez, que sufre una distrofia muscular de Duchenne

"Están vulnerando el derecho de mi hijo a una educación". Estas son las palabras de la madre de Iván Páez, un joven lanzaroteño de 17 años con una discapacidad motora, que ha tenido que dejar de asistir a clase porque en el centro donde estudia "no pueden darle el cuidado que necesita". Su madre reclama que su hijo pueda estudiar como cualquier otra persona y denuncia "dejación" de funciones por parte de Educación, aunque desde la Consejería lo niegan.

Iván padece distrofia muscular de Duchenne, una enfermedad degenerativa que le diagnosticaron cuando tenía cinco años y que le llevó con ocho años a quedarse "en silla de ruedas", según cuenta su madre, Yarely Páez. Cursó la educación primaria en el CEIP Capellanía del Yágabo, donde su madre apunta que  "si que pudieron poner todos los medios para las necesidades que él presentó en su día, que son diferentes a las actuales dado el empeoramiento de salud".

Al acabar sus estudios de primaria fue derivado al IES César Manrique, que es el centro de secundaria habilitada en Arrecife para atención motora preferente y en el que estudia actualmente. Allí, según relata su madre, cursó con normalidad el primer curso de la ESO y, dadas las dificultades para el aprendizaje que le fueron detectadas, luego pasó a cursar el Programa de Mejora del Aprendizaje y del Rendimiento (PMAR).

Con la llegada de la pandemia, "por su estado de salud" decidieron que Iván dejara de asistir a clase. "Era un paciente de alto riesgo y al no estar vacunado decidimos que permaneciera en casa trabajando, recibiendo sus clases online, para que no tuviera ningún problema de contagio hasta que recibiera su vacuna", apunta. 

 

Unas curas que no pueden realizarle en el centro 

Ahora, un año después, Iván "ya recibió la vacuna" y el lunes de la pasada semana regresó a clase. "Aguantó todo el día, vino muy motivado, con ganas de volver, y entusiasmado de ver a los compañeros y a los profesores y de volver a su vida normal", señala Yarely, quien afirma que, sin embargo, un día después, surgieron los problemas. Y es que, según explica, el estado de salud de su hijo "ha empeorado" y ahora lleva "un apósito en un costado, por una malformación que tiene en la espalda fruto de su enfermedad, que muchas veces se le cae y que hay que colocárselo o cambiárselo por otro", y esto fue lo que ocurrió el martes. 

Entonces, Yarely afirma que recibió una llamada de la dirección del centro para que recogiera a su hijo. "Pretendían que yo saliera de mi trabajo a cambiarle el apósito porque alegan que no entra dentro de sus funciones como auxiliares; que eso es un trabajo de enfermería, con toda la razón del mundo", señala. 

Desde entonces, afirma que su hijo se encuentra en casa sin poder asistir a clase, porque el centro no dispone de personal para atender las necesidades de su hijo. Además, asegura que, como consecuencia de lo sucedido el martes, Iván sufrió "una ulcera por presión" y que ahora sus problemas de salud "se han incrementado". Así, apunta que ahora mismo ni siquiera puede estar sentado mucho tiempo y que ello le impide incluso hacer las tareas en casa. 

"Él ya hizo entender a sus profesores que no iba a acudir a clase por la situación que está viviendo y depende del tiempo que pueda sentarse, hará más o hará menos, porque ahora es lo que su cuerpo le permita hacer. Al producírsele esta úlcera, tenemos que tener más cuidado", señala. 

"Pero él tiene unas ganas enormes de volver a clase, de seguir su vida normal", apunta Yarely, que lo que reclama es que se dote al centro de un auxiliar de enfermería  que pueda atender a su hijo para que pueda volver al instituto. Algo que defiende que "es un derecho".

Al respecto, afirma que ya hizo una petición al centro "tiempo atrás", pero considera que "hicieron caso omiso" o que "bien el centro, bien el inspector o en su caso la autoridad educativa ha hecho dejación de funciones", ya que "no" le han dado una solución. "Ya no es un llamamiento por Iván, es por lo que vendrán detrás con situaciones similares", señala Yarely, que considera que "no es justa" la situación por la que está pasando su hijo. 

"Nosotros no podemos elegir ni centro, porque solo hay uno preferente motórico. Nos lo asignan, y si nos lo asignan nos tienen que garantizar, sobre todo a ellos, que el tiempo que estén allí tendrán cubieras sus necesidades. Yo creo que el que no quiera ver esto es porque es ciego o porque no le toca de cerca, pero hay que ser solidarios y además, ya que estamos tanto con la ley, por ley le pertenece y no le están dando ese derecho, se lo están quitando", añade.

Así, esta madre reclama una solución para su hijo. "Pero yo no quiero que la solución se la den el próximo año, yo quiero que se la den ahora, que es cuando está el problema", reivindica. 

 

La Consejería de Educación niega "dejación"

Por su parte, desde la Consejería de Educación afirman que no supieron de la nueva situación de Iván hasta que éste regresó al centro la semana pasada. "No se supo antes", han manifestado, negando que les hubiera llegado una petición anteriormente para dotar al centro de un auxiliar de enfermería.  

Además, han manifestado que en estos casos, las solicitudes tienen que estar "justificadas" mediante "un informe médico", que la madre "ha entregado este martes". 

Así, han negado que haya habido "dejación" de funciones. De hecho, han manifestado que, tras tener conocimiento la semana pasada de la situación de Iván, "el inspector se fue a trabajar junto con la dirección del centro para buscar una solución, que pasa por buscar alternativas para ese niño". 

En este sentido, han afirmado que se le ha ofrecido formación online a Iván "para evitar los traslados" por su "delicada situación de salud" y que "ha sido desestimada por parte de la familia". Ahora, Educación afirma que se estudiará si dotar al centro de un auxiliar de enfermería, aunque en Educación no se sabe cuándo podría llegar esta solución si así se estimara. "Porque ahora, auxiliares de enfermería, con pandemia, no hay en el mercado, en paro", han trasladado. 

LO MAS LEÍDO