19/Nov/2018

Recobremos el deporte como fuente de bienestar para los arrecifeños

Recobremos el deporte como fuente de bienestar para los arrecifeños

Llevar una vida saludable es un deseo contemporáneo al que aspira la mayor parte de la población. Y la ciudad —la forma de sus calles, los servicios que es capaz de brindar, el aire que se respira en ella, el paisaje del que se disfruta—es una parte másdel sistema de lo saludable. Una ciudad moderna debe ofrecer soluciones para la salud de sus habitantes, porque si no está condenada al fracaso.

Es sabido que Canarias, y Lanzarote no es una excepción, posee un grave problema en relación con la salud. La diabetes y las enfermedades coronarias mantienen una prevalencia mayor que en el resto del estado. Hace sólo unos meses que el diario El País abría sus páginas de sociedad con un artículo titulado «¿Por qué el corazón de los canarios se rompe cuatro años antes?». Entre las causas aportadas por los especialistas se encontraban la obesidad, la desigualdad y el sedentarismo. Si Arrecife persigue transformarse en la ciudad con mejor calidad de vida de Canarias, ahí tiene tres enemigos a los que batir. Por supuesto que el deporte y la actividad física no son la única solución, y que fenómenos como la desigualdad requieren de medidas de choque muy urgentes en la capital, pero igualmente parece claro que la práctica deportiva y el llevar una vida activa son acciones que combaten esa hidra de tres cabezas.

Arrecife cuenta con una de las bases deportivas más importantes de Canarias. Sus casi 60 clubes deportivos y los más de 3.000 chavales que participan cada tarde en la práctica de sus muchas disciplinas, nos convierten en un referente en las Islas. Más aún si nos acercamosa la tradición de nuestros clubes en las distintas disciplinas y modalidades: Arrecife cuenta, también en lo deportivo, con una historia repleta de éxitos y alegrías.

Esa trayectoria ejemplar es sólo una más de las razones por las que el deporte no puede abandonarse a su suerte por la falta de interés del gobierno municipal, porel desapego en el cumplimiento de los compromisos económicos establecidos con los clubes, por el estado deficitario de las instalaciones deportivas o por la suspensión sistemática de eventos que, la mayor parte de las veces, han sido preparados con mucha ilusión por los propios deportistas. Se empieza a implantar en la Arrecife deportiva un clima de desasosiego y abandono parecido al que sufre el resto de la ciudad. Por ejemplo, que aún se mantengan en las instalaciones deportivas aquellos carteles que a principio de legislatura dejaban leer «Arrecife con el deporte», parece una broma de mal gusto.

Debemos construir una estructura en la que nuestros clubes y escuelas sean motor principal de la práctica deportiva, pues son un medio idóneo para la construcción de una sociedad más sana, integrada y participativa. La administración debe facilitar cuanto sea posible la labor de ese tejido asociativo y posibilitar las mejores condiciones posibles para el desarrollo de una gestión que, en la mayoría de las ocasiones, se realiza de forma desinteresada. Esta idea debe traducirse en instalaciones deportivas modernas y gestionadas con eficiencia y eficacia, en el cumplimiento ágil de los compromisos económicos y en el respaldo institucional para los nuevos proyectos que respondan al interés general. Estos deberían ser los cimientos mínimos para que el deporte en Arrecife se equilibre con la importancia de sus deportistas y la familia deportiva.

Es tiempo de ilusionar, de construir, de poner las bases para mejorar las cosas y de animar a los colectivos y deportistas de Arrecife a trabajar de la mano para alcanzar, entre todos, el espacio que merecemos. Y creemos que en ese empeño el deporte base debe ser el centro de la acción de lo público. Una base cuidada, con la financiación adecuada y con las infraestructuras propias de la capital que queremos ser. Debemos, además, procurarnos un sistema de gestión y de subvenciones puesto al servicio de los ciudadanos y no al servicio de la propia administración. La sencillez y la claridad no están reñidas con la eficacia, muy al contrario, son aliadas de un modo de hacer que resuelve problemas y garantiza derechos y transparencia. La aportación pública a los clubes y entidades debe fijarse de modo claro, al inicio de la temporada y en función de los proyectos y los méritos de los clubes que cada tarde contribuyen en la educación de los niños y los jóvenes. Esa idea de una gestión simplificada debe ser una prioridad municipal. Logremos que la burocracia deje de ser la excusa para impedir hacer cosas, logremos que se convierta en un sistema ágil y sencillo, al alcance de todos.

Lanzarote es un referente mundial del deporte, con pruebas de gran repercusión internacional. Arrecife debe recuperar liderazgo en ese campo y volver al patrocinio de actividades, equipos y eventos. Una Arrecife del deporte que se posicione como referente insular, nacional e incluso internacional. Tenemos las personas, tenemos el clima y parte de las instalaciones que se necesitan para convertir esta propuesta en realidad. Necesitamos que ese entusiasmo se contagie a la institución y a los que tienen la responsabilidad de gestionar.

Comenzamos hablando de vida saludable y hemos hablado de deporte. Pero, como sabemos, lo saludable es mucho más que la competición. Lo saludable es una manera mejor, más amable, más propicia y más activa de vivir. Por lo tanto, además del deporte reglado y competitivo, debemos crear entre todos los medios y las infraestructuras que inviten a la práctica libre y placentera de los modos saludables de vivir. Debemos apostar por habilitar espacios que faciliten la actividad al aire libre. Instalaciones abiertas y públicas para la práctica del andar, del correr, del pedalear, del patinar. Infraestructuras que integren el hermoso paisaje de la ciudad, que incorporen la más bella marina de las Islas, que agreguen arbolado, sombra y suelos propicios al ejercicio, que reunifiquen la ciudad tejiendo una sola red con todos los barrios. Independientemente de la edad, del sexo, de la condición física… Una ciudad en la que apetezca estar, en la que apetezca vivir, en la que apetezca permanecer activos. Paseos, circuitos de entrenamiento, canchas polivalentes, gimnasios al aire libre, parques infantiles, skatepark, bicicarriles, etc. deben inundar Arrecife. Consigamos hacer de la capital la primera ciudad plenamente ciclable de Canarias, la primera ciudad que se mueva mayoritariamente en bicicleta.

¡Lanzaroticemos Arrecife! ¡Recobremos el deporte como fuente de bienestar para los Arrecifeños!

 

Por Echedey Eugenio, Candidato de Coalición Canaria a la Alcaldía de Arrecife

 

Comentarios