22/sept./2019
Sigfrid Soria
19/06/19

6.215 privilegiados

 

Según el Artículo 14 del Título I de la Constitución de España, todos los españoles somos iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. La primera obligación derivada de este Artículo es que el voto de cualquier español debiera valer lo mismo que el de otro español.Principio del formulario

Este artículo de opinión va sobre cómo en una parte de España se revienta este precepto de la Carta Magna, va sobre que en Canarias un español que vive en La Gomera es superior a otro español que vive en Lanzarote, Gran Canaria o Tenerife y que esa superioridad condiciona radicalmente la realidad socio política del archipiélago. Me propongo difundir una asimetría democrática por injusta, difundir este hecho insostenible para que todos los españoles conozcan que no todo cuanto ocurre en Las Afortunadas es bueno.Final del formulario

La Ley D’Hont es un método de asignación de escaños que de alguna manera vulnera el Artículo 14, aunque la perversión es baja y en todo caso inferior a los promediados, proporcionales y racionales resultados que se obtienen. Además, este sistema es utilizado en todo el territorio nacional, con lo que el perjuicio democrático es soportado por igual por todos los españoles en cualquier parte de España.

Sin embargo y volviendo al caso de Canarias, inaudito es que los 6.215 españoles que votaron a Agrupación Socialista Gomera tengan 3 escaños en el Parlamento de Canarias y los 22.021 españoles que votamos a VOX no tengamos ni un escaño. Asimismo, y también comparando con los 3 escaños de ASG, es igualmente sorprendente que los 65.830 españoles que votaron a Ciudadanos tengan 2 escaños en la Cámara canaria.

En este análisis no intervienen los prejuicios que yo pueda tener a favor de VOX y en contra del veleta naranja, que los tengo; solo interviene el principio democrático una persona un voto. Tampoco me condiciona el hecho de que el líder de ASG sea un cacique borracho y putero que alardea de que ni siquiera paga los servicios de las putas con las que alterna y que, incluso, afirma que se mea en ellas mientras agrede a la policía. No, no estoy influido más que por el cabreo que tengo como español al ver que Casimiro Curbelo, con 6.215 votos, sea el tipo más influyente de Canarias y el que va a decidir qué gobierno vamos a tener los canarios.

Y, cuidado que no se me interprete mal, los españoles gomeros se merecen recursos económicos de todos los canarios y de todos los españoles que compensen su lejanía, aislamiento y precarios servicios, pero, dichos recursos deben venir de los presupuestos canarios y estatales y no porque su voto valga más que el voto de cualquier otro español.

En Canarias la inmensa mayoría de los canarios, más de dos millones, estamos secuestrados y chantajeados por 6.215

Por Sigfrid Soria

Comentarios