Envíos a Canarias desde la Península: consejos y diferencias

Las islas tienen un tienen un estatus fiscal propio que influye en los envíos

Contenido patrocinado

paquete

Los envíos a Canarias pueden llegar a ser un dolor de cabeza, puesto que aunque las Islas forman parte de la UE, tienen un estatus fiscal propio debido a lo alejadas que están de tierra firme.

Esto hace que enviar cualquier paquete sea complicado, y que por eso sea mejor contar con empresas de logística con experiencia, de esta forma nos evitaremos cualquier tipo de problema.

Uno de los mejores consejos que podemos dar a la hora de realizar envíos a canarias desde península, de cualquier tipo de mercancía, es que lo hagamos a través de una agencia que sepa bien lo que hace, como Maresa Logística.

Este tipo de compañías llevan años mandando toda clase de paquetes, desde los típicos palés con cajas hasta una mudanza e incluso coches, por lo que conocen bien las leyes y todos los trucos que hay que usar.

De hecho, enviar mercancías a Canarias desde la Península se parece más a hacerlo a otro continente que a un país de la UE, debido a los trámites, y en muchas ocasiones se necesitará hasta un agente aduanero que será el que nos represente y haga las gestiones necesarias.

¿Cuáles son las diferencias?

El problema viene porque Canarias tiene un régimen fiscal distinto al del resto de la Península. De hecho, si vivimos en las Islas y queremos hacer una compra en línea en una tienda española, o de otro país de la UE, en la mayoría de los casos no vamos a poder.

Veremos el famoso cartel de “no se hacen envíos a Canarias” y la razón es porque aquí no hay IVA, sino que tienen el IGIC (podemos decir que es el IVA canario) y también el AIEM, que no es más que un arancel que se paga por los productos que entran al archipiélago.

Para terminar de complicar las cosas, ambos impuestos son muy variables. El IGIC va del 3 al 13,5 % y el AIEM del 5 al 25 %, por lo que son un lío burocrático y en el caso del AIEM hace que algunas mercancías sean casi imposibles de importar, por lo que aumenta el precio.

Se necesitan varios documentos con el fin de que el paquete se entregue

Las diferencias no terminan en los impuestos, sino en toda la documentación que deben llevar los envíos. Empezamos por la factura, aunque aquí hay que decir que la mayoría de los envíos dentro de la Península la traen, pese a que cada vez es más común que sea electrónica.

En este caso, tiene que ir sin IVA, sellada y firmada, pero “el papeleo” no termina ahí, sino que se debe acompañar de lo que se conoce como documento único administrativo, con la liquidación de los impuestos correspondientes, y también del documento de autorización al agente aduanero.

Al final todo se reduce a burocracia que puede resultar muy compleja, por lo que lo mejor es confiar en empresas como Maresa Logística, que tienen experiencia enviando todo tipo de mercancías al archipiélago, de forma que nos aconsejarán la mejor manera de hacerlo y se encargarán del papeleo.