21/Ago/2018

Patera en Las Caletas 

Patera en Las Caletas 

La mar entra en la barca hasta hace unas horas llena de vida, un hilo de esperanza y miedo.

La barca ahora ya está vacía y las olas la mecen y la golpean. Herida de muerte, definitiva e irreversible, no hará más viajes. La barca, donde viajaron anhelos endulzados, se rompe. Choca contra agrestes rocas, contra voces feroces que atraparon en su huida  suicida: mujeres, niños, hombres.

La barca que transportaba miedo más inmenso que la noche y el océano aparcó debajo de mi ventana con café humeante. No oí sus pasos sigilosos, ni sus sombras presurosas. 

Es el miedo el que llama y más miedo el que responde, a la caza de esos pasajeros que llevan días enteros sin pegar ojo, con sed, con frío.
La barca, cometa en un cielo de agua, amarrada en tierra ya no espera a que venga a llenarla un cargamento de sueños.

Pero vendrán otras barcas valerosas y clandestinas otras noches de mar calma, otras madrugadas, mientras el miedo aterrador a ser devorado por la mar, sea más pequeño que la angustia de mil hambres.

 

Por Amparo Perdomo Feo

 

 

Comentarios