La Avenida: tráfico, comercio y vecinos

Euardo Núñez González

La zona centro de nuestra capital y en general todo Arrecife, se encuentra en un momento de cambio importante, pues las obra de remodelación de la avenida ponen de manifiesto la necesidad de una adaptación de nuestra ciudad a la nueva realidad, que no puede ser otra que construir una capital sostenible, acorde con los conceptos urbanos propios del siglo XXI.

Ya finalizadas las casi eternas obras, es el momento de de preguntarnos ¿Y ahora qué, cómo se va ordenar todo? Pues todos los intereses son legítimos y deberían, en la medida de lo posible, ser tenidos en cuenta.  Pero vayamos por partes. Respecto al tráfico, señalar que casi todas las ciudades que cuentan con una bella marina, y la de Arrecife es preciosa, tienen esa zona peatonalizada o casi (transporte público, vecinos y servicios), de este modo la mejor parte del frente marítimo queda para el pleno disfrute ciudadano, lo que representa un activo para la localidad. El tráfico rodado indiscriminado en doble dirección es imposible, pues la calzada es muy estrecha y choca de lleno con el más elemental concepto de sostenibilidad. Tampoco veo recomendable la circulación en un solo sentido, creo que la ciudad es para las personas, no para los coches. Debemos desterrar conceptos propios del siglo pasado, que hoy día ya no tienen cabida, como pasear por la avenida "en coche" o aparcar en la puerta del comercio en el que pensamos comprar.   

El tráfico en la avenida, se enmarca en un concepto más amplio que es la movilidad en  el centro de Arrecife, que pasa por un buena planificación del flujo de vehículos y por una mentalización de vecinos y visitantes de movernos caminando por la zona centro, que por otra parte ya en muchas ciudades es prácticamente peatonal. El problema del aparcamiento está presente y son los poderes públicos quienes han de resolverlo.

Respecto al comercio comentar, que el paseo peatonal que viene desde el puerto del Los Mármoles, presumiblemente traigan muchos turistas al centro, lo que posiblemente reavivará esta actividad. Los comerciantes de la zona centro debe mentalizarse que ya no es como antaño, que su supremacía era indiscutible. Ahora existe una fuerte competencia de zonas externas y deben reinventarse para poder rivalizar. Pruébese, por ejemplo a captar turistas en el muelle de cruceros u otras actividades de atracción los días de mayores posibilidades de ventas. En este punto la colaboración institucional se hace imprescindible.  

Un colectivo específicamente afectado, son los vecinos tanto de la avenida como de calles cercanas, pues disfrutarán o padecerán de un modo directo la nueva ordenación. Pero además, se han eliminado prácticamente todos los aparcamientos de la zona (los situados frente a la Delegación del Gobierno, frente al Parador y Parque Ramírez Cerdá, se ha disminuido los del Almacén……). Son muchas las viviendas de esta zona que no cuentan con garaje, situación que ahora se ve agravada por esta remodelación. Ni una sola palabra se ha dicho sobre la situación sangrante en la que se coloca a estos vecinos. En todas las ciudades donde se ha llevado a cabo remodelaciones parecidas, se dan alternativas de aparcamiento para este colectivo, y en este caso la más evidente es ofertar aparcamiento con un descuento por ser vecino de la zona, en el parking municipal de las Islas Canarias, donde el Ayuntamiento tiene participación. No se puede dejar a los directamente afectados totalmente fuera de juego y a los pies de los caballos de la iniciativa privada.  

Y termino hablando de coches. Una de las máximas del desarrollo urbano sostenible es la peatonalización, pero esta lleva aparejado el aparcamiento. Hay que prever esta realidad, proporcionando este servicio a la entrada de las zonas peatonalizadas a precios asequibles que hagan apetecible su utilización. Todas las ciudades que intentan proyectarse al siglo XXI, ya han implantado este modelo.

 

*Eduardo Núñez González, vecino de Arrecife.

LO MAS LEÍDO