20/sept./2019
Marcos Bergaz
30/04/19

Quinientas noches después

Quinientas noches después

Pocos discutirán que el Fortnite nos tiene hablando solos a más de uno, al igual que les ocurre a los alumnos, profesores y familias que venían disfrutando de la Escuela de Música o del plan cultural de Teguise. 

El famoso juego porque engancha más que educa a poco que no controlemos su uso. ¡Cuánto echamos de menos los padres a Mario Bros! Y a los segundos porque desconocen cuándo empezarán sus clases suspendidas desde hace meses. Faltó gestión, por mucho que busquen en la Ley de Contratos a la culpable, como repetidamente hace el actual gobierno de Teguise con las obras prometidas, con los contratos de suministros no formalizados, con la Escuela de Música y el Plan cultural. 

Es la Ley dicen y escriben con una prosa cuanto menos sorprendente “la entrada en vigor de la nueva Ley de Contratos del sector público ha supuesto un cambio radical, no sólo en la manera de entender y aplicar las políticas cercanas del día a día, sino en la complejidad de los procedimientos administrativas”.

Esto, cuando la citada Ley 9/2017 entró en vigor el 9 de marzo de 2018. Sí, hace más de un año, año y medio si tenemos en cuenta que vio la luz en noviembre. Pero lo fácil, en un grupo de gobierno de doce concejales es achacar los males a esa perversa ley, a esos nuevos procedimientos aunque haya pasado las “quinientas noches” de Sabina desde su aprobación. Mientras esto ocurre, los alumnos, profesores y familias esperan a que anuncien la fecha de comienzo de las clases o tengan la transparencia de decir que, este curso, y ya estamos a finales de abril, ni la escuela de música, ni las actividades del plan cultural serán posibles. 

Una lástima, más aún cuando “por el norte y por el sur, por el este y por oeste también” como canta Mestisay, todos estamos de acuerdo en la necesidad de continuar con estas actividades en el Municipio. Una prioridad que debería ser innegociable para el actual Gobierno y que no han sabido gestionar. Porque por mucho que achaquen a la nueva ley, de hace más de un año repito, las culpas de todo, lo cierto es que se echa de menos un poco de autocrítica en un asunto que conocían desde hace demasiado tiempo. 

Hoy, cuando los perjudicados están cansados de tanta promesa incumplida, cuando nos piden que continuemos denunciando la situación les digo que sobran las excusas y que en Teguise se pueden hacer más y mejor las cosas. Por suerte, esto se puede cambiar y el tiempo de la alfarería, los timples, el corte y confección, las guitarras o el ballet puede volver. En mayo tienes la oportunidad. Haz que pase.

Por Marcos Bergaz candidato por el PSOE a la Alcaldía de Teguise

 

Comentarios