Abrirse al mundo

Daniel Medina

Yaiza se viste estos días de color rosa, se viste de igualdad, se viste de tolerancia y de respeto, y lo hace con alegría, con entusiasmo y con mucha ilusión. Es para mí un motivo de satisfacción personal poder contribuir a que mi municipio sea mucho más abierto y sea en estos momentos epicentro de debates, de ideas y de propuestas encaminadas a crear una sociedad mucho más justa, mucho más solidaria, una sociedad sin prejuicios.

YAIZA SIMPLY LOVE es un festival que nació en el año de la pandemia, y que no se pudo celebrar por esa misma causa, pero este año aunque de forma restringida estamos descubriendo el potencial del movimiento LGTBI+, un potencial que trata de implantar la idea de que no solo somos un pueblo abierto y acogedor, sino de que somos un destino amable, respetuoso y tolerante para que nuestros visitantes cuando vengan se sientan en plena libertad.

El festival pretende mostrar la mejor imagen que Lanzarote puede presentar y es la de poner en valor a su gente que siempre ha destacado por los valores que promulgamos desde el festival.

Hemos querido implantar ese halo de familiaridad acogedora del que dispensamos en Lanzarote, y tratar de impregnar en todas y cada una de las acciones, actos y eventos de corte cultural que estamos desarrollando con motivo del YAIZA SIMPLY LOVE.

Es un momento en el que nos jugamos la economía, el empleo, y la actividad económica, por ello la cultura puede ser una gran atracción para tratar de enganchar, después de la pandemia, a un turismo al que debemos empezar a mirar con plena atención y que, además es de alto valor adquisitivo. Por tanto el festival YAIZA SIMPLY LOVE demuestra su dualidad al ser, o al menos pretenderlo, un festival vinculado a cambiar conciencias y a cultivar mentes abiertas pero también mostrarnos al mundo como un destino abierto, plural y tolerante para cualquier género u orientación sexual.

Y lo más importante, este festival es un trabajo pedagógico donde los referentes de esta materia están fomentando la reflexión y el pensamiento crítico entre los más jóvenes, que están descubriendo en las mesas debates la importancia de sentirse libres y sin miedos así como el mejor camino hacia esa libertad. Nuestra idea es evitar el rechazo social en edades tempranas evitando con ello la aparición de acoso, bullying y otras acciones vejatorias por el mero hecho de sentir o sentirse diferente.

 

*Daniel Medina, concejal de Igualdad del Ayuntamiento de Yaiza.

LO MAS LEÍDO