El San José Obrero, molesto con la "injusta" decisión del Cabildo y del Ayuntamiento de Arrecife

El club de balonmano acusa a ambas instituciones de "contradecir a las autoridades sanitarias, prohibieron lo autorizado por éstas", al no permitir público en los partidos de este fin de semana

San José Obrero
San José Obrero

El Club de Balonmano San José Obrero ha expresado su "malestar, impotencia e indefensión" ante la "sorprendente, injusta y desafortunada decisión del Cabildo de Lanzarote y del Ayuntamiento de Arrecife", a quienes acusa de "contradecir a las autoridades sanitarias, prohibiendo lo autorizado por éstas" cuando "no tienen competencia alguna en Sanidad". 

Y es que, el club afirma que mientras que la Secretaría General del Servicio Canario de la Salud le remitía este viernes un escrito "en el que se comunicaba formalmente la autorización para celebrar con público la actividad programada, argumentando que desde el pasado 26 de septiembre no se aplican medidas específicas de alta incidencia acumulada (100 casos por 100.000 habitantes), lo que se le conoce como semáforo verde, Cabildo y Ayuntamiento lo prohíben solo verbalmente". Algo que el San José Obrero considera que "no tiene ningún sentido".

Así, apunta que "los dos equipos nacionales del Club Balonmano San José Obrero deberán disputar sí o sí los encuentros de este fin de semana sin la presencia de público en las gradas del Pabellón Municipal de Titerroy".

“La presidenta del Cabildo no tiene competencias en Sanidad, ni mucho menos sobre la apertura de un pabellón de propiedad municipal. Pabellón en el que, en todo caso, y permitido su uso, entendemos que el Ayuntamiento tampoco tiene competencias sanitarias ni autoridad para negarnos lo que autorizan las autoridades sanitarias, porque lo que la alcaldesa capitalina, Ástrid Pérez, tampoco puede escudarse en supuestos acuerdos de una Mesa Insular que se estaría extralimitando en sus atribuciones o cuando menos contradiciendo a las autoridades competentes”, señala el club que, por otra parte, agradece "los esfuerzos del concejal del Área que, al contrario que la alcaldesa, sí se ha preocupado por dar una respuesta a la situación".

 

"¿A quién debemos hacer caso?"

A lo largo de los últimos días, el CB San José Obrero afirma que ha realizado "todas las gestiones posibles para disputar los encuentros del CICAR Lanzarote Ciudad de Arrecife y Gourmet Ampate Lanzarote con la presencia de público, una vez que han mejorado de manera sustancial las condiciones sanitarias que se registran en Lanzarote".

Al respecto, insiste en que la Secretaría General del Servicio Canario de la Salud, con su “autorización para celebrar con público la actividad programada”, posibilitaba que el encuentro de la Liga Guerreras Iberdrola de la noche de este sábado contara con aficionados en las gradas, al igual que el choque de la tarde del domingo de la Primera Nacional Masculina. "Algo que ahora ya no será posible por decisión de una presidenta y de una alcaldesa que no tienen ningún tipo de competencia sanitaria, pues estas competencias son del Gobierno de Canarias", añade. 

El club expone en el escrito remitido por parte del Servicio Canario de Salud se señalaba que los organizadores debían "adoptar todas las medidas necesarias para garantizar las medidas en materia de aforo y seguridad dictadas por el Gobierno de Canarias” y afirma que así estaba previsto. 

"El Pabellón Municipal de Titerroy se encuentra totalmente preparado para cumplir dichas medidas, con una distribución de asientos en los que se mantiene la distancia de seguridad, además del control de temperatura a la entrada, lavado de mano con gel hidroalcohólico y limpieza de calzado", apunta el club, que asegura además que "el aforo en ningún caso supera las 140 personas"

"El San José Obrero dispone de una autorización formal por parte del Servicio Canario de la Salud, como autoridad competente, y, al mismo tiempo una negativa verbal por parte de las administraciones locales, sin competencias sanitarias, para autorizar la presencia de público. Así que, ante esta disyuntiva, la entidad deportiva se pregunta, “¿a quién debemos hacer caso?”, cuestiona.


El club afirma sentirse "gravemente perjudicado"

El club afirma sentirse "gravemente perjudicado" por la medida que le impide competir "en igualdad de condiciones con respecto al resto de clubes que militan en la Liga Guerreras Iberdrola y en la Primera Nacional Masculina", y pide a la alcaldesa del Ayuntamiento de Arrecife, propietario del Pabellón donde juega este club histórico de la capital, que "asuma su responsabilidad y se ciña a sus competencias".

"Esta decisión sin sentido supone un obstáculo más para que el San José Obrero pueda desarrollar su actividad y generar unos ingresos económicos para poder cumplir con los presupuestos elaborados, paseando el nombre de Lanzarote por las máximas categorías del balonmano nacional femenino y masculino", concluye.

LO MAS LEÍDO