A nosotros: "Lanzarote nos duele"

SAT El Jable

Corría el año 2010 cuando un socio de la S.A.T. El Jable se plantea reanudar el cultivo de la batata en una finca de la familia localizada en el municipio de San Bartolomé, así comienza a limpiarla de aulagas, camelleras y otras hierbas para ir, como se dice en el sector, fabricándola poco a poco. Todo, bajo el entusiasmo de recuperar una tierra que con sus abuelos plantó a pala y a mano, con participación de las casi desaparecidas peonadas (cuadrillas de parientes y amigos organizadas para ejecutar una tarea agrícola concreta, sin otra contraprestación que la de "hoy por ti y mañana por mí"). 

A través de agricultores del pueblo conoce como está el mercado de la batata y sus canales de comercialización. Un conocido le facilita un número de teléfono al que podía llamar para recabar información sobre las posibles ayudas.  A nuestro productor le contesta muy amablemente la responsable del departamento de comercialización. A continuación, vamos a intentar transcribir de forma literal la conversación sostenida. 

  -Productor de Lanzarote: Buenos días quería informarme sobre las compensaciones al cultivo de la batata.

-Comercial: Buenos días. Le comento, las mismas se tramitan a través de una Organización de Productores de Frutas y Hortalizas (OPFH). Por usted se debe facilitar documentación sobre la titularidad de la finca, datos de su ubicación, fecha estimada de plantación y cosecha, así como cantidad aproximada de los kilos que espera recoger a los efectos de poder tramitar su petición. Yo, normalmente me desplazo a Lanzarote en la época de recolección una vez al mes. 

-Productor de Lanzarote: ¿Usted desde dónde viene?

-Comercial: Yo, desde Fuerteventura. 

-Productor de Lanzarote: ¿Desde Fuerteventura? 

-Comercial: Sí 

-Productor de Lanzarote (algo incrédulo vuelve a preguntar): ¿Pero, perdón ustedes están plantando batatas? 

-Comercial: No, pero como nosotros tenemos el reconocimiento de O.P.F.H. (única entidad reconocida para tramitar este tipo de subvenciones) y ustedes no tienen ninguna funcionando en Lanzarote, hemos decidido tramitarlas desde aquí.  

Nuestro hombre, una vez acabada la conversación telefónica, no deja de exclamar para sus adentros: "Lanzarote que ha sido reconocida por ser la principal isla productora de batatas, por sus variedades y calidad; donde en un pasado, no muy lejano, se llegó a comercializar millones de kilos y a exportar a Inglaterra con notable éxito; parece mentira qué para cobrar una ayuda por plantar batatas  dependamos de otra isla"; y termina su monólogo: "no puede ser, no puede ser, esto debe cambiar no podemos seguir así". 

Posteriormente, se entera de las iniciativas que existieron para constituir una OPFH en Lanzarote aunque no llegaron a fructificar. Hoy en día los expedientes se siguen tramitando a través de entidades radicadas en Gran Canaria y Tenerife, dado que no existe ninguna en la isla y la de Fuerteventura hace unos años dejó de operar. La constitución de una OPFH de ámbito insular es una de las asignaturas que tenemos pendiente los agricultores de esta isla. 

El socio de la SAT en una visita a FEAGA (Feria Agrícola y Ganadera de Fuerteventura) conoce a un majorero muy enamorado de Lanzarote, pues aquí vino a trabajar, se quedó, casó y echó sus raíces, y ha sido tan grande su integración en la realidad de esta isla que lo podemos considerar como un conejero nacido al sur de la Bocayna. Al final del día, tras una larga conversación, el amigo majorero hizo el mejor diagnóstico del sector primario de la Isla: "Lanzarote lo tiene todo para triunfar al poseer unos singulares suelos (jable y arenado) que producen unos alimentos de extraordinaria calidad muy apreciados en toda Canarias, aunque lo cierto es que si no lo gestiona bien puede morir de éxito". 

Recientemente, nuestros protagonistas se reencuentran y retoman la conversación (las charlas sobre la agricultura nunca se terminan). 

Conejero: En mi opinión la agricultura de la isla se perdió, en su mayor parte, por la llegada del turismo que mejoró considerablemente las condiciones socio-económicas de los que hasta ese momento trabajaban en el campo. Pero, según tú, el gran abandono de la agricultura vino motivado por la inexistencia de cooperativas y además, porque los intentos de poner en marcha alguna sufrieron de un lado, las intervenciones interesadas de políticos y de otro, la falta de concienciación del agricultor sobre sus beneficios. 

Majorero: El cooperativismo es necesario para que el sector primario pueda tener futuro, mira lo sucedido con el plátano o la piña tropical en El Hierro. Estos cultivos se mantienen gracias a las cooperativas, las cuáles han sabido optimizar el rendimiento de las fincas de los socios para así garantizar su rentabilidad. La unión ha permitido a los agricultores programar las cosechas, atender el mercado con regularidad, obtener un precio justo por la venta de sus productos, así como tener voz propia; y lo más importante, conseguir que sus reivindicaciones sean puntualmente atendidas por las diferentes administraciones públicas. 

Conejero: Entonces, Lanzarote bajo la figura de las cooperativas podría tener una posibilidad para recuperar, aunque sea en parte, su agricultura. 

-Majorero: Si, la crisis actual sanitaria-social-económica nos ofrece una nueva oportunidad que debemos saber aprovechar. 

-Conejero: ¿A las administraciones públicas insulares qué se les debe pedir?

-Majorero: Si preguntaras a cualquier de los últimos y pocos agricultores que nos quedan, lo primero que pedirían sería que se tenga sensibilidad para apreciar y valorar el trabajo del campo. También solicitarían el suministro suficiente de agua desalada de calidad para regar sus cosechas, así como una apuesta decidida por el sector primario, que es fundamental para incrementar nuestro porcentaje de autosuficiencia alimentaria. Un sector primario que viene desde hace tiempo sufriendo, siempre en silencio, una total falta de atención  de las administraciones públicas, lo que unido a la dureza de la agricultura que se practica en estos suelos hace que a los agricultores les "duela tanto Lanzarote".

Además, yo añadiría que se asuma el compromiso de favorecer -sin injerencias claro está- la constitución y funcionamiento de cooperativas de agricultores, al igual que las administraciones públicas de otras islas han venido impulsado entre sus agricultores (a la vista está el número de cooperativas existentes en las demás islas y cuantas operan en Lanzarote).

En definitiva, a nuestros responsables públicos no se le puede pedir más, pero tampoco exigir menos.

-Conejero: ¿Y, los agricultores cómo  deben afrontar esta oportunidad que se les presenta? 

-Majorero: Desde la cooperación y comercialización conjunta de las cosechas (dejando de lado la desconfianza y el individualismo que siempre ha imperado en esta isla). Es más, en estos momentos de adversidad hay que estar más juntos que nunca, porque no hay otro camino si queremos conseguir que la agricultura tenga un futuro esperanzador. Además, para este proyecto colectivo puedes contar conmigo porque a mí, que soy tanto de allí como de aquí, también Lanzarote me duele. 

      Firmado S.A.T. EL JABLE

 

 

LO MAS LEÍDO