José Torres Stinga destaca el esfuerzo que han tenido que hacer en las dos últimas legislaturas arrancando con una institución a la que no se fiaba "ni una tacha"

Haría obtiene un superávit de 768.182 euros en el ejercicio de 2004

"La paulatina recuperación económica de las arcas del Ayuntamiento de Haría durante los últimos años, y el importante trabajo desarrollado por el grupo de gobierno en los pasados y recientes ejercicios, han arrojado, en el ...

"La paulatina recuperación económica de las arcas del Ayuntamiento de Haría durante los últimos años, y el importante trabajo desarrollado por el grupo de gobierno en los pasados y recientes ejercicios, han arrojado, en el 2004, un resultado presupuestario positivo, generando un superávit de 768.182,95 euros, más de cien millones de las antiguas pesetas. Este dato se une al remanente de tesorería de años anteriores de 1.699.610 euros". Este es el encabezamiento de la nota de prensa remitida a este diario por el Consistorio norteño, nota en la que se pone de manifiesto una recuperación económica que a muchos les podría parecer milagrosa y que para el máximo responsable de la institución, José Torres Stinga, únicamente es fruto del trabajo realizado en las dos últimas legislaturas.

Desde el Ayuntamiento se explica además que prácticamente, a la liquidación del ejercicio del 2004, ya han reconocido una deuda antigua que se acerca a los 6 millones de euros, deuda contraída desde la década de los noventa, dejando las arcas municipales con un déficit cero.

Como es lógico, a los responsables de la institución les parece una "recuperación espectacular", si se tiene en cuenta que las inversiones no han cesado en el municipio, aunque sí se ha controlado el gasto a través de una "exhaustiva revisión" de los contratos con terceros y empresas externas, incluso mejorando los servicios que ofrecían al Ayuntamiento.

Se han negociado nuevos precios con proveedores, se ha racionalizado el gasto del Consistorio y se ha aplicado una rígida política de austeridad económica

municipal. Esto ha permitido incrementar de paso las partidas destinadas a obras, servicios sociales, educación, nuevas tecnologías y atención ciudadana, además

de reconocer la deuda antigua y generar un superávit presupuestario con respecto a 2004.

En la década de los noventa, el Ayuntamiento había contraído una importante deuda que limitaba las inversiones. Sin embargo, el Consistorio puso en marcha un plan de austeridad que ha dado sus frutos.

Los diagnósticos hechos por la auditoria del Fondo Canario de Financiación Municipal durante el presente decenio, arrojan que el Ayuntamiento de Haría presenta una evolución positiva relacionada con su gestión económica, financiera y presupuestaria. Tanto la gestión recaudatoria, como el esfuerzo fiscal se encuentran por encima de la media para municipios de similares características. En este sentido, se puede decir que actualmente el municipio de Haría es uno de los consistorios más saneados económicamente del Archipiélago.

Opinión del alcalde

Como es lógico, el alcalde norteño está muy satisfecho con los resultados que arroja la gestión económica municipal. En concreto, comentó ayer en declaraciones al programa Buenos Días de Radio Lanzarote que la clave de todo el proceso está en el esfuerzo que se ha hecho en las dos últimas legislaturas y en haber sido capaces de liquidar las deudas. "Hemos cerrado un acuerdo con todos los acreedores, y nuestra intención es liquidar a lo largo de este trimestre todo, porque nos quedan sólo 70 u 80 millones de pesetas por pagar", explicó.

De igual modo, Torres Stinga aclaró que esto no será posible si el Cabildo no paga a su vez lo que les debe, que en estos momentos podría superar el millón de euros. "Debemos reconocer que el consejero de los Centros Turísticos está cumpliendo, aunque la pelota que tenían en su tejado era muy grande", comentó recordando la precariedad financiera de la Primera Corporación insular, destacando el hecho de que el Consistorio que preside haya pasado de ser un "Ayuntamiento moroso" a un "Ayuntamiento solvente que paga sus deudas". Asimismo, transmitió un mensaje claro a la población, que este milagro económico se ha conseguido sin aumentar la presión fiscal y haciendo un plan de saneamiento muy claro. Su intención ahora no es otra que dejar una institución "saneada" para que las generaciones políticas venideras no pasen la "angustia vital" que él ha pasado. "Hay que tener en cuenta que cuando entramos en el grupo de gobierno nadie nos fiaba una tacha, y hoy en día ya nos llaman para fiarnos una caja", ejemplificó.

Como ya se manifestaba en la nota de prensa, el alcalde de Haría hizo hincapié en los pocos ayuntamientos en las Islas que puedan presentar el superávit que ellos presentan. No tuvo otro remedio que recordar además en las circunstancias en las que comenzó todo, con un Ayuntamiento paralizado durante muchos meses porque el anterior alcalde, Juan Ramírez, se negó a celebrar el pleno de la moción de censura.

LO MAS LEÍDO